OSASUNA

Nos 'colamos' en El Sadar vacío: vivimos desde dentro el primer partido de la era Covid ante el Atlético

Accedemos a un estadio convertido en búnker de seguridad para presenciar el primer partido sin público en Pamplona.

Partido entre Osasuna y el Atletico de Madrid correspondiente a la jornada número 29, jugado en el estadio de El Sadar de Pamplona, el primero de la era Covid-19. Los fotógrafos se han ubicado en la zona de gradas de preferencia más cercanas a gol norte. MIGUEL OSÉS
Partido entre Osasuna y el Atletico de Madrid correspondiente a la jornada número 29, jugado en el estadio de El Sadar de Pamplona, el primero de la era Covid-19. Los fotógrafos se han ubicado en la zona de gradas de preferencia más cercanas a gol norte. MIGUEL OSÉS

Son las 21 horas y lo que tendría que ser un hervidero de aficionados llenando las calles más cercanas al estadio es un vacío absoluto, sólo roto por tres o cuatro paseantes que aprovechan los caminos de la UPNA para un largo paseo.

No hay ambiente en el Txoko del Sadar, ni están las familias con niños, las cuadrillas o los aficionados visitantes que se mueven rápido por las puertas del estadio para entrar a tiempo al campo. Las obras exteriores de El Sadar completan la fantasmagórica imagen de un partido que en otro momento hubiera generado un lleno de excepción en Pamplona.

La Policía Nacional tiene controlados los accesos a El Sadar ante el primer partido de la era Covid-19 en Pamplona. Osasuna recibe al Atlético de Madrid y estamos dispuestos a vivir el sueño de muchos forofos: entramos dentro del estadio para vivir un partido único.

LaLiga vuelve a Pamplona y lo hace entre unas medidas de seguridad tan intensas que casi quitan las ganas de acceder al estadio, hasta para los periodistas. Durante las semanas previas, hemos tenido que rellenar papeles, solicitar acreditaciones, recibir el ok de LaLiga y leer un extenso protocolo que no podemos incumplir bajo ningún concepto si no queremos ser expulsados del estadio.

Antes de poder ver el calentamiento de los equipos y acceder a las zonas dispuestas en el estadio, todos los medios hemos sido citados para entrar de manera ordenada. Los cinco locutores de las radios lo han hecho a las 21 horas, dos grupos de fotógrafos han entrado al campo poco después y, finalmente, el acceso ha estado reservado para los cinco medios escritos y las televisiones sin derechos.

DNI, papel de "apto" de LaLiga, temperatura, limpieza de manos, mascarilla y guantes de latex han sido los requisitos obligatorios para poder entrar al campo. Una vez cumplidas todas las normas, los encargados del club acompañan a la prensa hasta su nueva ubicación en el estadio. Las obras han dejado vuelta al aire las gradas y las antiguas cabinas de prensa. Los fotógrafos, además, tienen prohibido trabajar a pie de campo y han sido ubicados en la grada de preferencia más cercana a fondo norte. El resto de medios ocupamos los palcos de empresa.

Osasuna y Atlético de Madrid ya calientan sobre el césped y suenan los clásicos temas por la megafonía que siempre calientan el ambiente. Las tres gradas de la U televisiva, las que se ven en la retransmisión, han sido cubiertas por unas grandes lonas que suplantan al jugador 12 de Osasuna.

Nadie ha pitado a los jugadores rivales cuando la megafonía los ha relatado junto a sus dorsales, ni el speaker ha encontrado la cómplice respuesta del público cuando ha anunciado el once de Osasuna.

El himno del equipo rojillo ha retumbado con fuerza cuando los dos equipos han comparecido en el campo, pero no ha habido el tradicional 'pasamanos' de cortesía entre los jugadores.

El Cholo Simeone y Jagoba Arrasate están exentos de portar mascarilla, pero sí lo hacen el resto del cuerpo técnico y los jugadores que aguardan su turno en el banquillo improvisado que se ha colocado también en la grada cubierta por unos toldos con el escudo de Osasuna. El campo ahora mismo carece de cubierta y la posibilidad de lluvia dejaría a los jugadores al descubierto.

De hecho, Osasuna ha colocado todos los focos para iluminar el estadio en improvisados andamios y una pantalla grande hace las veces de marcador en el fondo sur.

Cuando el balón rueda, comienzan los chillos y gritos sobre el terreno de juego. Los dos porteros indican a sus defensas cómo colocarse y los avisos son constantes entre ellos. "¡Aquí, quita, pasa, ah!".

El gol de Joao Felix a los 25 minutos hace que se escuche la celebración de los jugadores del Atlético, aunque el estadio reacciona con el silencio previsto. El Cholo no deja de dar indicaciones desde la banda y el golpeo del balón resuena en cada esquina del estadio.

Las voces de los locutores de radio se suceden sin cesar mientras anuncian las novedades que ocurren sobre el césped. Las conexiones con los distintos carruseles deportivos se entremezclan con las voces de los jugadores sobre el campo, que se avisan, reclaman y discuten en cada jugada.

Suena el pitido del descanso y el silencio más hondo se adueña del estadio mientras los jugadores pasan a los vesturarios. Osasuna tiene que buscar el empate en el descanso, pero lo hará sin el grito de su afición.

La sintonía del 'Equipo A' acompaña a los jugadores hacia el túnel y los aspersores comienzan a regar para que el balón corra de nuevo. Roberto Torres y Saúl se retiran los últimos y discuten una jugada polémica.

Cuando el partido acabe, tendremos 10 minutos para abandonar el estadio vacío. Nadie de los presentes, ningún periodista, habrá tenido contacto ni con los jugadores (las ruedas de prensa son on-line) ni con ningún miembro de los equipos, protegidos entre protocolos de seguridad, test PCR y un fútbol que no es el que todos hemos vivido.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Nos 'colamos' en El Sadar vacío: vivimos desde dentro el primer partido de la era Covid ante el Atlético