PREMIUM  BALANCE DE LEGISLATURA

Barkos y Laparra trataron de adjudicar un contrato a través del intento de amaño de un concurso

El Gobierno publicó un pliego de condiciones con el nombre de una empresa que quería presentarse al concurso y que era la única que cumplía los requisitos. 

Uxue Barkos, presidenta de Navarra, y Miguel Laparra, vicepresidente de Derechos Sociales, a su llegada al Parlamento. IÑIGO ALZUGARAY
Uxue Barkos, presidenta de Navarra, y Miguel Laparra, vicepresidente de Derechos Sociales, a su llegada al Parlamento. IÑIGO ALZUGARAY  

El Gobierno de Uxue Barkos intentó adjudicar a dedo un concurso valorado en más de 100.000 euros a una empresa vizcaína, aunque la jugada se le torció al ser descubierto el engaño. 

Este periódico desveló, cuando todavía estaba abierto el concurso, que el nombre de una empresa y posible adjudicataria aparecía mencionada en el pliego de condiciones con los servicios que podía prestar. 

Lo que en cualquier lugar hubiera supuesto la inmediata dimisión del responsable político, se convirtió en una cascada de excusas a cuál más increíble por parte de Miguel Laparra, el vicepresidente del Gobierno foral nombrado por I-E que permitió la engañifa

Al parecer, el Gobierno foral pactó con una empresa una serie condiciones para un concurso que se redactaron tal cual en el pliego, en abril de 2018, incluyendo el nombre de la empresa.  

Al percatarse del gravísimo error que confirmaba que todo era un engañoel Gobierno de Navarra publicó una "aclaración" sobre la licitación en la que se había eliminado ya el nombre de la posible adjudicataria, Berriztu.  El caso en cuestión y por el que se podrían haber adjudicado hasta 119.000 euros de dinero público era un contrato de asistencia técnica para la gestión de 16 plazas mixtas de Centro de Día. 

Todas las condiciones puestas en el pliego llevaban inexorablemente a la empresa, ya que se habían diseñado para hacer desaparecer a otras candidatas, especialmente las navarras. 

LA PRIMERA EXCUSA DE LAPARRA

Todo es culpa de una errata. El vicepresidente Miguel Laparra recurrió a una excusa casi infantil sobre la más que evidente sospecha del amaño del un contrato público desvelada por este periódico. En ese momento, el vicepresidente de Barkos aseguró que la empresa no tenía interés en participar en el concurso, pero fue incapaz de certificar con algún documento que el Gobierno foral hubiera pedido ayuda técnica, algo que mantuvo como segundo excusa. 

"La aparición de la entidad se produce como una errata que fue subsanada en cuanto fue advertida", dijo entonces el consejero. 

Sin embargo, y como las mentiras tienen las patas muy cortas, este medio también confirmó y publicó que la empresa que aparecía en el pliego de un contrato público del Gobierno de Uxue Barkos buscaba ya trabajadores con los mismos requisitos, a pesar de que el vicepresidente del Gobierno, Miguel Laparra, aseguró que no iba a presentarse al concurso. 

Estos anuncios de trabajo se publicaron el mismo día que el Gobierno de Navarra eliminó el nombre de la empresa del pliego de condiciones, el 2 de mayo y desde la misma empresa reconocieron que sí estaban interesados en el concurso, justo la versión contraria a la ofrecida por Laparra en su primera excusa. 

En una comparecencia parlamentaria, la oposición fue implacable con Laparra, que ni se imnutó ante una nueva corruptela del Gobierno de Uxue Barkos con amigos y conocidos. 

"Ha sido todo un amaño, tiene que dimitir", fue la voz de los portavoces de la oposición, UPN, PSN y PP, que coincidieron en destacar las continuas "mentiras" del consejero.

Maribel García Malo, parlamentaria de UPN, alertó de la gravedad del tema. "Una empresa no puede hacer los pliegos de un concurso y menos esa empresa puede tener ánimo de presentarse; y la empresa se iba a presentar. Usted dijo que esta empresa no se iba a presentar, sabemos que sí y si ha mentido tiene que dimitir", le dijo la parlamentaria regionalista. 

También muy contundente fue la representante del PSN, Nuria Medina, que resumió en su intervención de una manera muy sencilla el presunto fraude en el departamento: "Si ladra como un perro, come un perro y se mueve como un perro, entienda que pensemos que es un perro". 

Como no podía ser de otra manera y al igual que hacer todos dirigentes totalitarios, Laparra aprovechó su intervención en el Parlamento para atacar a NAVARRA.COM por haber publicado la información, haber desvelado el supuesto fraude y haber publicado la información que contradice su versión oficial.

"Nunca hubo intención de adjudicar o favorecer a una entidad", concluyó Laparra después de que el concurso quedara desierto al no presentarse nadie porque sólo la empresa en cuestión cumplía con las exigencias. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Barkos y Laparra trataron de adjudicar un contrato a través del intento de amaño de un concurso