• viernes, 03 de diciembre de 2021
  • Actualizado 15:50

 

 
 

OSASUNA

La familia Iglesias en Osasuna: tercera generación trabajando en las oficinas del club

José Mari Iglesias Echeverría abrió el camino en 1942, que ahora siguen su hijo José Mari y su nieto Óscar en la misma labor.

Óscar Iglesias y José Mari Iglesias Marcellán en las nuevas oficinas de Osasuna. MIGUEL OSÉS
Óscar Iglesias y José Mari Iglesias Marcellán en las nuevas oficinas de Osasuna. MIGUEL OSÉS

Osasuna ha trasladado las oficinas de El Sadar, aprovechando la remodelación del estadio que ha costado 23 millones de euros. El socio o aficionado que acude ahora al estadio observa que las oficinas y las taquillas ya no están debajo de la antigua tribuna principal, sino al otro lado del campo junto a la carretera de El Sadar. El club ha ampliado y modernizado la atención al público, así como las instalaciones para sus empleados.

Unas nuevas oficinas que tienen el apellido Iglesias desde 1942, cuando un chaval de trece años llamado José Mari Iglesias Echeverría empezó hacer pequeños trabajos de botones. Con el paso de los años entró en el club su hijo José Mari Iglesias Marcellán en 1988 y desde hace apenas dos años su nieto para las mismas labores.

José Mari Iglesias Echeverría (16 marzo 1929), pamplonés de la calle Mercaderes, entró en Osasuna de botones el 1 de junio de 1942 por 50 pesetas al mes con apenas 13 años de edad. Le siguió su hijo José Mari Iglesias Marcellán desde 1988 y su nieto Óscar Iglesias Mina desde hace apenas dos años.

José Mari Iglesias Echeverría guarda dos insignias del club. La primera de oro y brillantes por su medio siglo como empleado, y otra más después por sus cincuenta años de socio, que hubieran sido más si le hubieran contando como antigüedad los años de socio infantil. Es el socio número 20 del club rojillo.

Imagen del interior de las oficinas de atención al socio en El sadar. MIGUEL OSÉSU
Imagen del interior de las oficinas de atención al socio en El Sadar. MIGUEL OSÉSU

Tras jubilarse en la Nochevieja de 1995, después de 53 años en nómina y plantilla, José Mari Iglesias Echeverría sigue formando parte del paisaje rojillo. Está muy bien de salud. Su principal cometido es archivar la historia del equipo rojillo partido a partido.

Guarda fichas y anotaciones de todos los partidos disputados desde 1944. No hay estadística de Osasuna, foto o anécdota que se escape a sus anotaciones. Ángel Vizcay Martínez le encargó el historial del club, que ha continuado desde entonces.

Nacieron sus hijos Ana Isabel y José Mari. Cuando acabó los estudios de Magisterio le propuso a Fermín Ezcurra que su hijo trabajara allí. Aquel mismo día se reunió la directiva y recibió la respuesta afirmativa.

Interior de las nuevas oficinas de Osasuna en El Sadar. MIGUEL OSÉS
Interior de las nuevas oficinas de Osasuna en El Sadar. MIGUEL OSÉS

José Mari Iglesias Marcellán, la segunda generación en las oficinas

A partir de 1988 entra en las oficinas José Mari Iglesias Marcellán. "El año 1988 estando aquí Ezcurra se iban a poner ordenadores y entradas por tornos que obligaba la Liga, y necesitaban una persona. Yo había llegado de la mili y mi padre le dijo a Ezcurra que si podía ayudarles. Yo tenía 22 años y ahora tengo 55 para 56. Llevo 33 años en octubre.

Junto a su hijo forman parte de la tercera generación de la familia Iglesias en las oficinas del club: "Para mi es un orgullo. Yo porque me hizo socio mi padre el día que nací y he sido aficionado antes de trabajar. Además es encontrar un trabajo, con lo difícil que está, en lo que te gusta y lo vives toda la semana. Otras personas desconectan pero nosotros no podemos durante la semana. Aquí se habla de fútbol a todas horas".

José Mari Iglesias Marcellán ha vivido todos los traslados posibles de las oficinas: " Yo he vivido el traslado de la Plaza del Castillo número 30 al número 31 que es donde estaban las quinielas. Luego pasamos al Sadar, luego a una caseta mientras la obra de remodelación, luego al primer piso de la Fundación y ahora aquí". 

Ahora casi todo es online en la atención al socio, "pero hay gente mayor que no lo maneja ni sabe online. Les gusta venir aquí con su tarjeta de socio y pagar con dinero. Son socios que les conozco de siempre. Les gusta hacerlo así. Otros no saben manejar internet. A veces no entienden ni pagar con tarjeta de crédito y lo hace su hijo".

Recuerda sus comienzos en las oficinas de la Plaza del Castillo: "Cuando yo entré estaban mi padre, Victorino Casado, Juan Jesús Ostívar y José Manuel Echeverría de gerente. Todos están jubilados y me he quedado como el más veterano de las oficinas. Mi hijo empezó a trabajar porque esto es cada vez mayor. Hay casi 21.000 socios. Nos ayudaba en verano con las renovaciones y lo cogieron".

En cuanto a la nueva ubicación de las oficinas, indica: "A mi me gusta que estemos a pie de calle y a pie llano. Todo mejor, más nuevo, más medios. Ahora hay dos eventuales y dos fijos porque ha habido bastante trabajo con la pandemia con los sorteos de entradas. Además era un trabajo nuevo para los socios y nuevo para nosotros con el 30% y luego con el 60% de aforo".

Se conoce todos los vericuetos de las gradas de El Sadar: "Yo me conozco todas las localidades y muchas veces pecamos de que es lógico para nosotros, y no lo es para un aficionado que viene a por una localidad sin verla. Ahora estoy encantado que no haya columnas", señala José Mari Iglesias Marcellán.

Zona de espera o de recepción en las oficinas de Osasuna en El Sadar. MIGUEL OSÉS
Zona de espera o de recepción en las oficinas de Osasuna en El Sadar. MIGUEL OSÉS

Óscar Iglesias Mina, la tercera generación de la familia

Óscar Iglesias Mina tiene 27 años. Lleva "dos años y pico" en el club y es la tercera generación de la familia: "Como lo he mamado desde la cuna como quien dice es un trabajo que me apasiona. Me encanta Osasuna desde que he nacido. Lo he vivido en casa de mi abuelo y en mi casa con mi padre, y que mejor que trabajar aquí".

"He estudiado marketing pero como mi padre a veces necesitaba ayuda yo estaba siempre ahí, aunque no trabajaba. Lo vivía en casa y en las antiguas oficinas. Cuando me preguntaron si quería trabajar en las oficinas no lo dudé", afirma con una sonrisa.

El trabajo en las oficinas no le resulta desconocido: "Al final es un trabajo que más o menos ya conocía y con la ayuda de mi padre poco a poco voy aprendiendo. Muy a gusto y muy contento. Es atención al socio, resolver las dudas y ayudarles en todo lo que podemos".

Recuerda perfectamente los consejos que le da José Mari Iglesias Echeverría: "El abuelo me dice que siga sus pasos, que trabaje mucho. He sacrificado el mundo del fútbol y si quieres al final a Osasuna te vas a implicar muchísimo más. Me dice que haga lo que hacía él".

Los días de partido también están disponibles con las oficinas abiertas: "Abrimos desde dos horas antes para cualquier incidencia que tenga el socio antes de llegar al partido, que se haya dejado la tarjeta, o cualquier otro problema que tenga. Estamos aquí para solucionarlo".

En cuanto a las nuevas oficinas recién inauguradas en la calle Sadar asegura: "Son increíbles. Ha sido un cambio brutal en iluminación, en comodidades... La fachada principal ayuda un montón porque la calle Sadar es la que tiene más transito de gente y vehículos y es un acierto sin duda".

"La atención al socio se hace más cómoda. Está mejor comunicado con todo. Estamos Patxi Pérez y Jaione Mata que nos ayudan desde la renovación de socios, mi padre y yo", asegura Óscar Iglesias.

Fachada acristalada de las nuevas oficinas de Osasuna en El Sadar. MIGUEL OSÉS
fachada acristalada de las nuevas oficinas de Osasuna en El Sadar. MIGUEL OSÉS

Traslado de las oficinas de la Plaza del Castillo en 1999

El presidente de Osasuna Javier Miranda asistió el sábado 29 de mayo de 1999 a la inauguración de las nuevas oficinas del club en El Sadar. Ocupaban doscientos metros cuadrados y costaron, según el presidente, 12,5 millones de pesetas.

Se inauguraron, también en el estadio, el museo del club, la sala de juntas y el despacho presidencial, sobre cuatrocientos metros cuadrados. Osasuna dejó el primer piso de su sede en la Plaza del Castillo, por el que pagaba de alquiler 3,5 millones de pesetas anuales.

El club rojillo dejó de llamarse el club “de la Plaza del Castillo” como se le conocía, aunque el local está alquilado ahora a la asociación de veteranos de Osasuna como sede social donde celebra sus reuniones. Dispone de un salón grande en la entrada, un despacho, y una habitación.

Traslado de las oficinas del estadio a la calle Sadar

Se plantea en la remodelación del estadio un nuevo espacio de oficinas (155 metros cuadrados) para atención al público situado en la calle el Sadar. El espacio cuenta con zona de recepción/espera, mostrador de atención al público.

Espacio para al menos cuatro puestos de trabajo interconectados con la red de datos del club, espacio de archivo y zona de aseos para el personal. Totalmente climatizado y acabado. El acondicionamiento de este espacio supone un coste de 115.866,36 euros.

También se han habilitado en calle el Sadar dos locales para taquillas situados próximos a los locales del Bodegón y Txoko del Sadar, uno de estos locales quedará como previsión futura de uso de taquilla, quedando de momento como zona de almacén y sin habilitar.

Cada local contará con una superficie de 35 metros cuadrados, en el caso del local habilitado, éste contará con persiana de cierre exterior, mostrador, climatización, extracción y conexión de datos. El acondicionamiento de estos espacios supone un coste de 36.593,29 euros.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La familia Iglesias en Osasuna: tercera generación trabajando en las oficinas del club