• viernes, 02 de diciembre de 2022
  • Actualizado 13:50

Opinión / A mí no me líe

Las empresas huyen de la Navarra socialista de Chivite

Por Javier Ancín 27 mayo, 2022 - 10:03

En España hay tres sistemas fiscales. Navarra, País Vasco y resto de España son tres entres que pueden fijar sus impuestos de manera autónoma. Pues en Navarra pudiendo ser un paraíso, los aberchándales han decidido que seamos un infierno fiscal para quien podría generar empleo.

Lo venimos diciendo hace tiempo, la Navarra de la socialista Txibite se hunde. Es decir, la alianza entre el PSOE, los comunistas de Podemos, los xenófobos vascos de Arana y los también vascos del partido de la eta para Navarra solo ha traído ruina. Pero ni puto caso. 

A los aberchándales no es que les da igual, es que directamente es su proyecto. La única posibilidad que tienen de que Navarra forme parte de su fantasmagórico proyecto político totalitario, la única fórmula factible para anexionársela a su Euskkkalerría capital Bilbao, es destrozándola para quedarse con los escombros porque piensan que una escombrera ya no tendrá navarros que quieran defenderla. Y si por el camino pueden ir saqueando a Navarra para engordar su haciendas vascas, negocio redondo. 

Ayer nos enteramos de que Navarra es la comunidad donde más empresas se han largado en este primer trimestre del año. Y números netos, nada de porcentajes o cosas raras. El saldo entre las empresas que llegan y se van, ese número resultante de la resta, es mayor que el número de empresas que se han ido hasta de Cataluña, por poder otro ejemplo de sociedad destrozada por el socialismo y el nacionalismo. Telita con el dato.

Este que iba a ser el ejercicio de la recuperación social, este que nos vendieron como el del despegue económico, la nueva normalidad nos traerá riquezas y bienes y abrazos y besos en los morros y tal de felicidad, ¿recuerdan?; pues bien, aquí en Navarra seguimos cavando la sepultura en la que llevamos -nos llevan más bien, y con una docilidad sorprendente-, metidos hace mucho tiempo.

La explicación es muy sencilla. A ver si ya por fin se entiende. Lo que paga una empresa en el resto de España, resumiendo, el impuesto de sociedades, es un 25%. En el País Vasco, como son listos, ese impuesto lo tiene en el 24% y en Navarra, como somos gilipollas, es decir, como hemos dejado la política fiscal en manos de los aberchándales capital Bilbao, lo tenemos en el 28%. 

¿Si usted quisiera poner una empresa, donde la situaría, en La Rioja al 25%, en Navarra al 28% o en el País Vasco al 24%, es decir, donde pagas más impuestos o donde pagas menos impuestos? Pues esto que es tan sencillo de ver, el borono votante aberchándal navarro no lo ve. 

Lo jodido de esto es que Navarra para competir con el País Vasco lo podría poner en el 23% o el 22% pero, como quien manda en Navarra es Bilbao y no van a tirase piedras sobre sus propias haciendas vascas, lo tenemos más caro incluso que el régimen general español. El PNV a ganar euskodinero y tú, navarro, a tocar los cencerros con el culo: todos vascos.

En España hay tres sistemas fiscales. El vasco, el navarro y el que opera en el resto de España. Es decir, Navarra, País Vasco y resto de España son tres entres que pueden fijar sus impuestos de manera autónoma. Pues en Navarra pudiendo ser un paraíso, los aberchándales han decidido que seamos un infierno fiscal para quien podría generar empleo.

¿Para qué queremos Fueros si cuando los podemos utilizar a nuestro favor, llegan los aberchándales y nos pegan un tiro en la sien con ellos? Ah, misterios de la autocomplacencia de Navarra, del conformismo de esta tierra, del mirar a la catástrofe sin hacer nada, como miran las vacas pasar el tren que para colmo, tampoco llega, que es muy mala la alta velocidad española, nosotros el apeadero de la cochambre con los vagones de hace 40 años.

Aquí la gente se piensa que defender los Fueros es defender ese monumento, bastante hortera por su programa iconográfico más kirsch que una película de Almodóvar, por cierto, y poco más. Defender nuestro autogobierno sería sentarse en una mesa los que gobiernan Navarra, ver cómo podemos ser más atractivos fiscalmente que el País Vasco, nuestro competidor económico principal, descender el tipo impositivo siempre por debajo de ellos y hacer que todas esas empresas que nos roban eso vecinos que dicen que tanto nos quieren, se queden en Navarra, o directamente que nos elijan a nosotros antes que a ellos. Y lo demás, folclore aberchándal, del que no se come, joder, que no crea empleo ni riqueza, solo se caga unos truños monumentales. Y eso es todo.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Las empresas huyen de la Navarra socialista de Chivite