Opinión / Blogger, técnico sanitario, instructor de actividades acuáticas y socorrismo, profesor de spinning y estudiante de derecho.

Delito telemático

Por Paco Sánchez 13 octubre, 2016 - 7:43

Si hablamos de Derecho, todos en mayor o menor medida conocemos las diferencias entre civil y penal. 

Todos parecemos conocer nuestros derechos: derecho a un trabajo digno, derecho a una vivienda, derecho a expresar nuestras opiniones… pero a veces se nos olvidan nuestras obligaciones. 

A mi entender tenemos dos tipos de obligaciones: obligaciones de ley y obligaciones morales. Las de ley están por escrito y son de obligado cumplimiento; las morales son aquellas que nos enseñan, nos educan, no son de obligado cumplimiento porque depende de la educación de cada uno, pero creo que deberíamos darle una vuelta a esto.

Por otro lado tenemos las redes sociales, sobre todo Twitter y Facebook, que son fenomenales, pero no hemos de olvidarnos que nuestros derechos acaban donde empiezan los del vecino y viceversa.

Así como en Sanfermines “no todo vale”, en las redes sociales tampoco vale todo. Tenemos derecho de expresión, derecho a opinar sobre lo que queramos, pero también tenemos la obligación de respetar al prójimo. Leo últimamente en redes sociales personas que se exceden en sus derechos tanto de ley como moral.

Claro que puedes opinar sobre lo que quieras en 140 caracteres, pero también debes atenerte a las consecuencias de tus actos. Por suerte hoy día las fuerzas y cuerpos de seguridad velan por nuestros derechos también en Internet. Hay veces que deberíamos guardarnos nuestras opiniones y no airearlas en las redes sociales porque podemos perder el control de la situación en cuestión de minutos.

Esto no va de ideologías ni de política, va de respeto y educación. Puede que no te gusten los toros, los sanfermines, un partido político, la ideología de tu vecino, pero debes respetarla. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Delito telemático