Opinión / Ha trabajado en los principales medios de comunicación del país, desde Cadena SER o Cadena Cope, así como Telecinco, Canal Sur o Agencia OTR/Europa Press entre otros.

Doble moral

Por Julia Navarro 27 noviembre, 2015 - 0:02

El pasado 3 de octubre las tropas norteamericanas "volaron" un hospital de Médicos sin Fronteras situado en la localidad afgana de Kunduz.

Murieron treinta personas entre personal sanitario y pacientes amén de decenas de heridos.

La comunidad internacional miró hacia otro lado. Ningún presidente de ningún país democrático alzó la voz para pedir responsabilidades por lo sucedido.

Ahora, se ha hecho público un informe de los propios estadounidenses sobre lo ocurrido y señalan que fue un "accidente evitable" debido a un "error humano". Y se han quedado tan tranquilos.

El comandante de las tropas internacionales, John Campbell, fue el encargado de presentar ese informe tan benévolo con ellos mismos que ha tenido una respuesta inmediata por parte de Médicos sin Fronteras.

Christopher Stokes ,director general de Médicos sin Fronteras ha respondido que su organización no se cree la teoría del accidente, que no fue un error y que Estados Unidos tiene una responsabilidad clara en el ataque al hospital de Kunduz.

Stokes pide además que una Comisión Internacional Humanitaria investigue los hechos y elabore un informe independiente.

Pero ningún país parece respaldar la petición de Médicos sin Fronteras. Es más, todos tienen prisa por dejar definitivamente cerrado el caso. En Occidente, hacen la vista gorda ante los errores de los que pertenecen al mismo club. Lo acabamos de ver con el derribo del avión ruso por parte de Turquía. Una acción irresponsable cargada de intencionalidad política en la que la credibilidad del gobierno turco ha quedado una vez más en entredicho.

Con estas dos acciones ha quedado una vez más en evidencia esa doble moral que se gastan los gobernantes de Occidente.

A mí me escandaliza la falta de interés de los lideres europeos por la voladura del hospital de Kunduz y la pérdida de treinta vidas.

Médicos sin Fronteras, al igual que otras organizaciones no gubernamentales, cumple una función social impagable. Qué menos que se lleve a cabo esa investigación por parte de una Comisión Internacional Humanitaria que establezca responsabilidades. Pero va a ser que no. Se impone el silencio y pasar página. ¡Que vergüenza!


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Doble moral