Colaboradores

Hoy iba a escribir sobre, vaya por dios, quien lo iba a sospechar... seguro que todos se han quedado tan sorprendidos como yo, que el PNV ha confesado sin problema ninguno que en Navarra mandan ellos desde sus despachos de Bilbao.

La noticia decía que, en Japón, las personas mayores están delinquiendo para que las metan en la cárcel y así no estar solos y garantizarse un lugar donde vivir. Compañía a cambio de renunciar a su libertad decía en un tono dramático. El asunto lo es, pero ¿cuál es la verdadera libertad?

Crítica del concierto celebrado el martes 26 de febrero en el Auditorio Baluarte enmarcado en la temporada de Fundación Baluarte.

Si sigue así, Osasuna agotará todo tipo de calificativos elogiosos, por juego y carácter. Y allí, donde no llega el equipo, cuando parece que las piernas no llegan o el balón se escapa, aparece El Sadar para poner el resto. El Sadar forever.

Parece que en abril hay elecciones. Otra vez. Y en mayo. Otra vez. Ya he perdido la cuenta de las veces que he votado estos últimos cuatro años, me recuerda a esa escena de Forrest Gump cuando habla de sus visitas a la Casa Blanca.

Leía las noticias esta semana de Europa y lo vi claro. Este sería el primer titular en caso de independencia de Euskalmarranería, con Navarra dentro del mondongo.

¿Las han recibido? Seguro que sí, que uno recibe lo que cree que es un mensaje y se encuentra un sermón de algún amigo hablando solo. Bueno amigo no sé, que un amigo no sé si haría eso, que conozco parejas que han durado menos que algunas de las notas de voz que he recibido.

Tuve la satisfacción de participar, desde mi modesta actividad política en UCD-Navarra, en la transición española del régimen personalista de Franco al democrático actual. 

Como cada año ya está aquí el Seis Naciones, el torneo de rugby que enfrenta a las mejores seis selecciones del hemisferio norte, o las cinco mejores e Italia, según preguntes. Pero no lo utilizaré para hablar de rugby, no se preocupen. O sí. Jueguen.

La Ley contra la violencia en el año 2007 puso sobre la mesa las garantías legales necesarias para que dentro de nuestros estadios no tendrían cabida quien solo busca violencia en el fútbol.

“Es que no entiendo por qué me hizo eso, que lo conozco desde que tenía cuatro años, ¿te lo imaginas?, vale que hacía un tiempo que no nos veíamos, pero me trató fatal. Fatal de verdad, y delante de todo el mundo. Es una vergüenza”.

Partido práctico en Almería. De tú a tú, sin amedrentarse. Uno de los dos podía ganar, perder o empatar. Se trata, simplemente, de nadar y guardar la ropa, pero sin perder la cara al partido. En la posdata hablaremos en adelante de otras cosas.

Recuerdo que había uno en casa cuando era pequeño, un regalo para alguno de mis hermanos seguro, y cuando lo encontraba lo lanzaba siempre con la esperanza de que volviera. No lo conseguí jamás.

Leí el otro día que hay cosas fundamentales en la vida que no requieren estudios, pero sí educación; después pensé que hay otras tantas que son más una cuestión de actitud que de aptitud. La práctica, obras son amores.

En los momentos preelectorales, parece oportuno preguntarse sobre las coaliciones electorales de los partidos y, en concreto, sobre si UPN y PPN debe concurrir juntos o separados a las próximas elecciones regionales y municipales. 

No sé lo que durará esta despedida... nunca sé lo que dura nada en mi vida. Quizás me despida definitivamente hoy o dentro de 20 inviernos aún siga dando la matraca diciendo adiós con la manica. Soy como esa novia coñazo que aunque te dejó hace mucho, sigue apareciéndose en sueños para joderte los amaneceres. Lo asumo.

Tendemos a valorar si las decisiones son buenas o no según las consecuencias que tienen, como si decidir en sí mismo no fuera bueno.

El conflicto de intereses en el que ha incurrido la presidenta Barkos en relación  a la apropiación Palacio Marqués de Rozalejo por parte de unos individuos de la izquierda abertzale está perfectamente determinado.

Esta es la semana de los propósitos para el año nuevo, para hacer un listado de las proyecciones que tenemos sobre lo que queremos ser. Todos a largo, por supuesto, no vaya a ser que los pongamos cerca y nos toque cumplirlos.

Este es el mes de las listas de lo mejor del año, libros, canciones, películas, series y lo qu ese les ocurra, ¿no han hecho la suya? Mi lista he decidido que sea de agradecimientos, no se me ocurre mejor forma de cerrar este año que ya tarda en acabarse.

Aprovechando que las fechas invitan a ello, envuelto en estas nieblas que no presagian nada bueno, quiero contaros un cuento de navidad que sucedió hace poco, muy poco tiempo en un lugar muy pero que muy cercano.

El autor reflexiona sobre el sistema "ineptocrático" que rige la actual vida política y la falta del sentido político para la toma de decisiones trascendentes. 

Desde antes de que fuera elegido candidato por UPN al Ayuntamiento de Tudela, y de eso hace ya nueve meses, comencé como vecino a estudiar, analizar y trabajar las necesidades reales de Tudela y la Ribera. 

 No es que no esté bien que la gente se quiera –y mucho menos que se enamore- en esta época de año. Pero la Navidad, creo, va de algo diferente a ese sentimiento.

“Uno nunca puede estar seguro de lo que debe hacer y jamás tendrá la certeza de haber hecho lo correcto”.  Esto decía, entre otras muchas perlas, Zygmunt Bauman, sociólogo polaco que falleció el año pasado y al que, como a casi todo, he llegado tarde.

Recientemente, en el Museo Universidad de Navarra, se representó la obra teatral ‘Azaña, una pasión española’, en la que se muestra al que fuera ministro de la Guerra, presidente del Consejo de Ministros y presidente de la II República como un hombre probo, amante de la paz, de la libertad y de la independencia, y como un defensor de los derechos del pueblo.

La Constitución española de 1978 ha cumplido con creces los deseos de convivencia que, con su aprobación hace ahora 40 años, los españoles depositaron en ella con mayoría apabullante. Fue apoyada por el 91,81 % de los votos válidos emitidos. 

Por qué acudir el 15 de diciembre a las 12.00 a la plaza de la Insumisión a decirle al Gobierno de Navarra que no, que no puede imponer su doctrina.

A poco que pongas la oreja y los ojos te encuentras siempre, incluso aunque no quieras ni ver ni escuchar, con nacionalistas vascos, esa plaga bíblica de lemmings con slogan en bucle y martillo neumático, dando la matraca sin parar. 

“Hay que luchar contra el bloque de la extrema derecha”, “hay que generar un bloque de partidos que frene la entrada del fascismo”. No me pregunten quien lo dijo porque sinceramente me da igual, lo que sé es que una vez han pasado los quince días de campaña en los que los electores importamos algo, hemos vuelto a la guerra de partidos, que olvidan pronto quien les vota.

Sentaos, amados lectores. Con estas nieblas que solo invitan a permanecer junto a la chimenea con un pelotazo de gintonic cerca y unas castañas entre las manos, quiero contaros una historia que viví el fin de semana pasado, en una calle color sepia de Irroña.

La asamblea echó abajo los presupuestos y días después aparecen otras cuentas con millón y medio más de ingresos. ¿Quién lo entiende?. O nos tomaron el pelo quince días antes, o quince después. El ‘factotum’, máximo gestor del club, tiene motivos para andar estresado.

“Es cuestión de tener la oportunidad más que la necesidad”, lo soltó de golpe y bebió un trago de café americano, como si fuera un comentario más de desayuno, pero no he podido dejar pasar la oportunidad de aprovecharlo.

Es recurrente. Cada vez que me preguntan sobre Navarra, me quedo en blanco. No soy capaz de recomendar un restaurante o un simple pueblo para visitar, por ejemplo, como para definirla, improvisando además. ¿Que cómo es Navarra? Yo qué sé...

El fútbol norteño hay que saber preverlo y ejecutarlo, actuar en consecuencia. Lo que no es de recibo es jugar al toque en una piscina. La culpa es del entrenador. No del ‘factotum’. A éste hay que buscarle por otros lares.

Dice la RAE que representante es la persona que representa a un ausente, cuerpo o comunidad. Vaya bochorno de representantes tenemos después del numerito del parlamento de esta semana, supongo que nos consideran ausentes y por eso se comportan como les brota.

Mientras todo el mundo va a enfrascarse en la repugnante anécdota de si un diputado resopló, rebuznó o escupió a un ministro de España, mientras los tertulianos a peso van a asegurar que fue un estornudo o que esputó el virus ébola por su putrefacta boca podemos perder la ocasión de dar el ejemplo perfecto de como funciona una mente enferma.