• jueves, 16 de septiembre de 2021
  • Actualizado 20:30

 

 
 

SOCIEDAD

Carolina y Eli, las brasileñas que mantienen viva su tienda de ultramarinos en Pamplona

'Comestibles Ibáñez' va a cumplir en octubre nada menos que 60 años de historia en el barrio de Iturrama.

Frutería Comestibles Ibañez en Grupo Rinaldi de Pamplona. MIGUEL OSÉS
Carolina Medina y Eliane de Sousa en la frutería 'Comestibles Ibañez' en el Grupo Rinaldi de Pamplona. MIGUEL OSÉS

Arcadio Ibáñez San Juan abrió su pequeña tienda en el Grupo Rinaldi número 25 de Iturrama, Comestibles Ibáñez, en 1961 cuando tenía 25 años. Fue el primer comercio que vio la luz cuando la zona aún estaba por terminarse de construir. Conseguían fruta y verdura de sus propias tierras de cultivo en Miranda de Arga, localidad natal de Arcadio.

Dejaron su negocio en manos de su hijo pequeño Joaquín y de su hermano Óscar, que estuvieron al frente casi 30 años. Con el tiempo, una enfermedad de Joaquín le hizo pasar el testigo a Eliane y a Carolina.

Son la tercera generación que dirige este comercio de ultramarinos. La auténtica tienda de barrio que mantiene el 'sabor' a antiguo almacén donde se vendía un poco de todo. No se han tocado ni las baldas y parte de la fruta está colocada sobre barricas de vino. También se vende aceite, lejía, detergente, conservas, huevos y leche.

Eliane de Sousa Medina nació en Brasil (Belo Horizonte) y lleva en Pamplona 27 años. "Llevo viviendo fijo en Pamplona 20 años". Explica que la tienda la fundó Arcadio y abrió la tienda con su mujer Conchita "antes de casarse". Tienen cinco hijos. Empieza a trabajar en ella en el mes de octubre de 1961 pero la licencia expedida por el Ayuntamiento de Pamplona es posterior, del 17 de enero de 1962.

Interior de la tienda 'Comestibñes Ibáñez' en el barrio de Iturrama
Interior de la tienda 'Comestibles Ibáñez en el barrio de Iturrama".

"Arcadio se retira por un problema de espalda a los cincuenta y pico años. Joaquín se queda con la tienda y trabaja aquí 27 años. Por motivos de salud también lo tiene que dejar hace cinco o seis años y yo que era su pareja entonces sigo trabajando en ella", asegura Eliane.

"Yo creo que es una de las más antiguas de Pamplona. Sino es la más antigua es la segunda. No hay ninguna tienda de este tipo que lleve sesenta años y con la misma familia. Mi hija que estudia en un colegio del mismo barrio viene todos los días y me dice que va a trabajar en la tienda. Tengo que seguir aquí porque le hace mucha ilusión. Seguimos a pesar de las dificultades", asegura. 

"Todo lo que traemos es de Marcilla, lechuga y borraja, de un agricultor que lleva toda la vida como Josecho Charral y lo que no es de temporada en Navarra lo traemos de Almería. Miramos la calidad, el tamaño de la fruta y una amplia variedad de legumbre que traemos de León", indica Eliane.

"No escatimamos en precios. Hoy es primer día de alubia pocha que es excelente y tenemos lo mejor para competir con estas grandes superficies como los pimientos de cristal", junto a unos tomates 'feos' espectaculares que llaman la atención.

Exterior de la tienda con el toldo bajado en el barrio de Iturrama
Exterior de la tienda con el toldo bajado en el barrio de Iturrama".

Además "Nos gusta estar aquí porque tenemos una clientela donde tengo que agradecer a todas las Mari Cruz, todas las Carmen, las Maites y Mari Luz del barrio, que es una gente muy fiel que nos sigue comprando y que sabe valorar esto", mantiene. 

Aunque han abierto diecisiete tiendas en el barrio y tres grandes superficies y una cuarta que va a abrir, independientemente de eso mantienen que ellas seguirán por sus clientes que acuden  cada día o cada fin de semana. "Llevan toda la vida comprándonos y eso dice algo de nosotros que tenemos un buen género", asegura Eliane.

Carolina Medina es familia de Eliane y es la persona que atiende habitualmente 'Comestibles Ibáñez' en el número 25 del Grupo Rinaldi. "Llevo aquí seis años. Me gusta estar con las personas mayores y aquí estoy encantadísima, muy contenta. A Brasil voy una vez al año a ver a mi hija".

"Es un barrio de gente muy mayor que ya saben lo que quieren y dónde quieren y por eso lleva la tienda tantos años. Hay personas que vienen aquí desde que vinieron sus padres y ahora atendemos a los hijos y nietos de sus familias. Queremos mantener la calidad de los productos de aquí".

"Además tenemos muchas fotos antiguas de la tienda que llaman la atención a todos los clientes. Hay muchas personas que viene y los recuerdos son muy bonitos", asegura Carolina.

Eliane trabaja habitualmente en el puesto 315 del mercado de Ermitagaña en la segunda planta 'Frutas y verduras Eli'. "Es la única frutería del mercado, donde trabajó muchos años Blanca Amatriain toda su vida desde que se inauguró el mercado".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Carolina y Eli, las brasileñas que mantienen viva su tienda de ultramarinos en Pamplona