Opinión / A mí no me líe

Las madres navarras son todas unas fachas

Por Javier Ancín 02 noviembre, 2018 - 9:26

Ya sabemos para qué quiere la independencia Barkos. La semana pasada nos lo enseñó remangándose la saya, luciendo la pantorrilla y con ella el pie del que va a cojear toda su vida, camino de Bilbao: antes vasca que sin silla.

Manifestación convocada por un grupo de madres navarras para reclamar la devolución del IRPF correspondiente a los permisos de maternidad disfrutados desde 2014. ARCHIVO
Manifestación convocada por un grupo de madres navarras para reclamar la devolución del IRPF correspondiente a los permisos de maternidad disfrutados desde 2014. ARCHIVO

Una sentencia judicial española obliga a que Hacienda devuelva a las mujeres en baja maternal la pasta indebidamente robada, pero ella, que no es española, que ella es vasca, y tiene Hacienda propia con la que fantasear con serlo, ha dicho que a las mujeres navarras no les va a devolver el dinero que se les ha robado por ser madres y que los tribunales españoles les han devuelto.

A ella las mujeres no le importan, a ella solo le importa hacer lo contrario que hace España, porque es vasca y no española... así, en bucle. Ella es vasca y lo va a demostrar en cada puñetera decisión que tome. ¿Y las mujeres? Calla, facha. Ya, ¿pero las mujeres? También, fachas. Todas, madre incluidas. Gora Euskalerría y a callar.

Básicamente ha aplicado el axioma, muy nacionalista vasco él, que debe de ser el hecho diferencial del que hablan todo el santo día, de que les devuelva el dinero a las madres navarras su padre.

Y silencio reverencial de todas esas asociaciones feministas que antes que defender a las mujeres, defienden el nacionalismo opresor y machista. Iba a decir que sorprendentemente pero aquí no hay en realidad sorpresa alguna, que todos sabemos cómo funciona la maquinaria nacionalista vasca: como un rodillo, como esa apisonadora que está en la mediana de la avenida de Bayona, en euskera Baiona (por qué el vasco escrito unas veces prima las grafías griegas, por ejemplo, la k, y otras las desprecia, como la y griega, en favor de la latina, i? Bilingüico mío, tienes tarea hoy también. Te doy dos horas. Ya estás tardando).

En realidad estas asociaciones nacionalistas vascas a las mujeres no las defienden nunca, como tampoco defienden a los trabajadores los sindicatos nacionalistas o informan los periódicos nacionalistas. Esas asociaciones están ahí para que todos los lados de la sociedad, que no se despiste nadie, trabajen para su paranoia vasca: la indepempollas. En euskera indepenpoias.

Y para cobrar, para eso también están, para llevarse la pasta de las subvenciones y así vivir y también evitar que otros grupos apolíticos puedan ocupar ese espacio de defensa de nobles causas, desde la de informar contra su poder hasta la de la defensa de las mujeres en busca de igualdad plena.

Luego los matxirulos somos los demás. Donde manda Barkos, delegada comercial de Urkullu, no mandan chalupas... ni chaladas/txaladas. Las del machete al machote, con tx, se vuelven dóciles como mojigatas gatitas decimonónicas sometidas al poder del gran buco Urkullu, que en realidad es el que corta el bacalao/bakalado en Irroña aplicando el “cuanto peor (para Navarra), mejor (para Euskadi)”. Y si de paso cae Navarra para Euskadi, pues eso que se llevan para Neguri los matxotes Jeltzales.

El heteropatriarcado -en euskera heteroaitarkado- es su ideología nacionalista vasca, esa fundada por el dios de los machistas, Sabino Arana, que relegaba y relega y relegará a las mujeres, basta ver a los carcas del peneuve y sus cuadros directivos, a coser y lavar ikurriñas.

El ideal de mujer vasca no es como la mujer española, que sale fuera de casa a trabajar, es decir, a cotizar, y a la que se le puede devolver el IRPF cuando es madre. El ideal de mujer vasca es la que no pone en bretes a Barkos, pidiendo que se respeten sus derechos como madres y como trabajadoras. Eso para las mujeres españolazas... ca.

La Navarra de Barkos, la única comunidad que no devolverá las retenciones del IRPF por prestación de maternidad, a la cabeza del mundo moderno, conciliando la nada con la más absoluta de las miserias. Y eso es todo.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Las madres navarras son todas unas fachas