PREMIUM  PAMPLONA

El Ayuntamiento de Pamplona estudia supuestas irregularidades en el mantenimiento de semáforos

El contrato, que se ha extendido durante tres años, ha tenido un coste de casi 3 millones y medios de euros e incluiría facturas incorrectas.

Varios peatones cruzan un paso de cebra regulado por semáforos en la Avenida del Ejército.
Varios peatones cruzan un paso de cebra regulado por semáforos en la Avenida del Ejército.  

El Ayuntamiento de Pamplona va a estudiar posibles irregularidades en el contrato del mantenimiento de semáforos de la capital navarra que estuvo en vigor entre diciembre de 2012 y marzo de 2016, con un coste de casi 3 millones y medio de euros.

El Consistorio va a encargar una auditoría técnico-económica sobre este contrato tras haberse iniciado un procedimiento de reclamación por supuestos incumplimientos al no haberse ejecutado alguna de las mejoras ofertadas por la empresa y por ser supuestamente incorrectas 25 facturas abonadas.

El pliego de prescripciones técnicas para realizar la auditoría recuerda que en diciembre de 2011, la Junta de Gobierno Local adjudicó a la empresa Indra Sistemas, S.A. la “asistencia técnica, conservación, mantenimiento, reparación, modificación, suministro, montaje e instalación de las instalaciones de señalización semafórica e instalaciones de control de tráfico (cctv, red de cinemómetros, sistemas de señalización y ocupación de aparcamientos y pilonas retroaccesibles) y de todos los estudios y desarrollos necesarios para optimizar el funcionamiento de los sistemas de gestión y control del tráfico en el ámbito territorial de la ciudad de Pamplona”.

La contratación realizada constaba de tres capítulos principales: el mantenimiento de las instalaciones por el que se abonaron facturas que sumaron 2.156.884 euros; nuevas colocaciones por las que se pagaron 842.485 euros; y la reparación de daños causados (derribos) que tuvieron un coste de 374.919 euros. En total se pagaron 3.477.732,53 euros a la empresa contratada. Por otra parte, la propuesta de mejoras ofertadas por la compañía era un criterio de adjudicación.

El objeto de la auditoría técnico-económica es que inspeccione, analice, evalúe, identifique, establezca, valore e informe, del grado de cumplimiento del contrato y en su caso, cuantifique económicamente lo incumplido. El contrato licitado recoge una primera fase que será una auditoría previa a la que el Consistorio se fija como gasto máximo 12.000 euros, 14.520 euros con IVA incluido.

Esta primera fase estudiará las mejoras ofertadas por la compañía que resultó adjudicataria, cuáles se han realizado y las causas por las que el resto no se han llevado a cabo; 25 facturas sobre las que el Consistorio ha iniciado la reclamación; tres facturas anuales correspondientes a nuevas instalaciones; dos facturas anuales del apartado de reparación de daños causados por siniestros; y la factura del año 2016 de reparación de daños causados por siniestros que estimen oportuna las personas responsables de la auditoria.

En caso de que el grado de incumplimiento del contrato se valore como grave, se realizará una auditoría completa del contrato para cuantificar económicamente lo incumplido, incrementado en ese momento el Ayuntamiento el presupuesto hasta un máximo de 20.000 euros. Para la adjudicación de la contratación de la auditoria se valorarán las propuestas presentadas con hasta 70 puntos por el apartado técnico y con 30 puntos la propuesta económica.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El Ayuntamiento de Pamplona estudia supuestas irregularidades en el mantenimiento de semáforos