• viernes, 03 de diciembre de 2021
  • Actualizado 05:09

 

 
 

CENTENARIO OSASUNA

Osasuna ascendió a Segunda división en Eibar después de pagar una 'prima' de 680.000 pesetas... en 1972

Osasuna y Salamanca llegaron empatados a puntos a la última jornada con una plaza en juego para ascender a Segunda división.

Equipo titular de Osasuna en el estadio de El Sadar durante la temporada 1971-72. Cedida.
Equipo titular de Osasuna en el estadio de El Sadar durante la temporada 1971-72 en Tercera división. Cedida.

La campaña 1971-72 de los rojillos en Tercera división fue dura, larga y protagonizada por una lucha codo con codo entre Osasuna y Salamanca, donde solo ascendía directamente a Segunda el campeón de grupo. La igualdad fue tal que los dos llegaron a la última jornada de liga empatados con 50 puntos y doce positivos.

La única diferencia para romper el empate a puntos era que el golaverage particular era favorable a los rojillos. Habían ganado (0-1) en el estadio Helmántico y en la segunda vuelta se empató (0-0) en el Sadar. 

Así se llegó a la última jornada de liga, donde Osasuna perdió en Eibar (2-0) y el Salamanca en Madrid (1-0) ante el Atlético Madrileño, de manera que los rojillos subieron a Segunda con todos los apuros y nervios del mundo.

Según publicó la “Gaceta Regional” de Salamanca, y se hizo eco el rotativo navarro “Arriba España” el 25 de mayo de 1972, el conjunto “charro” había atado bien sus cabos en Eibar. Primaba al cuadro guipuzcoano con 15.000 pesetas a cada jugador, más otras 15.000 si el Salamanca vencía en Madrid.

Se llegó a un acuerdo para el caso que el cuadro “charro” perdiera y el Eibar ganara, como finalmente sucedió. Cada jugador guipuzcoano cobró 7.500 pesetas y doble cantidad el entrenador, que entregadas a todos los jugadores sumaron 115.000 pesetas.

Osasuna no se quedó atrás, según esta publicación salmantina: “En los contactos previos, Osasuna había ofrecido 30.000 pesetas de prima al At. Madrileño por la victoria y la mitad por el empate. Los rojiblancos pidieron 50.000 y al final la cifra quedó fijada en 40.000 pesetas a cada uno de los quince jugadores y el doble al entrenador. Es decir, 680.000 pesetas”.

Cuando acabó el partido en Madrid, los jugadores rojiblancos gritaban camino de los vestuarios: “La pasta, la pasta, que nos presenten al emisario de Osasuna para que nos entregue inmediatamente el dinero, que lo hemos sudado”.

La última jornada se disputó el domingo 21 de mayo de 1972 a las cinco de la tarde en el campo de Ipurúa. Hubo un “entradón” con miles de seguidores osasunistas en las gradas, que se portaron con una gran corrección. Los goles llegaron en la segunda parte: El primero fue obra de Cortabarría en el minuto 55 y el segundo fue obtenido de penalti por Alcorta en el minuto 68.

Osasuna alineó a este equipo: Lanas, Santamaría, Laría, Mañú, Torrens, Sánchez Rubio, Esparza, Mata, Ostívar, Tirapu y Gonzalo. En el segundo tiempo (minuto 69), Iriguíbel sustituyó a Mata. El Eibar jugó con este once titular: Murguiondo, Lustres, Alcorta, Ontoria, Aranegui, Zárate, Cadarso, Lacasa, Cortabarría, Amuchástegui y Diego. Dirigió el partido el colegiado gallego Cabido, que se mostró casero al señalar el penalti de Sánchez Rubio a Lacasa.

Con el susto todavía en el cuerpo, el Presidente Fermín Ezcurra manifestó después del partido: “Lo dedico a la afición que ha ido a muchos partidos fuera. Me preocupaba por ejemplo que todos los que han venido a Eibar volvieran a Pamplona con la desilusión de no haber subido. He pasado mucho miedo. Estamos haciendo cosas para la próxima campaña, aunque no tengamos cosas concretas al no saber si subíamos o no”.

El entrenador osasunista, Miguel Blanco, comentó tras el choque el sufrimiento que había pasado: “En el descanso estaba tranquilo, pero después...  En la primera parte estaba convencido de que íbamos a puntuar, tal y como estaba jugando el equipo y las ocasiones de oro de Esparza y de Ostívar. En el primer gol hemos tenido verdadera mala suerte porque ha sido un saque defectuoso del portero. Ha sido un encuentro con el que podíamos haber cerrado con broche de oro la temporada y es una pena que no haya sido así. El futuro ya lo veremos. Tengo varias ofertas”.

Luis Ciaurriz, entrenador del Eibar, comentó después del encuentro: “Creo que Osasuna ha jugado por debajo de su rendimiento porque le agarrotaban los nervios y era un partido de enorme responsabilidad. Nos hemos aprovechado de ello. Si se hubiera adelantado en el marcador, nosotros no hubiéramos ganado. Les he visto muy bajos. Si quiere andar en Segunda división con soltura hay que reforzar muchísimo el equipo”, indicó el técnico navarro que tres años después se sentaría en el banquillo de Osasuna.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Osasuna ascendió a Segunda división en Eibar después de pagar una 'prima' de 680.000 pesetas... en 1972