• domingo, 24 de octubre de 2021
  • Actualizado 15:36

 

 
 

SALUD

La pandemia ha afectado más de lo previsto en la salud mental de niños y adolescentes

Son trastornos, agrega, que se generan sobre todo en personas jóvenes con un nivel de autoexigencia muy elevado y a las que el confinamiento les ha supuesto un freno en su ritmo de vida.

Las doctoras e investigadoras Cristina Vidal y Azucena Díez. CUN
Las doctoras e investigadoras Cristina Vidal y Azucena Díez. CUN

La pandemia ha tenido unas consecuencias más preocupantes de los previsto en la salud mental de niños y adolescentes, según expertas en Psiquiatría de la Clínica Universidad de Navarra.

La prevalencia de niños y adolescentes con ansiedad o depresión, el absentismo escolar y los trastornos de la conducta alimentaria se han incrementado durante esta pandemia provocada por la Covid-19, dicen, y añaden que ha habido aspectos que se han manifestado como se preveía, por ejemplo que adolescentes se han visto más afectados que niños y las mujeres más que los hombres, pero en número "más preocupantes".

Por ejemplo, la prevalencia de la depresión se ha multiplicado por cuatro y preocupa el incremento en las urgencias de casos de autolesiones no suicidas o sobreingestas, dice en un comunicado Azucena Díez, directora de la Unidad de Psiquiatría Infantil y Adolescente del centro.

Y añade que síntomas que al principio se atribuía al confinamiento y al aislamiento social se ha visto que afectan más a niños que vivían en lugares donde había una mayor incidencia por Covid-19, tenían una mayor exposición a los medios de comunicación, hacían un uso elevado de las redes sociales y tenían un familiar que trabajaba en primera línea.

Las expertas añaden que con el comienzo de las clases también se ha agudizado la ansiedad social y "niños que eran felices en el confinamiento, a la vuelta al colegio, han mostrado una mayor sintomatología de ansiedad, de dificultades para relacionarse" ya que para ellos "el confinamiento fue una burbuja y volver a incorporarse a las actividades ha sido muy difícil”, dice Cristina Vidal, psicóloga clínica de la Unidad.

Este empeoramiento de la salud mental no se ha visto solo en un aumento de las consultas, sino también en la hospitalización y al respecto Díez añade que por la saturación de los centros, el miedo al contagio y las restricciones, los diagnósticos se han retrasado y eso ha desembocado en un peor pronóstico a largo plazo y una mayor cantidad de hospitalizaciones en psiquiatría, y de hecho destaca que, a día de hoy, la media de pacientes ingresados se ha triplicado.

Son trastornos, agrega, que se generan sobre todo en personas jóvenes con un nivel de autoexigencia muy elevado y a las que el confinamiento les ha supuesto un freno en su ritmo de vida.

ABUSO DE REDES SOCIALES

Además, "el abuso de redes sociales y la excesiva exposición a medios de comunicación ha generado una sobre estimulación en niños y jóvenes, por lo que establecer límites y hábitos saludables es indispensable para prevenir la aparición de estas patologías", añaden las expertas, que recuerdan que una rutina diaria ordenada les ayudará a desarrollar el proyecto vital de forma mucho más sencilla.

Y para conseguirlo "es importante limitar el uso de redes sociales y crear nuevos patrones en los que una buena comunicación resulta vital para gestionar las emociones de manera saludable", comenta Vidal, y añade que "aceptar sus sentimientos, escucharlos y pedir ayuda, en caso de ser necesario, son las pautas para un diagnóstico a tiempo”.

Por último indican que otro de los grupos de edad que más se han visto afectados por la pandemia ha sido el de las personas mayores, afectadas especialmente por la depresión.

“Conocemos el impacto que ha tenido en la soledad, en la privación de relaciones sociales y familiares, cambios de rol y deterioro físico por inactividad. También el temor a contagiarse o contagiar a los más cercanos, la pérdida de seres queridos en las condiciones de aislamiento que se han producido y el deterioro en el seguimiento de las enfermedades crónicas", explica el psiquiatra Jorge Pla, quien considera que son situaciones que han derivado directa o indirectamente en cuadros depresivos.

Por esta razón apuna que es importante que ahora que la situación sanitaria ha mejorado que podamos “poner en marcha actividades sociales y deportivas, fomentar la sociabilidad y cuidar, como siempre, la dieta y las enfermedades de base para procurar una mejora personal de nuestros mayores”.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La pandemia ha afectado más de lo previsto en la salud mental de niños y adolescentes