PREMIUM  CASO ASUNTA

La amiga de Asunta a la que escribió creyó que bromeaba cuando dijo que la querían matar

También durante la sesión de hoy ha declarado Ramiro Cerón, el hombre cuyos restos se ligaron al caso por una supuesta contaminación de las pruebas.

Teresa Sampedro, una amiga de la familia Porto. EFE
Teresa Sampedro, una amiga de la familia Porto. EFE  

Una niña "muy amiga" de Asunta, de 14 años, ha contado hoy que en julio de 2013 recibió un WhatsApp, enviado por la menor hallada muerta en una pista forestal de Teo (A Coruña), en el que le decía "me han intentado matar", pero pensó que "no era en serio", al ser la víctima muy bromista.

Esta menor ha declarado en la sesión de la vista oral de este jueves, como testigo y por videoconferencia, y se ha referido a este episodio del que Asunta "nunca" le volvió a hablar.

Rosario Porto no ha podido contener las lágrimas al escucharla, por ser una de las amigas íntimas de su hija fallecida.

La amiga de la pequeña ha relatado, al igual que muchos de los otros testigos, que la víctima era "muy feliz y bromista" y que se llevaba "bien" con su madre.

En la misma línea, una amiga de la familia Porto, que tenía una relación muy intensa con Rosario, "más que de amistad, de familia", ha señalado en el juicio, asimismo, que la relación entre madre e hija "era maravillosa" y que Charo tenía una "preocupación constante por su niña", para ella era "un orgullo el ser la madre de Asunta".

También ha destacado que con Alfonso la relación era "estupenda".

La última vez que habló esta mujer con la pequeña fue "alrededor" del día 17 o 18 de septiembre, en una conversación telefónica en la que la niña estaba "como siempre", como lo que era, "muy bromista, a pesar de su inteligencia".

Esta mujer fue la encargada de recoger las cenizas de Asunta, a finales del mes de octubre, ya que, ha contado, sus padres estaban "encarcelados".

Durante la jornada de hoy también ha declarado Ramiro Cerón, un hombre cuyo perfil genético coincide con el de la mancha de semen hallada en la camiseta que vestía Asunta cuando fue hallada muerta, y que llegó a estar imputado por este crimen, ha subrayado que "nunca" conoció ni vio a esta "niña, ni a los padres... ni a nadie de su entorno".

En la octava sesión del juicio por esta muerte violenta, este testigo, que ha declarado hoy por videoconferencia desde Madrid, ha insistido en que lo único que conoce sobre este caso es todo lo visto "en las noticias" y ha apuntado que ese año, 2013, él no estuvo en Galicia.

En el laboratorio de la Guardia Civil de Madrid donde se analizó la camiseta de Asunta Basterra había un preservativo con el semen de este testigo, vestigio relacionado con una denuncia por presunta agresión sexual, por lo que siempre se atribuyó la ligazón con el caso Asunta a un error por contaminación de la prueba.

Cerón ha relatado lo que hizo aquel sábado de septiembre en el que asegura que estuvo en Madrid, donde reside, recogiendo su traje de novio, y cenando en un restaurante con su pareja, su hermana y algunos amigos.

Para los abogados de Rosario Porto y Alfonso Basterra, los padres de la menor y únicos imputados en el caso, este testimonio de hoy tiene numerosas contradicciones en relación al efectuado por Ramiro Cerón en diciembre de 2013.

El testigo ha argumentado que no recordaba con exactitud lo que hizo esa tarde, puesto que fue preguntado por los hechos meses después y tuvo que "hacer memoria", junto a su familia, para precisar los datos.

Sobre una llamada recibida en su teléfono móvil por parte de su pareja cuando, supuestamente, y según su declaración, él estaba con ella, el testigo ha explicado que era habitual que su novia le diese "toques" puesto que su dispositivo móvil "funcionaba mal" y querían comprobar si "tenía señal o daba apagado".

El presidente del tribunal, el magistrado Jorge Cid, ha llamado durante esta jornada la atención a los abogados de la defensa y les ha exigido que no sometan al testigo, tratándolo "como si fuese un acusado más", porque la Audiencia Provincial de A Coruña confirmó en su día la desimputación del mismo.

Las acompañantes de Ramiro Cerón en la cena, concretamente su hermana, su mujer y una amiga, también han corroborado la misma versión en su declaración hoy por videoconferencia.

Dos trabajadores del centro comercial madrileño donde supuestamente estuvo Cerón aquella tarde han testificado igualmente, pero ninguno ha podido concretar si estuvo allí. "Hay mucho público y no te acuerdas de las caras, salvo que haya algún problema, si no es complicado", ha detallado un dependiente.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La amiga de Asunta a la que escribió creyó que bromeaba cuando dijo que la querían matar