• sábado, 24 de julio de 2021
  • Actualizado 14:24

OSASUNA

Un balance positivo de la temporada, pero en ningún caso sobresaliente

Los nueve partidos ganados y el cuarto puesto contrastan con las seis derrotas en liga y la eliminación copera por alineación indebida.

Partido entre C.A. Osasuna y A.D. Alcorcón (1-2), celebrado en El Sadar. IÑIGO ALZUGARAY. -24
Partido entre C.A. Osasuna y A.D. Alcorcón (1-2), celebrado en El Sadar. IÑIGO ALZUGARAY. -24

Llega el momento de la valoración navideña de los cuatro primeros meses de competición de Osasuna en la Liga Adelante. Un balance que debe ser positivo por la buena campaña realizada hasta el momento, pero que tiene también sus sombras.

No cabe duda que el cuarto puesto y, sobre todo, el gran comienzo de temporada han sorprendido de forma muy agradable a la afición, acostumbrada a sufrimientos sin fin en los últimos años. Ocupar el liderato de la liga durante siete jornadas con un equipo formado por jugadores muy jóvenes y unos cuantos veteranos tiene su mérito indudable.

Más aún cuando la limitación de fichas, dieciocho, y de sueldos mínimos por las deudas dejan al equipo en una situación de debilidad sobre el resto de clubes. No obstante, Martín Monreal y sus jugadores han hecho de la necesidad virtud y con todo el descaro se han colocado en la zona alta de la tabla.

Hay que destacar el gran momento de forma de Nino y de Roberto Torres, así como la consolidación de los defensas David García y Unai García en su segunda temporada como profesionales del primer equipo.

También hay que reconocer que el técnico de Campanas ha sabido sacar un rendimiento alto a los jugadores, convenciéndoles de lo que son capaces de hacer. Sus métodos de entrenamiento son discutibles. Para algunos son anticuados con gritos y broncas constantes a los jugadores, mientras que para otros resultan motivadores y necesarios.

Todo ello acompañado de unas sesiones de entrenamiento muy exigentes, sobre todo físicamente. Una gran preparación física que es la base del equipo, lo que obliga a un gran desgaste en los partidos con el riesgo de que la "gasolina" se acabe antes de tiempo. Martín exprime a su plantilla y le exige sufrimiento en cada sesión.

En la liga se han ganado nueve partidos, cuatro de ellos a domicilio, con tres empates y seis derrotas. No es un balance de números sobresaliente, pero si suficiente hoy para ocupar un gran cuarto puesto.

En el debe están las seis derrotas, dos de ellas en el Sadar ante Girona y Alcorcón, y otras dos por 3-0 a domicilio en Vitoria y Ponferrada. También en el debe está el escaso rendimiento de los fichajes. De los diez jugadores incorporados, solo Nauzet, Unai García y Pucko juegan habitualmente, mientras que Milic, Martins, Mario, Mesa, Tano, Adrián Cruz y Álex Sánchez cuentan poco o nada por lesiones o decisiones técnicas.

Lo más negativo ha llegado en la Copa del Rey. Eliminados a las primeras de cambio ante el Mirandés pese a ganar (1-2) por alineación indebida de Unai García que fue expulsado la temporada anterior en Vitoria dentro de la Copa. Nadie se percató de esta circunstancia y el equipo rojillo quedó en evidencia.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Un balance positivo de la temporada, pero en ningún caso sobresaliente