CENTENARIO OSASUNA

El cambio de San Juan a El Sadar en 1967: los datos de un cambio de estadio histórico para Osasuna

El club rojillo ingresó 40 millones por la venta de San Juan y el nuevo estadio costó 61 millones de pesetas.

Vista general de las nuevas gradas de El Sadar en construcción. Cedida.
Vista general de las nuevas gradas de El Sadar en construcción. Cedida.

El estadio de El Sadar, en estos momentos en plena reforma de ampliación, se inauguró el 2 de septiembre de 1967 con un torneo triangular que enfrentó a Osasuna, Real Zaragoza y Vitoria de Setúbal, que finalizó con victoria del equipo aragonés.

El primer partido lo jugaron los dos rivales del equipo navarro. La directiva del club, presidida por Jacinto Saldise Barreneche, decidió que la empresa constructora del estadio fuera Carlos Erroz S.A., con domicilio social en la avenida de Carlos III, 50 de Pamplona.

El arquitecto encargado del proyecto fue Tomás Arrarás, y los aparejadores Jesús Chocarro y Fernando Ezpeleta. Osasuna pagó 61 millones de pesetas, 10 al adquirir los terrenos donde se iba a construir el nuevo campo y 51 millones en las obras de construcción del mismo. Cantidades que fueron financiadas con la venta de San Juan, 40 millones, y algún préstamo.

La Caja de Ahorros de Navarra concedió un préstamo de 7 millones de pesetas el 25 de agosto de 1967, lo que permitió un respiro ya que el presidente de la RFEF, Benito Picó prometió una subvención de 15 millones, pero el nuevo presidente Sr. Costa cambió el sistema de ayudas a clubes y Osasuna se quedó sin la subvención. Como dato, hay que recordar que el presupuesto rojillo aprobado por la asamblea de socios compromisarios para la temporada 1967-68 era de 12.725.000 pesetas.     

DATOS TÉCNICOS DE EL SADAR

El constructor Carlos Erroz tardó once meses en terminar el nuevo estadio de El Sadar, con aforo cubierto para 25.000 espectadores, en el que se invirtieron más de 334.000 horas de trabajo. Llegaron a trabajar hasta un máximo de 280 personas, que colocaron 178.000 ladrillos cerámicos, 4.300.000 kilos de cemento y más de 776 toneladas de hierro.

Dantzaris y jugadores rojillos dan la vuelta de honor al nuevo Sadar en su inauguración. .

La empresa Construcciones y Montajes Eléctricos Ignacio Soria S.A. Instaló el alumbrado del estadio. La luz artificial tenía una luminosidad superior a 200 lux, 108 proyectores de 1.500 watios, sobre cuatro torres de 38 metros de altura, reforzado con 38 proyectores de 1.500 watios en las bandas. La iluminación de accesos, graderíos, pasillos y servicios tenía más de 400 puntos de luz de 150, 200 y 500 watios, realizada en tubos de acero.

Había alumbrado de emergencia con 80 puntos de luz y una batería estacionaria. Un centro de transformación de 400 KVA, con doble línea de alimentación a 13,2 kv. Líneas de servicio y de emergencia a 13,2 kv. Todo el montaje duró 35 días.

Antecedentes

Osasuna inauguró el campo de San Juan el 21 de mayo de 1922 en un amistoso contra el Arenas de Guecho. Desde entonces, pasaron 45 temporadas con diferentes ampliaciones del campo. Poco a poco las deudas obligaron a encontrar una solución.

La Asamblea de socios compromisarios decidió el 9 de abril de 1965 la venta del campo de San Juan. En abril de 1966 se realizó el traspaso por 40 millones a la Sociedad Navarra S.A. El club y los socios estimaron necesario disfrutar de un campo más cómodo, con más aforo, y con luz artificial para jugar partidos nocturnos.

Lo ingresado por la venta se utilizó para pagar parte de la deuda que el club acumulaba. Al final, fue peor el remedio que la enfermedad. El nuevo estadio costó más de lo previsto y la deuda se disparó. La crisis económica llevó al equipo a la Tercera división en una sola temporada. El dicho de la época decía "un estadio de Primera y un equipo de Tercera".


El cambio de San Juan a El Sadar en 1967: los datos de un cambio de estadio histórico para Osasuna