Opinión / Ha trabajado en los principales medios de comunicación del país, desde Cadena SER o Cadena Cope, así como Telecinco, Canal Sur o Agencia OTR/Europa Press entre otros.

El reencuentro

Por Julia Navarro 22 marzo, 2016 - 22:38

Pues sí, el viaje de Barack Obama a La Habana se puede calificar de histórico aunque en demasiadas ocasiones se califica de "histórico" cualquier cosa,

pero esta vez el calificativo hace justicia a la realidad.

Obama está siendo un presidente que ha hecho menos de lo que prometió pero seguramente mucho más de lo que se podía prever que hiciera y presentarse en La Habana y fotografiarse con Raúl Castro ha sido sin duda un gesto valiente.

Es evidente que los Castro se pueden apuntar como un éxito la visita del Presidente Obama, pero más allá de la propaganda del régimen castrista lo importante es que empiecen a normalizarse las relaciones entre los dos países porque eso va a beneficiar en primer lugar a los cubanos.

Ha sido un error, un inmenso error la política estadounidense respecto a Cuba. El bloqueo no ha servido para debilitar a los Castro, todo lo contrario, pero sí ha servido para dificultar la vida de los cubanos.

No hay nada que socave mas a una dictadura que se cuele por las rendijas del régimen la libertad y el modelo de vida de los ciudadanos de otros países.

Barack Obama ha sido valiente enfrentándose a la poderosa comunidad cubana de Miami, y soportando de paso los ataques de sus adversarios del Partido Republicano, y también sabiendo que parte de la sociedad estadounidense no está convencida del paso que ha dado. Pero el presidente Obama ha acertado. A estas alturas de la historia resulta absurdo que Estados Unidos y Cuba sigan enfrentados. Es evidente que las diferencias entre ambos países son profundas, tanto como lo son entre un país democrático y una dictadura,pero es de un cinismo tremendo defender que no se tienen relaciones con Cuba porque es una dictadura y al mismo tiempo tener relaciones con países donde se violan todos los días los derechos humanos como son los países del Golfo o Arabia Saudita, aliados de los norteamericanos.

De manera que la falta de relaciones entre Estados Unidos y Cuba era ya un anacronismo de la guerra fría.

A Obama se le ha notado incómodo en su visita la Habana y a Raúl Castro arrogante y soberbio convencido de que se ha apuntado un tanto. Lo cierto es que por una cuestión de edad a los Castro no les queda mucho tiempo al frente de la isla y que más pronto que tarde Cuba tendrá la oportunidad de iniciar su propio camino hacia la democracia de manera que Estados Unidos estará ya allí, en la isla cuando eso suceda. Esa es la cuestión de fondo.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El reencuentro