Opinión / Periodista, escritor y comentarista político.

Clamor silencioso

Por Isaías Lafuente 09 marzo, 2016 - 23:42

El oxímoron está cuajando como figura retórica entre los políticos españoles. El último en usarlo ha sido el expresidente de la Región de Murcia, el popular Alberto Garre, que ha manifestado que en el PP hay un "clamor silencioso" que pide que Mariano Rajoy "dé un paso atrás por España y por el Partido Popular".

Inmediatamente el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, le ha dicho que no confunda su opinión personal con el sentimiento colectivo. Y la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, ha devaluado sus declaraciones porque vienen de una persona "que está de salida" en el partido.

No sabemos si en el PP existe un nivel de contestación que pueda considerarse clamor para que Rajoy se aparte. De lo que no cabe duda es de que el monumental silencio sobre su liderazgo no responde a un entusiasmo colectivo en torno a su figura, venida a menos tras los resultados electorales que le hicieron pasar de la mayoría absoluta a una minoría insuficiente para gobernar y su posterior actitud declinante ante el rey para intentar forjar una alianza que le permitiese defender su investidura.

En todo caso, sea cual sea el nivel de decibelios existente en el PP en la contestación a Rajoy, también parece evidente que el fenómeno no será exclusivo en su partido. No es difícil de imaginar que Sánchez en el PSOE, Rivera en Ciudadanos y Pablo Iglesias en Podemos, también estén escuchando voces, sean murmullo o clamor, que pongan en cuestión los pasos dados en el incierto proceso para elegir un nuevo presidente de Gobierno. Es lo que tiene la nueva política, que, descartadas mayorías absolutas, los procesos de acercamiento o de desmarque del adversario están cargados de contradicciones.

Y acordar desde la izquierda con quien considerabas marca blanca del PP, pactar con quien dijiste que jamás pactarías, querer ser vicepresidente de un partido al que considerabas casta y manchado de cal asesina, o intentar que te apoye en una gran coalición al líder al que un mal día dijiste que no volviera a aparecer por el Congreso de los Diputados, supongo que son contradicciones que no recibirán dentro de cada uno de los partidos un aplauso unánime. Pero es lo que hay. Y sea ahora o en junio es la materia prima con la que deben trabajar para cumplir con el mandato recibido en las urnas.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Clamor silencioso