• domingo, 26 de septiembre de 2021
  • Actualizado 09:47

 

 
 

CENTENARIO OSASUNA

Luis Sánchez Rubio "el Tigre de Alpedrete": un defensa de los de antes en los años 70

Madrileño de nacimiento, llegó en la época más difícil de los rojillos entre Segunda y Tercera, y triunfó en Pamplona.

Fermín Ezcurra junto a Luís Sánchez Rubio al entregarle la insignia de oro del club rojillo en 1980. Cedida.
Fermín Ezcurra junto a Luís Sánchez Rubio al entregarle la insignia de oro del club rojillo en 1980. Cedida.

Escribir sobre Luis Sánchez Rubio es recordar a un defensa central osasunista de 'los de antes', contundentes.De los que no se andaban en contemplaciones con la delantera rival. Son históricos sus goles de cabeza y sus arrancadas desde atrás con balón en velocidad, sorprendiendo al contrario, que levantaban a la grada del vetusto Sadar.

Fue el "David García" de aquella época, junto a los Berriozabal, Mina, Gelo. Se hizo con el puesto de inmediato y su forma de jugar 'caló' de inmediato entre la afición. Como se dice ahora 'cayó de pie' o fue un jugador 'nacido para jugar en Osasuna'.

Fue un jugador de pura casta y coraje que marcó una época dura de los rojillos entre la Segunda y Tercera división. Su apodo de "el Tigre de Alpedrete" le viene como anillo al dedo. Fue titular habitual en las alineaciones desde 1971 a 1980 con todos los entrenadores, aunque le queda el debe de jugar muy poco el último año que coincidió con el ascenso a Primera en la campaña 1979-80. 

Tal fue su compromiso con Osasuna que al final de su carrera se quedó a vivir en Pamplona. Tiene dos hijos navarros. Actualmente está jubilado, después de trabajar en una gestoría junto a la Plaza de la Cruz en la capital navarra, y colabora con el cuerpo técnico de Osasuna Promesas.

Sánchez Rubio remata de cabeza en un Osasuna - Castilla en el estadio de El Sadar. Cedida.
Sánchez Rubio remata de cabeza en un Osasuna - Castilla en el estadio de El Sadar. Cedida.

Sánchez Rubio llega a Pamplona en agosto de 1971 con el equipo rojillo en Tercera división, tras jugar en el Real Madrid juvenil y amateur, además del Boetticher y Getafe. En una entrevista en la prensa navarra asegura con 21 años. "Parece que la afición está con el equipo, que es lo que hace falta. Espero que no sea defraudada y que el año que viene estemos en segunda división".

"Estoy contento y espero que siga así toda la temporada. No me he ganado el puesto. Estamos mucha gente para los lugares de atrás y ello hace que sea difícil. Puede que sea duro pero no violento".

Después de nueve temporadas en el club navarro su ciclo termina con el ascenso a Primera en la campaña 1979-80. En la pretemporada de la siguiente 1980-81 recibe el homenaje de la afición durante el torneo Bankunión Ciudad de Pamplona en pretemporada. Fue el jueves 28 de agosto en los prolegómenos del partido Osasuna - Sporting (2-2) en El Sadar.

Sánchez Rubio recibió también la insignia de oro y brillantes del club de mano de Fermín Ezcurra. En declaraciones a la prensa navarra, manifestó: "No se puede expresar con palabras lo que deportiva y emocionalmente ha supuesto todo. Empecé en los juveniles del Madrid, luego fuiel Getafe, un año después en Osasuna".

Sánchez Rubio junto a Santiago Castillejo en Tajonar. Navarra.com
Sánchez Rubio junto a Santiago Castillejo en Tajonar. Navarra.com

"Donde me he dado a conocer mucho o poco en el futbol nacional ha sido en Osasuna. Luego a Osasuna le debo todo en lo personal. Aquí en Pamplona me he casado, tengo hijos y unos grandes amigos dentro y fuera del fútbol. En Osasuna he dejado muchos amigos y espero que muchos tengan en mí a un amigo".

Con el ascenso a Primera le dieron la baja en Osasuna: "Me hacía una gran ilusión jugar con Osasuna en Primera. Para mí fue lo peor de digerir el momento en que me llamó el presidente para comunicarme que la comisión técnica no veía muy favorable que siguiera porque el rendimiento en Primera podía ser un poco justo".

"Esto fue un poco decepcionante más que nada por el orgullo profesional de haber estado nueve años en Osasuna, tres en tercera y seis en segunda, y el último jugar en Primera por satisfacción personal. Ahora ya se va olvidando todo y por eso seguiré diciendo Aúpa Osasuna", aseguró Luis Sánchez Rubio, que tiene el corazón 'rojillo' y defiende sus colores a tope como dice la letra del himno.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Luis Sánchez Rubio "el Tigre de Alpedrete": un defensa de los de antes en los años 70