• miércoles, 08 de febrero de 2023
  • Actualizado 17:21

Opinión / A mí no me líe

La caridad que practica el PSOE solo ayuda a Sánchez

Por Javier Ancín 28 diciembre, 2022 - 10:21

"Sánchez lo cínico ya lo traía de casa así que lo único que ha conseguido es profundizar en sus miserias con sus arbitrarias caridades: ahora te bajo unos céntimos la gasolina tarde y mal y te los subo de nuevo cuando quiero. O ahora te bajo el IVA de los alimentos cuando ya me he forrado con él para que creas que mi bondad es infinita".

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez comparece ante los medios tras el Consejo de Ministros. EFE / Juan Carlos Hidalgo
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez comparece ante los medios tras el Consejo de Ministros. EFE / Juan Carlos Hidalgo

En vez de gobernar fomentando unas condiciones generales óptimas, sostenidas en el tiempo, para que cada cual desarrolle su vida a su manera, Sánchez se ha propuesto practicar la caridad, que si has visto la peli de Buñuel, Viridiana, ya sabes cómo termina. Básicamente como el rosario de la aurora.

Una borrachera de violencia y destrucción, un caos terrorífico en el que todos pierden. Pierden los caritativos, que Viridiana acaba convirtiéndose en lo contrario a la novicia ingenua que comienza siendo, trocándose en una cínica que abraza los pecados de los que huía y pierden los pobres, que huyen después de haber liado la mundial dándose un atracón al no aceptar las migajas que les dan en una casa que tiene en sus bodegas los mejores vinos del mundo, que tiene en sus despensas las mejores viandas que puedas imaginar, que tiene en sus muebles las mantelerías de hilo más exquisitas de la época.

En Viridiana por perder pierde hasta la censura, que vio intolerable un final sin más, soseras, donde Viridiana llama a la puerta del dormitorio del personaje de Paco Rabal, cambiándolo por Viridiana entrando en la alcoba del señor y poniéndose a jugar al tute con él y la criada, que andaba por ahí, mariposeando, en lo que se insinúa claramente como un trio sexual a poco avispado que estés. Pero eso es otra historia.

Sánchez lo cínico ya lo traía de casa así que lo único que ha conseguido es profundizar en sus miserias con sus arbitrarias caridades desde su avión privado, desde su palacio de la Moncloa: ahora te bajo unos céntimos la gasolina tarde y mal y te los subo de nuevo cuando quiero, nadie sabe tampoco realmente por qué, a primeros de año, por ejemplo. O ahora te bajo el IVA de los alimentos cuando ya me he forrado con él para que creas que mi bondad es infinita vete tú a saber hasta cuándo también.

La caridad del PSOE además de inútil es falsa porque al contrario que la de Viridiana, que al menos era real, no consiste en darles a los pobres dinero de su hacienda, de la herencia de su tío, sino que les paga con las limosnas requisadas que han conseguido recolectar previamente.

Practicar la caridad con el propio dinero de los pobres y salir a sacar pecho por ello es llegar a unas cotas de cinismo nunca vistas con anterioridad. Con Sánchez siempre batimos récords miserables. Es la naturaleza del personaje, la de un narcisista psicopático que quiere que le quieran, que necesita que le quieran, que le van a querer deseen hacerlo o no. La alternativa con Sánchez es o me quieres o te destruyo.

Ni una medida estructural que intente cambiar la derrota del país, todo parches que no van a ninguna parte, haciendo a la sociedad navegar en una espiral descendente hacia el infierno sin alternativa posible. ¿Y por qué? Pues un poco por incapacidad de hacer que las cosas mejoren -no saben- y un mucho por lo que confesó el socialista Petro, presidente de Colombia: cuando los pobres dejan de serlo se vuelven de derechas.

Es decir, ya no les votan y eso, un gobernante de izquierdas no podría tolerarlo porque perdería su forma de vida: hacer creer al personal que está en política para que la gente tenga más dinero en sus bolsillos para hacer con él lo que le de la gana.

La izquierda necesita pobres, muchos... sin pobres, ay amigo, se queda sin negocio, por eso mientras gobierne la izquierda nunca dejará de haber pobres. Y eso es todo.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La caridad que practica el PSOE solo ayuda a Sánchez