PREMIUM  PAMPLONA

Bang Bang, el bar que pone de moda la cocina callejera de Japón en el centro de Pamplona

El nuevo bar inspirado en el 'street food' nipón es el causante de que el ramen, o cocido japonés, se haya convertido en uno de los atractivos culinarios de Pamplona.

Puesta a punto del ramen, o cocido japonés, para servirlo a los clientes del nuevo bar ‘Bang Bang Ramen’ en el Casco Viejo de Pamplona. PABLO LASAOSA
Puesta a punto del ramen, o cocido japonés, para servirlo a los clientes del nuevo bar ‘Bang Bang Ramen’ en el Casco Viejo de Pamplona. PABLO LASAOSA  

Corría noviembre de 2018 cuando cuatro socios, Fermín Ciaurriz, Sergio Terzado, Gonzalo Galbete y Andoni Ciaurriz, decidieron regalar a Pamplona un rincón donde fuese posible probar una comida oriental diferente al sushi.

Esta "taberna japonesa", como la definen sus socios, se encuentra en el número 2 de la calle Campana de Pamplona, en el corazón de la ciudad, y ha sabido especializarse en una de las delicias de la cocina oriental.

"La idea nació hace bastante tiempo porque uno de nuestros socios trabaja en un restaurante de ramen famoso en Barcelona y un día cenando empezamos a hablar de que nos gustaría montar algo relacionado con eso en Pamplona pero más informal", cuenta Fermín Ciaurriz.

Por tanto, su producto estrella estaba ya muy definido. "El ramen y la comida oriental callejera tenía mucho éxito, por lo que viendo eso, comenzamos a viajar a otros sitios para darle forma. Él se encargó de la comida y el resto de encontrar un local e invertir", rememora el socio.

"Queríamos llevar la comida oriental a un plano callejero, traer el 'street food' a Pamplona mediante el ramen, un concepto de bar diferente, con tapas calientes y frías, que teniendo una base oriental, fuesen sabores reconocibles".

Decenas de personas se dan cita en el restaurante ‘Bang Bang Ramen Bar’, situado en el número 2 de la calle Campana. PABLO LASAOSA

LA CARTA DE 'BANG BANG'

"Tenemos el ramen como producto estrella y tapas tapas calientes y frías", señalan los responsables. Las tapas calientes de Bang Bang son la costilla de cerdo, el Karaage (pollo frito), las Gyozas que son empanadillas japonesas de langostino o cerdo, el Katsu Curry que es una chuleta de cerdo empanada, setas al vapor, Nasu Dengaku (berenjena con misu), Edame y chili (soja con salsa picante) o bol de arroz o un Bocata de Chasu (panceta de cerdo, queso, mostaza y rúcula).

Las tapas frías consisten en el tartar de atún, el Bang Bang Chiken (ensalada de pollo y sésamo), el Kimchi y Tofu (col fermentada de picante), o el Sunomono (ensalada de pepino y algas).

Detalle de una de las elaboraciones del ‘Bang Bang Ramen Bar’ antes de emplatarse. PABLO LASAOSA

"Queríamos salirnos de la comida asiática que ha llegado durante estos años como puede ser el sushi y hacer algo más tradicional: la gente viene, pide y se le canta el nombre, es como a mí y a algún amigo nos gusta llamar 'una taberna japonesa'. Algo que se consuma rápido, cuidando mucho detalles como la decoración, la música y el personal", incide Ciaurriz sobre la idea de restaurante que han implantado en la capital navarra.

"Somos de una mentalidad de que Pamplona se merece lo que hay en otras ciudades", explica, "la gente nos agradece que hayamos traído un concepto nuevo porque necesitan probar cosas nuevas que salgan de lo común. No quisimos que la gente se asustara por lo que pusimos sabores reconocibles con un aire asiático o cosas comunes".

QUÉ ES EL RAMEN

Pero, ¿qué es el ramen? Ciarriz tiene una forma clara de explicárselo a quien no lo conoce: "Es un cocido japonés que se consume en sitios de consumo rápido, popular y a precio asequible. Una comida muy equilibrada, nutritiva y fácil de digerir".

Imagen de algunos de los cuencos donde se sirve y emplata el ramen, este cocido japonés que ya hace las delicias en Pamplona. PABLO LASAOSA

"Aquí solemos hacer el de soja pero hay más sabores. El caldo se hace con pollo, cerdo, agua, puerro, ajo y se deja impulsionar con jenjibre de un día para otro. Cuando lo montamos en el plato va el chasu, que es la panceta enrollada  marinada con soja, llevan ajo encurtido, bambú encurtido, huevo a baja temperatura y un naruto que es una chaca de calamar, además de cebolla", detalla el socio de este novedoso local sobre sus secretos culinarios.

LOCALIZACIÓN Y DECORACIÓN

Respecto al local, Ciaurriz dice que "fueron muy afortunados de encontrarlo": "Me gusta mucho la calle Campana desde niño porque es muy curiosa. Una calle que está en lo viejo pero no en el bullicio". 

La decoración oriental también está presente en el local situado en el número 2 de la calle Campana. PABLO LASAOSA

"Queríamos ser un sitio al que la gente tenga que ir de propio, que lo busque por ser algo diferente", detalla Ciaurriz. "El local no tenía nada que ver con cómo está ahora, hicimos un lavado de cara basándonos en sitios que habíamos visto, con la esencia de Japón pero sin llenarlo de banderas, mediante detalles en el mobiliario".

Los cuatro emprendedores tenían muy claro que en su local buscaban un estilo para convertirlo en un restaurante más gamberro y divertido: "Hemos dado mucha importancia al diseño gráfico. Un chico de Barcelona llamado Javier Royo nos ha ayudado mucho a hacer varios iconos como una Geysha haciendo la peineta, en las salsas pusimos un sumo con una cebolla en la cabeza o un dinosaurio con un muslo de pollo".

Respecto a por qué se llama Bang Bang, Ciaurriz explica que es porque en la serie 'Twin Peaks' hay un bar que se llama Bang Bang y por la canción de Nancy Sinatra, pero también por la sonoridad, era algo muy reproducible, una onomatopeya de disparo".

Detalles presentes en las estanterías del ‘Bang Bang Ramen Bar’, en el Casco Viejo de Pamplona. PABLO LASAOSA

"En la decoración de las cartas decidimos incluir personajes típicos de Japón con alimentos como el director Takeshi Kitano que en una de sus películas más famosas se pega un tiro y sonríe, sustituimos la sangre por fideos, un pescado vestido de geysha, cosas muy diferentes a lo que estamos acostumbrados".

"También tenemos una vajilla especial con vaporeras de madera para servir algunas cosas, depende del plato. Todo se puede comer con palillos porque queremos recrear esa costumbre, la gracia es comer como allí", cuenta.

GRAN ACOGIDA EN PAMPLONA

"Estamos muy contentos desde el primer día con la acogida. Viene mucha gente desde que abrimos. Es un local pequeño en el que no cogemos reservas, si hay sitio bien y sino esperas un poco, las mesas suelen rotar rápido, generalmente lo tenemos lleno, sobre todo el fin de semana".

La variedad del restaurante no sólo reside en la carta, también entre su clientela: "Viene gente muy variada, de muchas edades y clases sociales. Eso es algo que nos gusta, que en nuestro local se mezcle gente de diversas culturas".

El nombre del local especializado en comida japonesa se ha inspirado en la cultura televisiva y musical. PABLO LASAOSA

Al ser preguntado por los proyectos en mente a futuro, Ciaurriz afirma que están trabajando para poder llevar comida a domicilio. "Estamos diseñando un embalaje para que el ramen llegue sin perder la esencia. Va a ser algo interactivo que nos ayude a no perder la calidad. Es complicado porque es un caldo, por lo que estamos pensando poner instrucciones para que la gente lo caliente en casa".

DIFERENCIARSE DEL RESTO

"La pregunta que nos hicimos es qué creemos que la gente quería tener en Pamplona y por qué no hacerlo. Hay muchos estudiantes y la gente de aquí es más atrevida de lo que creemos. Hemos detectado lo que funciona en otros sitios y tanteas el terreno. Cuando haces las cosas con dedicación y amor viene la recompensa", agradecen.

"Tenemos muchos proyectos en mente relacionados con esto, no solo con Japón sino con otras culturas y lugares que vamos viendo que existen en España y en el extranjero, si montamos otra cosa será de consumo rápido porque la gastronomía está cambiando y la gente quiere consumir cosas diferentes y rápidas", concluye Ciaurriz.

Sergio Terzado, uno de los responsables del restaurante Bang 'Bang Ramen Bar' termina de preparar unos cuencos de ramen. PABLO LASAOSA


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Bang Bang, el bar que pone de moda la cocina callejera de Japón en el centro de Pamplona