• miércoles, 06 de julio de 2022
  • Actualizado 18:27
 
 

COMERCIO LOCAL

El mítico Bar Fitero de la Estafeta: de una marisquería a ser el rey de los fritos

El local cumple 66 años el próximo 6 de julio y lo dirige la tercera generación de la misma familia.

Bar Fitero De Pamplona, establecimiento en la calle de la estafeta Nº58, Pamplona. IRAITZ IRIARTE.
Javier Vinacua y Kasai Olleta, en la barra del bar Fitero de Pamplona, establecimiento en la calle de la Estafeta. IRAITZ IRIARTE.

"Pinchos y buen vino. Me encantó acelga con bacalao y aros de cebolla". "Pinchos muy ricos. camareros siempre amables y eficientes". "Gran variedad de pinchos exquisitos, limpieza máxima y trato excepcional", son algunas de las reseñas que escriben los clientes sobre el bar Fitero de Pamplona en internet.

Situado en el número 58 de la calle de la Estafeta, esquina con la travesía de Espoz y Mina, el bar Fitero es uno de los locales de hostelería más conocidos del casco viejo pamplonés. Ha entrado incluso en las narraciones del encierro de San Fermín cuando se dice "cogida a la altura del bar Fitero...".

El local hostelero cumple 66 años el próximo 6 de julio y lo dirige la tercera generación de la misma familia, que procede de la localidad navarra de Fitero. De ahí el nombre original que no se ha cambiado en toda su trayectoria. 

Javier Vinacua está al frente del negocio: "Los abuelos de mi mujer, María Aránzazu Luis, abrieron este bar un 6 de julio de 1956. Este año hacemos los 66 años. Más adelante cuando pase el verano haremos una fiesta bonita para los clientes. Somos la misma familia desde entonces y soy la tercera generación", explica con orgullo. 

Bar Fitero De Pamplona, establecimiento en la calle de la estafeta Nº58, Pamplona. IRAITZ IRIARTE.
Barra de pinchos del bar Fitero en el casco viejo de Pamplona. IRAITZ IRIARTE.

"El abuelo de mi mujer era Fitero II y jugaba a remonte en Pamplona. Se quedó aquí, conoció a su mujer que montó el bar Fitero y puso el nombre al bar en recuerdo del abuelo", asegura Javier Vinacua.

Es un bar referente en la calle Estafeta: "Aún seguimos dando bien de comer aunque lo nuestro son los pinchos. Los fritos son nuestro fuerte con la bechamel que es muy sencilla y la hacemos bastante rica", asegura el hostelero. 

"Luego tenemos pinchitos de alta gama, pero lo que hay que hacer es dar algo que esté bueno, sea un bocadillo u otra cosa...  y atender bien a la gente. Hay que estar atento y al día con el vino, la cerveza, el gintonic mirando al mercado porque la clientela cada vez es más exigente".

La decoración del local es muy especial: "Nos gustan mucho las fotos del encierro y de la Estafeta. Nosotros somos la Estafeta. El Fitero es la Estafeta. Un sitio referente para el encierro al que le tenemos un cariño especial. Un referente sanferminero total", asegura Vinacua. En la fachada del local, junto en la esquina de Estafeta con Espoz y Mina, hay un discreto altar con la imagen de San Fermín, que para mucha gente pasa desapercibida. 

Bar Fitero De Pamplona, establecimiento en la calle de la estafeta Nº58, Pamplona. IRAITZ IRIARTE.
Exterior del Bar Fitero en el casco viejo de Pamplona. IRAITZ IRIARTE.

El Fitero es la Estafeta y la Estafeta es el Fitero. "Tenemos expuestas fotos en blanco y negro de los años 50 con la barra antigua y los camareros. Antiguamente solo había dos mesas y se hacían setas, cangrejos, huevo con mahonesa... Este local fue durante 30 años una marisquería, con almejas, cigalas, gambas a la plancha... Hoy es muy difícil mantener y vender ese producto porque los tiempos han cambiado mucho".

No obstante, los pinchos y fritos son la gran pasión del Fitero: "La madre de mi mujer, Esther Ázqueta, y dueña del local todavía, ha sido una persona muy inquieta y le gustaban los fritos y se metió en la semana del pincho. Ahora no participamos en esos concursos porque desde muchos años llega un momento en que te cansan. Intentamos estar al día innovando". 

Aunque Vinacua se confiesa aficionado a los toros, estuvo valorando colocar una cabeza de toro en el local, algo que de momento ha descartado porque por ahí pasa gente de todos los estilos y no quiere molestar a nadie. 

Bar Fitero De Pamplona, establecimiento en la calle de la estafeta Nº58, Pamplona. IRAITZ IRIARTE.
Javier Vinacua y Kasai Olleta en el Bar Fitero. IRAITZ IRIARTE.

Sobre los Sanfermines, asegura: "El bar Fitero se convierte en una 'cuadra' porque quitamos todo el mobiliario y esto es una batalla campal. La gente de Pamplona viene a las mañanas con un ambiente muy bonito, pero la tarde-noche se convierte en un ambiente muy fuerte y el alcohol se descontrola. Mantenemos el tipo con un bar de día tradicional, pero a la noche la gente se vuelve un poco loca", dice entre sonrisas. 

"Conozco gente que si le gusta San Fermín se enamora y sino le gusta lo odia. Yo pediría una labor para que sea una fiesta menos sucia, más como eran antiguamente con charangas y buen rollo. Se ha desvirtuado un poco, pero como yo amo Pamplona me gusta. Hay gente que no sabe controlar el alcohol.... " lamenta Javier Vinacua.

Numerosos premios y menciones honoríficas

El bar Fitero ha sido reconocido en, al menos, seis ocasiones. En noviembre de 2011 participó en la Navarra Pincho Week en Londres. "Cambiamos nuestra cocina por la de 'Tendido Cuatro', un prestigioso restaurante español de Londres, donde dimos a conocer la gastronomía navarra a través de nuestros mejores pinchos".

Navarra Pincho Week in London fue una iniciativa de la Asociación de Empresarios de Hostelería y la Asociación Navarra de Pequeña Empresa de Hostelería.

Bar Fitero De Pamplona, establecimiento en la calle de la estafeta Nº58, Pamplona. IRAITZ IRIARTE.
Barra de pinchos en el Bar Fitero de Pamplona. IRAITZ IRIARTE.

En la semana del Pincho de 2011 recibió el Premio al pincho más saludable por su pincho: “Inspiración de una noche de verano”. "El equipo de dietistas y nutricionistas de la Universidad de Navarra valoró la variedad de ingredientes principales y su adherencia a la dieta mediterránea".

También recibió el PREMIO ICAN (Instituto para la Calidad Agroalimentaria) a nuestra despensa con denominación de origen por el pincho "Inspiración de una noche de verano".

Bar Fitero De Pamplona, establecimiento en la calle de la estafeta Nº58, Pamplona. IRAITZ IRIARTE.
Interior del Bar Fitero en el casco viejo de Pamplona. IRAITZ IRIARTE.

Una historia de casi 66 años en la calle Estafeta

Cesáreo Luís Díaz y Elvira Beorlegui Lacunza fundaron el Bar Fitero de la calle Estafeta de Pamplona el seis de julio de 1956. Fue adquirido en traspaso del bar Prados por 190.000 pesetas de la época y la reforma costo 210.000 pesetas.

Los 'barmanes' de la inauguración fueron Matías Unzué, Rafael “el Cordobés” y Plácido Izco. En aquellos años de la fundación del Bar Fitero, en la calle Estafeta no había más que seis bares.

El Bar Fitero fue uno de los pioneros en “marisquería” de Pamplona y afamado en fritos y tapas. Les sucedieron sus hijos, destacando José Mari, junto con su mujer Esther Azqueta. Ahora la dirige su hija María Aránzazu Luis y su marido Javier Vinacua, la tercera generación.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El mítico Bar Fitero de la Estafeta: de una marisquería a ser el rey de los fritos