PREMIUM  ATLETISMO

La historia de superación de Rubén: de entrenar para calmar su hiperactividad a buscar otro título mundial

El burladés, de 28 años ha sido convocado para acudir al Campeonato del Mundo para personas con discapacidad intelectual que se celebra en Australia.

El atleta Rubén Pascual posa en el tartán azul del Estadio Larrabide. PABLO LASAOSA
El atleta Rubén Pascual posa en el tartán azul del Estadio Larrabide. PABLO LASAOSA  

Apenas quedan cinco minutos para que el juez de la salida, y Rubén Pascual ya está en la línea preparándose. ¿Has puesto ya los tacos?, le pregunta Marisa Marcotegui, su entrenadora desde los 12 años.

El atleta los coloca y le da los últimos retoques a una salida que tiene que ser perfecta, para que su marca mejore.

Mientras tanto María Cortés, su madre, le observa en la grada, móvil en mano, a la espera de que comiencen los 100 metros lisos. "A ver si mejora", comenta a segundos de comenzar.

Rubén 11

Rubén Pascual durante el calentamiento, mientras prepara la salida de tacos antes de correr los 100 metros lisos.PABLO LASAOSA

Marcotegui recuerda cuando Rubén, atleta con discapacidad intelectual, comenzó a entrenar con ella: "Se iba para todos los lados,no sabía correr, ríe, era un guiñapo, muy alto y flaco".Pero esto no ha sido impedimento para él, pues su carrera de éxitos va en ascenso.

Lo bueno que tiene el atleta, admite, es que él tiene la mentalidad de que las cosas le salen bien, y no suele enfadarse cuando falla en algo, es más, siempre pregunta "¿y qué tengo que hacer?". Es muy positivo, remarca su entrenadora.

En esto coincide con su padre, Jose Luis Pascual, que asegura que su hijo tiene un gran afán de superación, "es muy constante y lo intenta una y otra vez hasta que lo consigue".

Recuerda con cariño Jose Luis, la vez en la que entrevistaron a Rubén y este le dijo a la periodista con la que hablaba, que su sueño era ser campeón de España. Míralo ahora, lleva ya cuatro años siéndolo además de las medallas de campeón y subcampeón del Mundo y Europa. "No nos lo esperábamos para nada".

Rubén 9

Rubén y su entrenadora, Marisa Marcotegui, mientras le da algunas señalizaciones antes de competir.PABLO LASAOSA

EL MUNDIAL DE BRISBANE, SU PRINCIPAL OBJETIVO

Pero ahora Rubén tiene una fecha marcada a fuego en su calendario, pues ha sido convocado para el Campeonato del Mundo de Atletismo para atletas con discapacidad intelectual, que se celebra en Brisbane( Australia) desde el día 10 hasta el 21 de octubre de este año.

Rubén asegura que le apetece mucho viajar hasta Australia, en parte porque no ha estado nunca y porque suma otra internacionalidad a su exitosa carrera.

Su entrenadora ya tiene en mente los puntos débiles de Pascual que tiene que atajar para llegar a Brisbane en las mejores condiciones.

A partir de ahora, en los entrenamientos, potenciarán la carrera en curva, porque según explica Marcotegui las marcas del 100 ml. no corresponden con las del 200. Así que trasladarán todas las series de la recta a la curva, para trabajar ese pequeño aspecto.

Rubén está convocado ya que tiene la mínima mundial exigida, y espera competir en el relevo 4x100 y el 4x400 aunque previsiblemente también lo hará en el 100  y los 200.

RUBÉN YA HA SIDO CAMPEÓN DEL MUNDO

El año pasado Rubén ya estuvo en el Campeonato del Mundo de Pista Cubierta, en Normandía, donde se colgó el oro en el relevo 4x200 y la plata en el 4x400, aunque a él le bailen ya las sedes y las medallas, pues de tantas competiciones, no recordaba del todo bien si la había ganado en una u otra modalidad.

Sus padres aún recuerdan cómo fue el recibimiento que le dieron a su llegada a Pamplona.

Rubén 13

Un momento de la carrera de los 100 metros lisos en los que Pascual quedó cuarto.PABLO LASAOSA

"Iba en el tren y le llamamos, relata Jose Luis, le dijimos que estaba la abuela esperándole en la estación y que quería verle con la medalla puesta. '¿¡Otra vez?! dijo Rubén, y su padre le dijo que se la pusiera. Al bajarse del tren le estaban esperando con un gran recibimiento.

Allí estaban sus compañeros de Anfas y de 'El Molino' esperándole con una pancarta y globos celebrando que era Campeón del Mundo. Su madre recuerda que fue muy emocionante. Además, ellos acompañaron a Rubén a Normandía (donde se celebraba el mundial) y lo recuerdan como una gran experiencia.

"Se tenían mucho aprecio entre ellos, había un gran apoyo también en las gradas y hubo un gran despliegue, fue una odisea pero valió la pena", aseguran ambos.

LA VIDA DEL JOVEN ATLETA

Rubén Pascual tiene 28 años y trabaja cada día en el Centro Ocupacional de la Chantrea. "Entro a las 9 horas y salgo a las 14 de la tarde", dice orgulloso. Sobre si le es difícil compaginar una cosa y otra dice que no, que a veces acaba cansado de entrenar pero es lo que le gusta y lo hace contento.

Entrena todos los días, aunque cambia sus horarios si tiene competición. "Aún te quedan dos semanas más de entrenamiento con Marisa", le recuerda su madre, que le escucha desde unos metros más allá.

Cortés recuerda que apuntó a Rubén a atletismo por recomendación del colegio, pues Pascual es hiperactivo y le dijero que hiciese deporte para desfogarse y gastar toda la energía que pudiese.

"De pequeño salía a la calle y no quería mas que correr y correr. Cuando le comprábamos zapatillas nos preguntaba a ver si con estas iba a poder correr más", rememora su madre.

A los 12 años lo cogió Marisa en el equipo y hasta ahora. Eso sí, hemos ido que ir cambiando a Rubén, por ejemplo, de equipo para que trabaje con unos y con otros y perfeccione más, apunta la técnico.

Rubén 10

Rubén Pascual posa en la pista de Larrabide junto a Maria Cortés, su madre, y Jose Luis Pascual, su padre..PABLO LASAOSA

Pascual apostilla que notaron algo cuando Rubén competía con más atletas con discapacidad, y era que ganaba pero no mejoraba sus marcas. Entonces hablaron con Marisa y decidieron hacer algo para que continuase esforzándose, así que comenzó a competir con atletas que no eran discapacitados para que continuase esforzándose y dando todo de sí.

En su horizonte están los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020, aunque su entrenadora confiesa que sería un gran reto para él, pues solo podría competir en la prueba de los 400 metros lisos y so conllevaría para Rubén un enorme cambio en los entrenamientos, pues son más duros que una preparación de pruebas de velocidad y conllevan un mayor esfuerzo.

El día no fue malo para Rubén, que terminó la competición en cuarto lugar con un tiempo de 11' 98", aunque no podía confiarse, porque media hora después tenía que correr un 200.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La historia de superación de Rubén: de entrenar para calmar su hiperactividad a buscar otro título mundial