PAMPLONA

Pamplona destinará más de un millón de euros a paliar las necesidades sociales urgentes de la ciudadanía

La mayor parte del gasto extraordinario se ha destinado a atender el aumento de solicitudes dentro de la convocatoria de ayudas de emergencia.

La avenida de Carlos III de Pamplona, casi vacía durante la crisis del coronavirus. EUROPA PRESS
La avenida de Carlos III de Pamplona, casi vacía durante la crisis del coronavirus. EUROPA PRESS  

El Ayuntamiento de Pamplona va a destinar más de un millón de euros no contemplados en el presupuesto municipal inicial de este año para hacer frente a las necesidades urgentes de la ciudadanía de carácter social ocasionadas por la crisis sanitaria del Covid-19.

La concejala delegada de Servicios Sociales, Acción Comunitaria y Deporte del consistorio pamplonés, María Caballero, ha explicado este martes en la Comisión de Asuntos Ciudadanos que "la mayor parte del gasto extraordinario se ha destinado a atender el aumento de solicitudes dentro de la convocatoria de ayudas de emergencia, a los nuevos recursos puestos en marcha para cubrir las necesidades de alojamiento y alimentación, o a los equipos de protección de los más de 385 profesionales que están trabajando para poder atender todas las necesidades".

Según ha indicado, "haciendo un cálculo de que la situación actual se mantuviera similar hasta final de año, la cantidad para atender todas las necesidades que tendría que destinar el consistorio pamplonés alcanzaría los 1,7 millones de euros".

Por ejemplo, la atención de personas sin hogar tendría un gasto de 672.555 euros y el alojamiento del resto de personas en pensiones, de 260.172 euros; la convocatoria de ayudas de emergencia se incrementaría en 381.913 euros; el aumento de demanda de alimentación en el Servicio de Atención a Domicilio, en 169.900 euros, y el del comedor municipal, en 47.184 euros; los gastos de desinfección sumarían 13.216 euros; otros gastos de alimentos, 1.000 euros; y el refuerzo de la plantilla con nuevos profesionales requeriría 139.459 euros.

En la comparecencia, la concejala de Servicios Sociales, Acción Comunitaria y Deporte ha recordado que es "un momento de dificultad social especialmente acuciante, en el que la población vulnerable se ve doblemente amenazada". "Un ejemplo del aumento de la demanda es que, entre el 23 de marzo y el 31 de mayo, se han cerrado citas en las unidades de barrio para tramitar 1.067 solicitudes de renta garantizada y más de 200 ayudas de emergencia", ha remarcado.

Desde que se declaró el estado de alarma, se han incrementado en más de un 60% las ayudas económicas de la convocatoria de emergencia para dar cobertura a las necesidades básicas de alimentación, alquiler o suministros de luz, agua y gas. La convocatoria está dotada con 630.000 euros, pero se calcula que tendría que aumentar hasta un millón de euros para atender todas las necesidades.

COMEDOR SOCIAL

De los recursos vinculados con la alimentación, el comedor social, que está entregando la comida en envases de plástico para mantener las distancias de seguridad, ha aumentado los servicios en un 30% (de 50 a 65 personas diarias atendidas), el mismo porcentaje que las demandas nuevas provenientes del Servicio de Atención a Domicilio (SAD).

En el caso del SAD, frente a ese incremento, seguramente por miedo a salir a la calle a hacer la compra, ha disminuido el número de personas usuarias que quieren ayuda diaria en sus casas con el fin de permanecer totalmente aisladas. Frente a la norma que se venía aplicando, en estos casos se les ha suspendido temporalmente el cobro de la cuota, sin que ello signifique la pérdida de la plaza. Esto ha supuesto para el Ayuntamiento de Pamplona un gasto extra de 11.400 euros.

Para garantizar la atención de urgencias sociales, incluso en los días festivos de Semana Santa, se puso en marcha un equipo de más de siete profesionales multidisciplinares, psicólogos, trabajadores sociales y educadores, que atendieron 48 casos. Otros ejemplos de nuevas iniciativas por la crisis sanitaria son el seguimiento realizado a personas mayores, mujeres víctimas de violencia de género y a unidades familiares con menores en desprotección, o la entrega de 150 EPI a residentes de los apartamentos municipales.

Por otro lado, con el inicio de la crisis sanitaria, el consistorio impulsó nuevos recursos de alojamiento orientados principalmente a familias con menores, parejas sin hijos, jóvenes que son expulsadas de sus viviendas, personas que salen de altas hospitalarias, terapéuticas o excarcelación; o quienes han perdido la vivienda o se encuentran en situación de calle por tránsito entre poblaciones. Con ellos, se han atendido un total de 155 personas que han necesitado alojamiento de forma urgente. La ocupación actual es de 133 personas.

CENTROS DE ACOGIDA

Se ha puesto en marcha el albergue turístico y de peregrinos Jesús y María, al estar completo el de Trinitarios, para atender diariamente a 40 personas sin hogar (desde que se abrió el 23 de marzo, han sido 48 en total). Como centros de acogida provisional para personas en situación de emergencia social, están actualmente el albergue de peregrinos Casa Paderborn, ubicado en el chalet Iraizoz y con capacidad para 8 personas, y la residencia de estudiantes del antiguo convento de María Auxiliadora en el barrio de la Chantrea, que puede acoger a 30 personas, 10 adultas y 20 menores. También se han incorporado las pensiones Eslava, Leire, Alaiz y Olga, con plazas para 51 personas que, durante estas semanas, se están quedando sin vivienda. Han sumado 95 personas atendidas.

Todo esto ha conllevado un aumento del gasto municipal, ya que, por ejemplo, mantener abierto con las características actuales el albergue turístico y de peregrinos Jesús y María tiene un coste mensual de 70.000 euros y el abono a las pensiones asciende a 28.000 euros al mes.

Para su financiación, el consistorio ha contado con la ayuda de CaixaBank, que ha otorgado una ayuda de 30.000 euros para la puesta en marcha de recursos de acogida para familias en situación de vulnerabilidad, o del campus de verano del futbolista Javi Martínez, que ha cedido literas y colchones para adecuar el antiguo convento María Auxiliadora de la Chantrea. También ha recibido colaboración del Ejército y de Cruz Roja.

Entre las inversiones ocasionadas por la crisis sanitaria se encuentran los 25.000 euros destinados a la adquisición de EPI y medidas de protección de la salud de los profesionales del área (mascarillas, guantes, termómetros, trajes y pantallas de metacrilato), iniciativa acompañada del impulso para que a estos profesionales se les reconociera su prioridad para las pruebas diagnósticas.

ATENCIÓN TELEFÓNICA

Estas medidas orientadas a los profesionales se han completado con otras, como el mantenimiento de las distancias que se han plasmado en la prioridad de la atención telefónica, la reducción de trámites administrativos para tramitar las ayudas de emergencia, el establecimiento de turnos rotativos para los profesionales o la intensificación de la limpieza de los centros de trabajo y los apartamentos tutelados.

También han cambiado su contenido de trabajo otros recursos sociales municipales, como los tajos que han estado elaborando mascarillas o las escuelas taller que han producido pantallas de metacrilato y dispositivos non touch (sin contacto).

De manera paralela, Acción Comunitaria está apoyando la coordinación de unidades de barrio, centros de salud y redes de iniciativa vecinal para atender a quienes no pueden salir a la calle. Existen en Pamplona 13 redes vecinales en Casco Antiguo, Iturrama, Mendillorri, San Juan, Segundo Ensanche, Echavacoiz, Milagrosa- Azpilagaña, Rochapea, Ermitagaña-Mendebaldea, Chantrea, San Jorge, Soto Lezkairu y Buztintxuri.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Pamplona destinará más de un millón de euros a paliar las necesidades sociales urgentes de la ciudadanía