• martes, 22 de junio de 2021
  • Actualizado 03:44

 

 
 

OSASUNA

Osasuna no podrá meter público en El Sadar en el último partido, pero otros equipos sí

El Gobierno ha anunciado la posibilidad del acceso de espectadores, pero lo condiciona a la situación sanitaria de cada comunidad autónoma. 

La grada de Osasuna durante el partido contra el Espanyol el pasado 8 de marzo de 2020, último encuentro con público en el antiguo Sadar. Miguel Osés
La grada de Osasuna durante el partido contra el Espanyol el pasado 8 de marzo de 2020, último encuentro con público en el antiguo Sadar. Miguel Osés

La afición de Osasuna no podrá acceder al estadio de El Sadar en el último partido de Liga en el encuentro ante la Real Sociedad que cierra la temporada 2020-2021 el domingo 23 de mayo a las 18 horas. 

Otros equipos sí que van a poder validar el acceso de un número limitado de espectadores debido a la distinta situación sanitaria.

De esta manera, el público volverá a la liga de fútbol profesional y a la ACB de baloncesto en aquellas comunidades que se encuentren en una "fase 1" de la pandemia, es decir, con una incidencia inferior a los 50 casos por cada 100.000 habitantes, aunque será hasta el 30 % del aforo con un tope de 5.000 asistentes.

la situación de Navarra es ahora mismo de 247 casos por 100.000 habitantes, todavía muy lejos de esa fase 1, algo que tampoco parece que se vaya a conseguir en apenas un par de semanas. 

Los ministros de Cultura y Deporte, José Manuel Rodríguez Uribes, y de Sanidad, Carolina Darias, han comparecido en el Palacio de La Moncloa para dar esta "buena noticia", y es que los aficionados puedan regresar a los estadios cuando apenas quedan dos jornadas para que termine la liga de primera división y también en los últimos partidos de la competición de baloncesto.

El esperado regreso del público a los estadios 14 meses después se hará bajo "criterios basados en la prudencia, buen sentido y de los expertos sanitarios", en palabras de Uribes.

De forma que será bajo los siguientes parámetros, ha detallado Darias: la vuelta solo será posible en aquellas comunidades en el nivel 1 de alerta en el llamado semáforo de Sanidad -y que entre otros requisitos, exige que el territorio esté con una tasa de incidencia inferior a 50-, y completando el 30 % del aforo con un tope de 5.000 de personas de público local para evitar desplazamientos.

Además, habrá que garantizar la distancia de 1,5 metros "en todos los sentidos"; se establecerá una "sectorialización", de manera que las entradas y salidas se hagan de manera escalonada y no se podrá beber ni comer ni fumar, solo consumir agua, que "estará repartiéndose por los distintos responsables de los estadios".

Por último, a los aficionados se les exigirá el uso de una mascarilla FFP2 "para establecer la máxima seguridad de las personas que allí asistan".

Y es que la situación epidemiológica sigue siendo muy desigual en España, que hoy ha descendido su tasa de incidencia a 173 por cada 100.000 habitantes, si bien la Comunidad Valenciana se queda en 32, Murcia en 62 y Baleares en 66.

De momento, tienen asegurada este fin de semana la presencia de público el Valencia-Eibar y el Villarreal-Sevilla en primera división; y el Castellón-Ponferradina y Lugo-Mirandés en segunda; "a las puertas" están el Elche-Athletic Club de Bilbao; el Levante-Cádiz y el Celta-Betis, ha asegurado el ministro de Cultura.

Porque podría darse que algunas comunidades mejoren su situación y cumplan las condiciones en días previos a alguno de los partidos, así que las decisiones se irán tomando "en tiempo real". "Esto es partido a partido", ha dicho Uribes.

La vuelta a los estadios será un proceso "progresivo", con la idea de que en junio pueda jugar en La Cartuja de Sevilla la Selección Española con la compañía de 16.000 aficionados, un 25 % del aforo, y en agosto pueda arrancar una nueva liga "en las condiciones más óptimas".

De momento, este miércoles se ha tomado esta decisión porque "o lo decidíamos ya o no se producía" en el caso del fútbol, porque para el baloncesto disponían de más tiempo, ha explicado Uribes.

El ministro ha asegurado que "todos los clubes estaban de acuerdo y los que no van a poder, lo asumen y aceptan con normalidad"; será de ellos la responsabilidad de elegir el método por el cual se concretarán los socios agraciados que puedan asistir.

También desde la Liga le trasladaron ayer que "eran conscientes de que no podían ser del todo". "Lo que entendí de forma clara es que lo que querían es que esto empezara", ha concluido.

Aunque no todos han recibido bien el anuncio: el portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, ha afirmado que, "una vez finalizado el estado de alarma", el Gobierno "no tiene nada que decidir en cuanto a la presencia de público en los estadios" porque "es una competencia de las comunidades", ha zanjado en su Twitter.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Osasuna no podrá meter público en El Sadar en el último partido, pero otros equipos sí