TRIBUNALES

Juzgan a un hombre acusado de exhibir pornografía a una menor, incitarle a consumir droga y abusar de ella

En el delito participó otro hombre que sufrió en antaño abusos por parte del principal acusado y que fue introducido en las drogas por este.

A juicio por un delito sexual contra una menor. ARCHIVO
A juicio por un delito sexual contra una menor. ARCHIVO  

Este miércoles y jueves, tendrá lugar en Santiago el juicio contra un hombre acusado de exhibir pornografía a una menor, suministrarle drogas y abusar sexualmente de ella, tal y como ha indicado el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG).

Según la calificación del Ministerio Fiscal, en el abuso a la menor participó también otro hombre, de quien el principal acusado había abusado cuando era menor y a quien introdujo también en el mundo de la droga. En concreto, el procesado, mayor de edad y sin antecedentes penales, conoció a la menor, que por entonces tenía 15 años, en el transcurso de unas fiestas de Ribeira (A Coruña). El acusado estaba acompañado en ese momento por el otro hombre, conocido de la menor.

Dado que la menor necesitaba ir al baño, el procesado le ofreció ir a su tienda para evitar el alboroto del lugar. La menor aceptó y los tres se dirigieron a la tienda y, una vez allí, el acusado encendió el ordenador y exhibió material pornográfico de contenido homosexual a la menor, cosa que hizo a través de un chat que tenía abierto con otro hombre, según ha explicado la fiscal en su escrito.

A continuación, llegaron a la tienda tres amigos de la menor --dos chicos mayores de edad y otra chica menor--. A todos ellos les mostró el material pornográfico y los incitó a quitarse la ropa y practicar sexo entre ellos para grabarlo mientras el otro hombre desconocido lo veía a través de la web cam. Todos ellos se negaron. También invitó a la menor a fumar marihuana y ella le contestó que no fumaba, tal y como ha relatado la fiscal.

UNA RELACIÓN TÓXICA

A partir de esta fecha empezó la menor a tener más relación con el acusado principal debido a la atracción que sentía por el otro procesado, quien trabajaba en la tienda del primero. Por esta razón, la menor empezó a frecuentar esta tienda, llegando a trabajar para el hombre al que se juzga este miércoles y jueves.

La menor inició una relación sentimental con el otro procesado y empezó a salir de bares con éste, acompañándolos siempre el principal acusado, quien empezó a incitar y a invitar a la menor a consumir marihuana y hachís. También la incitaba a consumir otro tipo de drogas, negándose siempre ella. Es más, el acusado llegó a apartar a la menor de sus padres, familia y amigos, lo que ocasionó que la menor sólo se relacionase con los dos procesados, tal y como ha precisado la fiscal.

Un día, el acusado principal llegó a verter una sustancia en la copa de la menor, viendo ella como removía su copa y sin sospechar la presencia de la droga. Cuando la menor bebió de su copa se comenzó a sentir mal. Durante el trayecto en coche, la menor ocupaba el asiento de atrás del coche en estado semi-inconsciente.

El acusado principal detuvo el coche en un monte de la zona y él junto al otro procesado abusaron sexualmente de la menor, dado que ésta, debido a la droga que le había vertido el acusado principal en su copa, estaba ausente.

Por todo ello, la fiscal considera autores de un delito de abusos sexuales a los dos procesados. Pero además, la fiscal considera autor de los siguientes delitos al hombre que será juzgado este miércoles y jueves: exhibicionismo y provocación sexual, corrupción de menores en grado de tentativa y delito contra la salud pública.

La Fiscalía pide para el principal acusado 31 años y medio de prisión, mientras que para el segundo nueve. En concreto, el caso procede del Juzgado de Instrucción nº1 de Ribeira.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Juzgan a un hombre acusado de exhibir pornografía a una menor, incitarle a consumir droga y abusar de ella