• lunes, 18 de octubre de 2021
  • Actualizado 19:51

 

 
 

BALONMANO

España se enfrenta al carácter ganador de una Eslovenia dirigida por Veselin Vujovic

Los 'Hispanos' disputan el segundo partido del Europeo de balonmano en Polonia este lunes a las 18:15.

España-Alemania
España venció su primer encuentro a Alemania.

El seleccionador nacional, Manolo Cadenas, aseguró que la clave para derrotar el lunes (18:15) a Eslovenia pasa por superar su "agresiva" defensa, para lo cual, como insistió, España deberá jugar con mayor fluidez en ataque que nunca.

Por su parte, la selección eslovena de balonmano confía en que la presencia en el banquillo del 'volcánico' Veselin Vujovic le dote de la dosis de carácter de la que tantas veces ha adolecido y que ha impedido al talentoso conjunto balcánico pelear por las medallas con asiduidad.

Pocas escuelas concitan tanta admiración como la eslovena, una auténtica fábrica de "jugones" que no deja de exportar jugadores que dominan, como pocos, los fundamentos básicos de este deporte. Su cuidada formación permite a los internacionales eslovenos destacar por su capacidad para leer el juego y manejar los espacios, propiciando un fluido y vistoso balonmano que convierte a Eslovenia en una de las selecciones más atractivas para el espectador.

Sin embargo, la excelencia táctica de los eslovenos se ha visto lastrada por la ausencia de un mayor carácter competitivo, lo que explicaría el exiguo palmarés de Eslovenia, que sólo cuenta con una medalla de plata, la lograda en 2004 en el Europeo disputó como anfitriona.

La Federación Eslovena de balonmano ha tratado de resolver ese problema con la contratación del entrenador serbio Veselin Vujovic, que sustituyó el pasado mes de mayo a Boris Denic, el técnico que llevó a Eslovenia a su mayor logró en los últimos años, la cuarta plaza conquistada en el Mundial de España 2013.

Si algo le sobra a Vujovic, una de las grandes leyendas del balonmano mundial, es carácter ganador. Un temperamento, excesivo en ocasiones, que le ha llevado a protagonizar algún que otro sonado altercado tanto en su etapa como jugador como en su actual faceta de técnico.

Un sello ganador que ya comienza a notarse en el conjunto esloveno, que desde la llegada de Vujovic se comporta como un equipo mucho más aguerrido en defensa. No es extraño ver a los balcánicos con sistemas muy abiertos y presionantes en busca continua del error del rival.

Aunque el mayor problema para Vujovic esta siendo hasta el momento el traspaso de poderes entre la vieja guardia, liderada por el central Uros Zorman, y la nueva generación de internacionales eslovenos, encabezada por Dean Bombac.

Una cuestión que Vujovic no ha acabado de resolver, como demuestra el papel secundario de Bombac, una de las grandes sensaciones de la Liga de Campeones, que se ve obligado a desplazarse al lateral para que el veterano Uros Zorman, que acaba de cumplir 36 años, siga manejando el timón del equipo.

No obstante, tanto Zorman como Bombac, así como el más joven Miha Zarabec, garantizan que el juego esloveno siga siendo un prodigio de elaboración, en espera de que Borut Mackovsek se convierta definitivamente en el "cañonero" que Vujovic considera que le falta a Eslovenia para dar un nuevo paso en el escalafón internacional. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
España se enfrenta al carácter ganador de una Eslovenia dirigida por Veselin Vujovic