• lunes, 18 de octubre de 2021
  • Actualizado 13:54

 

 
 

Opinión / Abogado.

PAI, un buen programa de aprendizaje

Por Sergio Gómez Salvador 30 octubre, 2016 - 11:04

No ha sorprendido a nadie el informe hecho público por el Departamento de Educación del Gobierno de Navarra, en relación al PAI. Ni a propios ni a extraños, ni a partidarios ni a detractores.

El resumen es sencillo, estamos ante un buen programa de aprendizaje que funciona y que eleva el nivel educativo del alumnado.

Bien pudiéramos poner en evidencia las enormes leladas escuchadas durante este tiempo de los detractores. Ahí está la hemeroteca. Sí que llama la atención nuevamente la falta de participación en la elaboración del diagnóstico. Preocupa que a quienes se les llena la boca con “los nuevos tiempos”, ninguneen a organizaciones y particulares que podían aportar mucho. Reconozco que duelen las palabras del Consejero cuando dice que el PAI sale adelante gracias al profesorado, obviando y ninguneando la labor esencial que hacen las familias de los alumnos PAI. Sin las madres y padres detrás de esos alumnos no obtendrían esos resultados, pero se obvia.

Preocupa, y mucho, que se vaya a posibilitar salir del programa PAI a los centros con la mera decisión del Consejo Escolar del centro. Consejo, en el que las familias no pueden vetar esa decisión. Va a resultar que quienes tienen que adaptarse al programa, con mucho esfuerzo eso sí, tienen en su mano rechazarlo sin motivación específica alguna. Esta denominada autopista de salida, puede terminar pisoteando los derechos educativos de las familias. Si así lo intentan, lo terminará determinando un juez.

No se me escapa que el Departamento tiene intención de modificar los criterios del baremo de acceso a los colegios. Lo he dicho muchas veces, imponer el código postal por encima de la voluntad de las familias es simplemente estalinista. Nos vamos a encontrar con muchas situaciones en las que las familias no viven en la zona que desean, por culpa de la crisis que todos hemos padecido, y que además, el Gobierno no va a facilitar que ese alumnado acuda a otros centros diferentes al de su barrio. Tenga, o no tenga PAI. Es decir, que si no podemos elegir libremente centro, y el que nos toca no tiene PAI, pues ajo y agua, a perpetuar la maldita crisis y los efectos de la burbuja del ladrillo. Todo muy progresista.

Reconozco que me apena que este gobierno no apueste por favorecer que cualquier alumno que lo desee estudie en un determinado centro educativo, bien de iniciativa gubernamental, o de iniciativa social. Un centro con PAI, o sin PAI. Y sin embargo, ceda a los lobbies de presión de aquellos sindicatos de profesorado que amenazaron con impugnar nuevas plazas de profesorado con requisito de inglés C1. Un despropósito con tintes muy muy estalinistas.

Una última cuestión. Revisando el dichoso informe del PAI, veo en los cuestionarios para el alumnado una reiteración de textos en los que no se tiene ningún tacto con el lenguaje sexista. Es algo a lo que este Departamento de Educación ya nos tiene acostumbrado, pero que sigue llamando la atención.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
PAI, un buen programa de aprendizaje