PREMIUM  PAMPLONA

Piden fijar un precio máximo de alquiler en cada barrio de Pamplona y subir el impuesto de revalorización

Aranzadi ha condicionado su apoyo a los presupuestos a que se incluyan 2,5 millones a rehabilitar viviendas para alquiler social.

Imagen de varios barrios de Pamplona. ARCHIVO
Imagen de varios barrios de Pamplona. ARCHIVO  

El grupo municipal de Aranzadi en el Ayuntamiento de Pamplona ha propuesto un paquete de medidas para "frenar la especulación inmobiliaria" y ha condicionado su apoyo a los presupuestos de 2019 a que se incluyan 2,5 millones de euros destinados a la rehabilitación de viviendas para alquiler social.

Se trata de la primera de las cinco medidas que plantea la candidatura ciudadana para apoyar los presupuestos del Ayuntamiento para el próximo año y que han sido presentadas en rueda de prensa por los concejales Armando Cuenca y Manuel Millera.

Según han indicado, "el objetivo de esta primera medida es gravar a los especuladores para rehabilitar 200 viviendas públicas destinadas a cubrir la demanda de personas con rentas bajas en nuestra ciudad". De ellas, Aranzadi propone destinar 150 viviendas al fondo de viviendas de emergencia habitacional y las 50 restantes, a alquiler social.

Los representantes de Aranzadi han remarcado que Navarra registra 254 desahucios de alquiler anuales -un 7,2% más que el año pasado- y que los portales inmobiliarios sitúan la subida de los precios del alquiler entre un 7 y un 16% este año. En su opinión, "se hace evidente que, como anunciaban las plataformas antidesahucios, la crisis se ha trasladado de las hipotecas, al alquiler".

Para frenar esta tendencia, Aranzadi ha propuesto, además de la inversión en rehabilitación de viviendas municipales, otras cuatro "medidas de choque". En concreto, ha planteado "controlar las actividades especulativas relacionadas con el aumento de la superficie edificada", ya que "en el centro de la ciudad se están produciendo operaciones especulativas".

Según han indicado los representantes de la candidatura ciudadana, "se adquieren edificios antiguos enteros y se aumenta significativamente la superficie edificada a través de recrecimientos". "Esto supone un beneficio importante para las promotoras, que rehabilitan edificios para venderlos más caros. Esto, además, subvierte el sentido de las ayudas a la rehabilitación de edificios, pensadas para mejorar las viviendas para quienes las habitan, no para quienes quieren comerciar con ellas", han sostenido.

En este sentido, Aranzadi propone "una moratoria a cualquier obra nueva o rehabilitación que suponga recrecimientos en todo el Casco Viejo y los dos ensanches hasta que no se analice de manera pormenorizada la situación de estos edificios".

Por otro lado, la candidatura ciudadana apuesta por elaborar un índice de precios máximos de alquiler por barrio; facilitar la instalación de placas fotovoltaicas; y aumentar al máximo legal permitido el impuesto de plusvalías.

Sobre esta última propuesta, los concejales de Aranzadi han señalado que "la compra-venta de viviendas con fines especulativos es habitual en zonas de especial interés para la industria inmobiliaria como el centro de Pamplona". En su opinión, "este tipo de operaciones están atrayendo la inversión financiera que no encuentra rentabilidad en otros productos, como bonos o acciones".

Para que el beneficio obtenido por estas operaciones "recaiga en el Ayuntamiento de Pamplona", Aranzadi ha planteado "subir el impuesto especial por revalorización de los terrenos de naturaleza urbana del 23 al 25% -el máximo legal-".

En este sentido, los representantes de la candidatura ciudadana han afirmado que no entienden "por qué el equipo de gobierno ha dejado pasar la oportunidad de gravar la especulación al máximo y dificultar el crecimiento de la burbuja especulativa que ya está afectando a los alquileres".

Además, han defendido que desde el Ayuntamiento de Pamplona se exija al Gobierno foral "elevar el tipo máximo hasta el 30%, como ya sucede en la mayoría de capitales del resto del Estado".

ASIRÓN: "NO SERÁ ESCOLLO PARA APROBAR LOS PRESUPUESTOS"

Por su parte, el alcalde de Pamplona, Joseba Asirón, se ha mostrado "seguro" este martes de que "cualquier cosa que tenga que ver con políticas sociales no va a ser un escollo para conseguir aprobar los Presupuestos" de la ciudad.

En declaraciones a los medios de comunicación, Asirón ha indicado que "el Ayuntamiento ha hecho y hace todo lo que está en su mano" en torno a los desahucios y ha señalado que "una de las primeras iniciativas que tomamos como Gobierno municipal fue declarar Pamplona ciudad libre de desahucios".

Según ha añadido, "celebramos además una reunión con las entidades bancarias que operan en Pamplona para decirles que nos íbamos a replantear cualquier colaboración con las entidades desahuciadoras".

"A partir de ahí se ha trabajado intensamente sobre el parque de vivienda municipal y en este momento hay 102 viviendas municipales que están rehabilitadas y a disposición de 370 personas que estaban en situación de emergencia habitacional", ha dicho, para agregar que "se están rehabilitando otras 22".

Asirón ha afirmado así que "en materia de vivienda no va a ser difícil en ningún caso que lleguemos a un acuerdo" y "estoy seguro de que cualquier cosa que tenga que ver con políticas sociales no va a ser un escollo para conseguir aprobar los presupuestos".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Piden fijar un precio máximo de alquiler en cada barrio de Pamplona y subir el impuesto de revalorización