PREMIUM  PAMPLONA

El acceso al gaztetxe del Marqués de Rozalejo se cerrará con hormigón armado para evitar su 'reokupación'

La plaza de la Navarrería, en la que se ubica el palacio, sigue estando vigilada por dotaciones de Policía Nacional y Policía Foral.

Tareas de limpieza en el Palacio de Rozalejo, también conocido como gaztetxe Maravillas. IÑIGO ALZUGARAY
Tareas de limpieza en el Palacio de Rozalejo, también conocido como gaztetxe Maravillas. IÑIGO ALZUGARAY  

Un grupo de obreros trabaja esta mañana de miércoles en el Palacio Marqués de Rozalejo de Pamplona sacando materiales del edificio, antes de que la puerta del mismo sea clausurada con hormigón armado.

Los operarios están sacando del edificio, okupado como gaztetxe durante el último año, numerosos tablones y material eléctrico, que cargan en grandes contenedores que los camiones sacan de la plaza cuando están llenos.

Varios operarios están trabajando desde primera hora de este miércoles en el Palacio Marqués de Rozalejo.

A lo largo de la mañana los operarios han levantado los suelos en el interior del inmueble y están retirando numeroso material que se encontraba en el edificio, como mesas y sillas entre otras cosas. Varios camiones se están llevando todo del lugar.

Las labores de desescombro se están desarrollando bajo un fuerte dispositivo policial, si bien ya se han levantado los cordones policiales en los accesos a la Plaza de Navarrería, donde se ubica el Palacio.

La plaza de la Navarrería, en la que se ubica el palacio, sigue estando vigilada por dotaciones de Policía Nacional y Policía Foral, aunque se permite el tránsito de peatones por el lugar.

Ana García, propietaria de un comercio de la plaza, ha señalado a los periodistas que ayer pudo abrir el local, pero no vendió nada, ya que la zona estaba cortada por la policía y solo se dejaba pasar a los vecinos que se identificaban.

"Hoy la cosa está más relajada", ha comentado la propietaria del comercio, que ha considerado que hoy tampoco venderá nada y "mañana no sé qué pasará, porque de momento han dicho que hasta el jueves, pero se puede alargar más" el operativo.

Esta mañana, además, miembros de la plataforma vecinal y de colectivos del Casco Viejo AZ Proyecto-Ekimena han entregado en la Delegación del Gobierno un escrito en el que exigen "la inmediata retirada de las fuerzas policiales y la restitución de la normalidad" en el barrio.

En el escrito, dirigido al delegado del Gobierno, José Luis Arasti, destacan que la presencia policial "supone un grave perjuicio para el día a día de vecinas y vecinos que ven limitada su movilidad e incluso el acceso a sus viviendas".

A su juicio también es un perjuicio "para los establecimientos de hostelería y los pequeños negocios de la zona, a los que se les imposibilita realizar su actividad, y para las numerosas personas que visitan el barrio".

AZ apuesta en el escrito por los espacios autogestionados y por la existencia de un gaztetxe en el barrio, e invita a secundar las convocatorias que se propongan desde la asamblea del gaztetxe Maravillas.

Mientras tanto, el Gobierno de Navarra está a la espera de recibir un informe definitivo de los técnicos de Patrimonio sobre el estado en el que se encuentra el edificio.

En un primer informe que elaboraron los técnicos, conocido en la mañana de ayer, constataron "la existencia y agravamiento de riesgos para las personas y bienes". Según recogieron, en el edificio ocupado "se realizan actividades de reunión, cine y bar" y también "se han realizado obras en el interior".

En este sentido, señalaron que "se ha ampliado la instalación eléctrica" y que ésta "tiene un enganche ilegal en fachada que se ha realizado al trenzado de la compañía de distribución".

La Policía Foral informó el martes del acceso de madrugada al edificio 'okupado' y sin que en ese momento hubiera personas en el interior. Durante la jornada de este martes, los 'okupas' y simpatizantes realizaron varias protestas ante la actuación desarrollada en el inmueble, utilizado por ellos como 'gaztetxe'. Se produjeron diversas cargas policiales.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El acceso al gaztetxe del Marqués de Rozalejo se cerrará con hormigón armado para evitar su 'reokupación'