MUNDIAL 2018

Lopetegui da la espalda a la selección tras liderar una trayectoria perfecta con una evolución necesaria

El anuncio de su fichaje por el Real Madrid ha contrastado con la sensación de calma y serenidad que había transmitido desde su llegada.

El seleccionador de España, Lopetegui, durante el entrenamiento realizado esta mañana en las instalaciones del club de fútbol de la ciudad de Kranosdar, donde el combinado nacional prepara su partido ante Portugal correspondiente a la primera fase
El seleccionador de España, Lopetegui, durante el entrenamiento realizado esta mañana en las instalaciones del club de fútbol de la ciudad de Kranosdar, donde el combinado nacional prepara su partido ante Portugal correspondiente a la primera fase  

"No existirá revolución, habrá evolución", anunció el día de su presentación como seleccionador español, el 21 de julio de 2016, Julen Lopetegui. Hoy, casi dos años después no es que haya provocado una revolución, es que ha provocado un terremoto que ha sacudido todo el fútbol mundial. 

A solo dos días del comienzo del Mundial, con España dentro de muchas quinielas como una de las grandes favoritas y habiendo renovado su contrato como seleccionador hasta 2020 hace un mes, el Real Madrid ha hecho oficial el fichaje de Lopetegui. Un fichaje que nadie contemplaba y pone en jaque el futuro de la selección tras el Mundial. 

Desde su llegada, el paso por la selección del entrenador vasco ha sido un camino de rosas pese a tomar varias decisiones complicadas, especialmente en la última convocatoria para el Mundial. Sin embargo, estas últimas semanas todos sus gestos, acciones y declaraciones serán miradas con lupa y medidas al milímetro. 

Tras la Eurocopa de 2016 había cogido a un grupo que, con el fracaso en el Mundial de Brasil en 2014 y la eliminación en octavos ante Italia en la Eurocopa de 2016, había demostra estar caduco y necesitaba de una renovación urgente.

Algo que ha conseguido Julen Lopetegui, transmitiendo en todo momento calma y serenidad, el seleccionador se había plantado en este Mundial de Rusia 2018 habiendo conseguido modificar más de la mitad de los nombres de la selección sin ser apenas cuestionado y dejando una trayectoria incólume: 20 partidos, 14 victorias, 6 empates y ninguna derrota. 

Un camino casi perfecto que le había llevado a tener el rédito de modificar introducir un grupo con doce novedades respecto a la Eurocopa de Francia 2016, con especial incidencia en la delantera.

Entonces, Vicente del Bosque contó con futbolistas con Pedro Rodríguez, Nolito y Álvaro Morata; ahora, Lopetegui presenta en esa línea un perfil de más delanteros puros, a excepción del ariete del Chelsea, con Diego Costa, Iago Aspas y Rodrigo Moreno en el frente de ataque. Ninguno de los tres participó en la Eurocopa de Francia, aunque en el caso de Diego Costa sí había sido convocado en el Mundial anterior de Brasil 2014. 

Por otro lado, mantiene casi la mitad de los futbolistas que compitieron en Francia 2016. Entre ellos, un grupo de indispensables en la historia reciente de la selección, como los centrales Sergio Ramos y Gerard Piqué y los centrocampistas Sergio Busquets, Andrés Iniesta y David Silva, los cinco campeones del mundo en Sudáfrica 2010 que se mantienen inalterables en cada gran torneo del combinado español.

De Francia 2016 e incluso de Brasil 2014 también repiten el portero David de Gea, afianzado en el once bajo palos desde la cita gala de hace dos años, los defensas Jordi Alba y César Azpilicueta y el centrocampista Koke, mientras que Thiago Alcántara y Lucas Vázquez prosiguen en la convocatoria de entonces al presente.

Hay doce cambios entre una citación y otra. Han salido de ella dos guardametas (Iker Casillas y Sergio Rico), cuatro defensas (Juanfran Torres, Héctor Bellerín, Marc Bartra y Mikel San José), dos medios (Bruno Soriano y Cesc Fábregas) y tres atacantes (Pedro, Nolito y Morata).

En ese proceso, a la vez, el técnico ha ido sumando nuevos futbolistas a la estructura de la selección hasta Rusia 2018, en algunos casos con la vuelta al equipo de algunas piezas, como el delantero del Atlético de Madrid Diego Costa.

También Dani Carvajal, al que una lesión le privó de jugar la Eurocopa de Francia 2016, pero ahora está ante su primer gran torneo con la selección española, en duda primero por una nueva dolencia muscular, pero ahora una certeza para el lateral del Real Madrid, incluido entre los 23 elegidos y ya con trabajo dentro del grupo.

Igualmente ha regresado a las convocatorias de la selección el portero Pepe Reina, campeón de todo con España, dos veces de Europa y una del mundo, y fuera de la convocatoria en Francia 2016, o Nacho Monreal, que se estrena en una gran competición con la absoluta.

Al mismo tiempo han dado el esperado e imponente paso definitivo al equipo futbolistas como Isco o Saúl Ñíguez, ya dirigidos en su etapa anterior en la sub'21 por Lopetegui, que ha apostado por Iago Aspas y Rodrigo Moreno, tras sus productivas y sensacionales campañas con el Celta y con el Valencia, respectivamente.

Mientras, la irrupción de jóvenes talentos del fútbol español ha completado las novedades de España en el Mundial de Rusia. Ha surgido la seguridad y la prometedora carrera en la portería de Kepa Arrizabalaga, el desparpajo de Álvaro Odriozola por el lateral, la fiabilidad defensiva de Nacho Fernández y las infinitas cualidades y la verticalidad de Marco Asensio, también ante su primera gran cita.

"El cambio de todo tipo de cosas siempre genera ilusión y otro tipo de corrientes", repasa Iniesta.

Un cambio y una ilusión que había promovido Lopetegui desde la tranquilidad y la serenidad. Una sensación de seguridad que ha saltado por los aires este martes a las 16.50 horas, cuando el Real Madrid ha anunciado la incorporación del entrenador que había reestructurado una selección que ya no se sabe cómo reaccionará durante el Mundial.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Lopetegui da la espalda a la selección tras liderar una trayectoria perfecta con una evolución necesaria