• domingo, 19 de septiembre de 2021
  • Actualizado 20:35

 

 
 

NACIONAL

Los afectados por las preferentes de Caja Madrid a las puertas del juicio: "Los de las tarjetas, peor que los de ETA"

Un preferentista, 65 acusados y más de 200 periodistas han protagonizado la primera sesión del juicio contra los acusados de utilizar de forma irregular las tarjetas 'black'.

Afectados por el fraude de las preferentes protestan en la puerta de la sede de la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares. EFE. CHEMA MOYA
Afectados por el fraude de las preferentes protestan en la puerta de la sede de la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares. EFE. CHEMA MOYA

Un preferentista, 65 acusados y más de 200 periodistas han protagonizado este lunes la primera sesión del juicio contra los acusados de utilizar de forma irregular las tarjetas opacas de Caja Madrid, que sienta en el banquillo a los expresidentes de la entidad Miguel Blesa y Rodrigo Rato y a otros 63 miembros de la antigua cúpula.

Desde las 8:00 de la mañana, un afectado por participaciones preferentes de Caja Madrid esperaba en la puerta de la sede de la Audiencia Nacional en la localidad madrileña de San Fernando de Henares, en la más absoluta soledad, el comienzo de la sesión, que se ha retrasado hasta las 11:11 desde su hora prevista, las 10:00.

Posteriormente se le han unido una docena de afectados, que han recibido a los acusados con gritos de "los de las tarjetas, peor que los de ETA", "qué desgraciados, que roban el dinero a los jubilados", o, más personalizados, "Rato, ratero, igual que tu padre y que tu abuelo".

La actividad cotidiana del polígono donde se halla esta sede judicial apenas se ha visto alterada por la llegada de coches particulares y taxis de los que han ido saliendo los acusados, y en las enormes naves industriales la entrada y salida de vehículos y mercancías se ha desarrollado sin novedad.

UNO O DOS LETRADOS POR ACUSADO

Todo esto sin expectación alguna por parte de los empleados, que apenas se asomaban cuando los gritos de protesta eran más agudos o cuando una afectada por las preferentes ha sufrido un vahído.

Y es que el colectivo más numeroso es el de periodistas, con 65 medios acreditados, tantos como imputados, entre prensa nacional y extranjera, y cerca de 200 personas -prensa escrita, radio, televisión, digitales, agencias- destacados aquí y confinados en una sala de prensa en el sótano del edificio, junto con algunos abogados que no cabían en la sala principal.

Por detrás de los periodistas se sitúan las defensas, pues cada uno de los acusados ha venido acompañado de, al menos, uno o dos letrados; de los 65 que han intervenido este lunes, una aplastante mayoría -63, equivalentes a un 97 %-, son varones.

Entre ellos, señeras figuras del mundo judicial como el que fuera secretario general del Grupo Socialista en el Congreso, José María Mohedano, en tiempos de Felipe González, cargo al que tuvo que renunciar en medio de una gran polémica por su defensa de un constructor y por el uso de un vehículo de alta gama.

También defiende a media docena de imputados Enrique Bacigalupo, magistrado de la sala Segunda del Tribunal Supremo, ponente en el caso de la colza e instructor del caso Filesa.

Dentro de la sala destacaba Gerardo Díaz Ferrán, absolutamente solo en la primera fila custodiado por una pareja de policías; el expresidente de Marsans ha llegado en un furgón policial procedente de la cárcel de Soto del Real, donde ingresó en 2012 por el vaciamiento patrimonial de la empresa turística.

RATO, SIN PARAR DE TOMAR NOTAS

Inmediatamente detrás de él, los otros 64 acusados, sentados en el orden que figura en el escrito de la Fiscalía; en un extremo, Miguel Blesa, de los más madrugadores, y junto a él, tomando notas sin parar, Rodrigo Rato.

Como todos, el exvicepresidente del Gobierno ha tenido que hacer cola para acceder al recinto y ha coincidido con el abogado de la acusación popular, Andrés Herzog, que representa a la Confederación Intersindical de Crédito (CIC).

Durante el receso ordenado por la presidenta del tribunal, algo más de dos horas después del inicio de la sesión, los acusados han aprovechado para estirar las piernas, charlar -entre ellos- y fumar.

A la hora de comer, han desaparecido del polígono en busca de establecimientos más acogedores que los que rodean la sede judicial, pero varios de los abogados sí han almorzado por la zona.

Y al concluir la sesión, pocos minutos antes de las 19:00 horas, desbandada general de jueces, fiscales, acusados, abogados y periodistas.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Los afectados por las preferentes de Caja Madrid a las puertas del juicio: "Los de las tarjetas, peor que los de ETA"