• sábado, 20 de agosto de 2022
  • Actualizado 00:00
 
 

COMERCIO LOCAL

El dulce taller de Yoli: la nueva cafetería que ofrece tartas decoradas en Pamplona

Situado en la avenida de Zaragoza 15, es una cafetería, obrador y pastelería con tartas personalizadas que tienen gran éxito.

El dulce taller de Yoli, nuevo establecimiento en la Avenida Zaragoza 13 de Pamplona
Yolanda Hoyos Lozano, con una de sus colaboradoras en El dulce taller de Yoli, nuevo establecimiento en la Avenida Zaragoza 13 de Pamplona. PABLO LASAOSA

Yolanda Hoyos Lozano es colombiana, tiene 48 años y lleva desde 1994 en Navarra: "Vine hace 27 años en un viaje que me regalaron mis tíos por fin de curso. Conocí a mi esposo, me enamoré y me quedé. Siempre me ha gustado mucho esto".

Hace apenas un mes que ha abierto una cafetería pastelería especializada en tartas personalizadas "El Dulce taller de Yoli" en el número 15 de la avenida de Zaragoza en Pamplona. La cafetería tiene un escaparate donde llaman la atención las enormes tartas personalizadas que hacen detenerse a muchas personas.

En el interior del establecimiento hay una amplia zona de mesas. Ofrecen batidos de frutas, cafés frappés, tartas, bizcochos, magdalenas, rosquillas decoradas y algún pincho salado. Muy buena repostería y obrador propio.

Yolanda nos ha explicado sus comienzos: "Yo estuve primero en un colegio en Puente la Reina de cocinera y como estudiaba cogí un bar en Mendigorría dos años y así practicaba y estudiaba".

Interior del dulce taller de Yoli en Pamplona. Navarra.com.
Tartas del 'dulce taller de Yoli' en Pamplona. PABLO LASAOSA.

"Luego nos pilló el Covid con un proyecto que teníamos en Barañáin y lo dejamos. Ahora lo retomamos en este local que le encantó a mi marido José Luis. Tengo la suerte de tener dos compañeras muy buenas que me ayudan como son Lucía y Angélica".

Tiene a sus hermanas en Colombia. "Soy de la zona cafetera de Caldas, pero ya soy forastera en mi propio pueblo. Me he dejado 'recolonizar', como le digo a mi marido. Me ha ido bien. No me puedo quejar de llegar aquí. Me han acogido fenomenal en Mendigorría desde que llegué", asegura. 

Empezó a trabajar en la hostelería porque siempre le tiraba mucho el dulce. "Hice cursos en Barcelona y Madrid haciendo mis pinitos. Me muevo entre lo salado y el dulce. Teníamos una sala y daba clases básicas de decoración y pastelería, cómo rellenar y decorar las tartas. Traía compañeras para explicar. Me gusta mucho decorar las tartas", relata sobre sus inicios. 

Comenzó haciendo tartas para casa: "Poco a poco me decía la gente: Hazme una tarta. Así que haces para la familia y los amigos, y mira como he terminado. Horneamos todo aquí, es todo artesano".

Yolanda Hoyos y una empleada en el dulce taller de Yoli en Pamplona. Navarra.com.
Interior del 'dulce taller de Yoli' en Pamplona. PABLO LASAOSA.

"No pensábamos poner cafetería pero el Ayuntamiento nos lo sugirió para degustar lo que hacemos y terminamos poniendo cafetería. Y aquí estamos, muy contentos. Hace un mes que hemos abierto y poco a poco la gente viene y repite".

Cada día, sabe cuando entra a trabajar pero casi nunca cuando termina su horario: "Es mucho trabajo. Vengo para las 7 de la mañana y acabo a las 9 de la noche. Mi marido está contento con el local porque lo ha escogido él. Se ha involucrado mucho. Si no lo intentamos no sabemos lo que va a pasar", asegura Yolanda Hoyos con una gran sonrisa.

Las personas se acercan a ver las tartas personalizadas. "Llaman mucho la atención el escaparate. Los castillos, el fútbol, las bodas. Nos preguntan por las flores los novios que se van a casar, en lo que estoy especializada Les gusta mucho la variedad que tenemos. Y ahora se está poniendo de moda aquí estas tartas y cada vez más", explican sobre su creciente negocio. 

Eso sí, de vez en cuando le piden que vuelva a dar clases y cursos. "Les digo que me den un poco de tiempo, que me estabilice un poco en la tienda y volveremos a los talleres que la gente me demanda bastante. Hay muchas cosas que les gusta hacer a las madres para sus hijas con tanto programa de televisión".

Su repostería no tiene secretos: "Es pastelería americana pura y dura que yo fusiono un poco. Tengo también cosas de aquí: la tarta de manzana, la de zanahoria con piña, la de queso que hace las delicias de todo el mundo. Tenemos cosas para los celiacos. Y horneamos todas las tardes", mantiene. 

Una de las tartas personalizadas del dulce taller de Yoli en Pamplona. Navarra.com.
Interior del 'dulce taller de Yoli' en Pamplona. PABLO LASAOSA.

Para los fines de semana están a tope: "Tenemos muchos encargos de tartas con tanto día festivo. En una tarde podemos hacer ocho tartas para mañana. Hoy han salido tres encargadas. Preparamos las tartas, las rellenamos y las terminamos de decorar. Lleva su tiempo cada una".

La más pequeña que hacen es para cuatro o cinco raciones "desde 20 euros personalizada y decorada. Luego en función del bizcocho, los rellenos y la temática va subiendo de precio. Por lo general hasta unos 55 ó 60 euros la más cara para doce o quince personas".

Luego, la tarta lleva su trabajo posterior: "Se decora con un letrero, un muñeco, se pone una base, una caja, y sube el precio. El material que utilizan es todo natural: "Mantequilla, cacao puro y materia prima muy buena. Los clientes lo notan enseguida y te lo dicen. Ven la calidad del producto".

De momento, están muy satisfechos en sus primeras semanas: "Solos no hemos estado pese a que la época es de frio y lluvia. Muchos se toman un café, hay vinico para que vengan a merendar con los niños en un sitio espacioso. Hay batidos, cervecicas y botellas de vino para regalo. Menos los donuts, todo es nuestro", asegura Yoli en su dulce taller. 

 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El dulce taller de Yoli: la nueva cafetería que ofrece tartas decoradas en Pamplona