OSASUNA

Una campaña aciaga marcada por las lesiones: los hermanos Flaño y Digard también se han perdido la temporada

El defensa Tano Bonnín es el cuarto jugador de Osasuna que sufre una lesión grave de larga duración en seis meses.

El jugador de Osasuna Tano (d) se lesiona al chocar con Isco, del Real Madrid, durante el partido de Liga en Primera División disputado esta noche en el estadio de El Sadar, en Pamplona. EFE/Villar López
El jugador de Osasuna Tano (d) se lesiona al chocar con Isco, del Real Madrid, durante el partido de Liga en Primera División disputado esta noche en el estadio de El Sadar, en Pamplona. EFE/Villar López   villar lã³pez

La gravísima lesión sufrida por el defensa balear Tano Bonnín este sábado ante el Real Madrid (1-3) en el Sadar, rotura de la tibia y del peroné de su pierna derecha, deja la enfermería de Osasuna con el cartel de completo.

Se trata de la cuarta lesión grave en seis meses de liga, después de las sufridas por Javier Flaño en el primer partido de liga ante la Real Sociedad el 27 de agosto, la de Digard en Bilbao el 30 de octubre y la de Miguel Flaño ante el Barcelona el 10 de diciembre.

Javier Flaño fue el primero en caer. Fue operado el 2 de septiembre de 2016 de la grave lesión en la rodilla izquierda sufrida el pasado sábado en el partido ante la Real Sociedad (0-2) jugado el 27 de agosto en Pamplona.

El lateral derecho navarro fue intervenido en la Clínica Universidad de Navarra de una rotura completa del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda, con afectación de ambos meniscos.

El centrocampista francés de Osasuna Didier Digard fue el segundo en la lista de graves lesiones.  El 30 de octubre de 2016 en San Mamés (1-1) ante el Athletic sufrió una rotura completa del ligamento cruzado anterior y lesión en el menisco interno de su rodilla derecha en el minuto 32 del partido.

Miguel Flaño fue el tercero. Sufrió una rotura completa del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda ante el Barcelona en el Sadar (0-3) el 10 de diciembre de 2016. El central de Osasuna, que sufrió un golpe en su articulación y, tras abandonar el terreno de juego para ser atendido, regresó para completar los minutos finales del partido.

El defensa de Noáin fue sometido a una revisión en la Clínica Universidad de Navarra que confirmó el grave alcance de la lesión. Además, el futbolista sufre también “una leve afectación del cuerno posterior del menisco interno”.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Una campaña aciaga marcada por las lesiones: los hermanos Flaño y Digard también se han perdido la temporada