PREMIUM  TOROS

Puerta grande en Aguascalientes para Pablo Hermoso de Mendoza, que cortó dos orejas

El estellés compartió triunfo con el mexicano Joselito Adame, que se llevó otros dos trofeos y recibió la ovación del respetable.

Pablo Hermoso de Mendoza, en una foto de archivo.
Pablo Hermoso de Mendoza, en una foto de archivo.  

El rejoneador estellés Pablo Hermoso de Mendoza cortó dos orejas muy discutidas en la tercera corrida de la Feria de San Marcos en Aguascalientes (México), en la que el mexicano Joselito Adame compartió con él la puerta grande al cortar también dos orejas de su segundo toro, mientras que el francés Sebastián Castella se se llevó una oreja.

Se lidiaron toros de la Estancia para rejones, muy bueno el cuarto y quinto de Jaral de Peñas, a los que les faltó raza y emoción, salvo el sexto, que fue un buen toro, gracias a que Adame lo cuidó y lo llevó como un maestro. Un octavo de regalo de Santa Fe del Campo tuvo calidad, aunque pocos pases. La plaza registró lleno absoluto, sin viento y con mucho calor.

Hermoso de Mendoza tuvo una tarde que no fue muy afortunada, pues en su primer toro solo estuvo regular, muy mal a la hora de matar, y los espectadores lo despidieron con una manifiesta división de opiniones.

El cuarto fue un toro con calidad, que para el rejoneador estellés ofrecía opciones estupendas. En momentos, tuvo destellos de su señorío, pero sin mantener el entusiasmo, y mató con un rejón de muerte recibiendo dos orejas, una de ellas protestada con bastante ruido.

Castella, por su parte, no tuvo suerte en su lote. Dos toros deslucidos, sin calidad y sin energía. El francés estuvo dispuesto, pero demasiado mecánico, sin gustarse, y sus faenas no tuvieron relieve alguno, ni en el segundo ni en el quinto: un sobrero que salió en lugar del titular, que se fracturó el pitón izquierdo.

Regaló un octavo toro, bien con el capote y un inicio de faena con calidad, y cuando el toro vino a menos, se puso mecánico, se vino la faena abajo y mató de estocada defectuosa, pese a lo que se llevó un trofeo.

OVACIÓN PARA EL MEXICANO

Joselito Adame, en su primero, tampoco fue bueno, aunque se le vio firme, con deseos, sin buscar el aplauso fácil del público y en estado muy torero. Mató de pinchazo, estocada y descabello para recibir ovación.

Al sexto lo recibió con verónicas y lo fue cuidando, y el toro fue dando de sí gracias a que lo pasó crudo, casi sin castigo. Este torero de Aguascalientes elaboró una faena bien estructurada, con plan sobre ambas manos, y así convenció al público de su valía. Mató de magnífica estocada y, unánimemente, al grito de "torero, torero", paseó las dos orejas ganadas a toda ley.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Puerta grande en Aguascalientes para Pablo Hermoso de Mendoza, que cortó dos orejas