• miércoles, 08 de diciembre de 2021
  • Actualizado 11:59

 

 
 

COMERCIO LOCAL

El librero pamplonés que resiste al paso del tiempo tras 53 años en activo

Juan Goñi Larrea comenzó a trabajar a los 14 años y regenta desde hace 33 la Librería Horizontes en la calle Paulino Caballero de Pamplona.

Juan Goñi, de la librería Horizontes, en la calle Paulino Caballero 43. PABLO LASAOSA
Juan Goñi, de la librería Horizontes, en la calle Paulino Caballero 43. PABLO LASAOSA

Con la música sonando por cada rincón del estrecho local como cada mañana Juan Goñi Larrea, pamplonés de 66 años, atiende a los clientes que acuden a la Librería Horizontes.

“Una bolsica ya tendrás”, le pide una señora que acaba de comprar material de papelería. “Si consigo abrirla… Que a estas bolsas ecológicas le cuestan lo suyo”, responde Goñi. 

Es una de tantas conversaciones que se repiten desde que hace 33 años este pamplonés del barrio de San Jorge abrió las puertas de su negocio en la calle Paulino Caballero.

“Yo no quería estudiar y mi madre me dijo que entonces me pusiera a trabajar. Con 14 años empecé y tras dos décadas en la Librería Sánchez de la Plaza la Cruz monté la tienda”, explica el dueño del comercio orgulloso.

Goñi comenzó vendiendo mucho libro de texto que complementaba con el material escolar. Sin embargo, ese mercado cada vez iba a menos y decidió buscar un nuevo horizonte. “Estaba un poco harto porque era mucho trabajo para muy poco beneficio y hace cinco años quite lo de los libros escolares”, relata el dependiente.

En su lugar, añadió a los cuadernos, papeles de regalo, mochilas o puzles nuevos objetos como guitarras o motos decorativas, jarras con motivos de series y películas o relojes de vinilos de grupos musicales que reconvirtieron el ambiente del negocio.

Juan Goñi atiende a una clienta en la Librería Horizontes, en la calle Paulino Caballero 43 de Pamplona. PABLO LASAOSA

Una estrategia que ha provocado que vecinos de todos los alrededores de Pamplona sigan descubriendo el local de Goñi. “33 años después, hay gente que todavía está conociéndome”, comenta el dueño.­

FELIZ EN SU TIENDA

A sus 66 años Juan Goñi todavía acude de lunes a sábado a trabajar a la librería. Él solo se encarga de atender a los clientes, efectuar pedidos y demás tareas que requiere el funcionamiento de la tienda.

Por la mañana abre de 10.15 horas a 13.45 horas y por la tarde de 17.15 a 20.00 horas, aunque a veces “la cosa se alargue porque siempre hay quien apura hasta el final”.

“Estoy a gusto en la tienda. Me pongo mi música, hablo con la gente…. Amigos míos me dicen: "¿Y tú cuando te vas a jubilar?" Yo les respondo que soy feliz en la tienda y que me dejen seguir siéndolo”, confiesa Goñi.

Algunos de los objetos que se pueden comprar en la Librería Horizontes que regenta Juan Goñi desde hace 33 años. PABLO LASAOSA

Para conseguir permanecer durante tantos años al pie de cañón Goñi cuenta que el mayo secreto es saber cuidar de los clientes. "Si le atiendes bien, salen contentos. Es la mejor publicidad que puedes tener", explica.

Una de las tácticas que ha implementado para lograr este objetivo consiste en colocar por toda la tienda cientos de postits con los precios y que de esta manera el comprador sepa cuanto cuesta el objeto que quiere.

Sin embargo, reconoce que competir con las nuevas tecnologías se hace muy duro para negocios como el suyo. La venta online o plataformas como Amazon les han arrebatado en los últimos años gran volumen de ventas.

“Ver que alguien que abre con ilusión y al poco tiempo cierre es muy duro. Y eso que esta calle tiene mucho tránsito y aún resiste. Pero por ejemplo la calle Sangüesa está muerta”, reconoce el dueño, que se muestra orgulloso de ser de San Jorge y comprar en los comercios del barrio.

EL HORIZONTE DE LA JUBILACIÓN

Aunque a sus 66 años Juan Goñi guarde energías y ganas para continuar con el negocio es consciente de que cada día que pasa supone acercarse a bajar la persiana. De hecho, con motivo de la pandemia del Covid-19, hace unos meses anunció el cierre del local, pero una ayuda gubernamental le impulsó a continuar durante un tiempo extra.

“Me da mucha pena pensar en el día en que me vaya. Paso más tiempo aquí que en mi casa o en el barrio. Lo voy a pasar mal cuando deje definitivamente la tienda”, concluye el comerciante.

Uno de los relojes vinilos musicales que Juan Goñi vende en su librería. PABLO LASAOSA


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El librero pamplonés que resiste al paso del tiempo tras 53 años en activo