Opinión /

Ucrania, la guerra olvidada

Por Gustavo Galarreta 11 marzo, 2017 - 7:30

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea se reúnen estos días en Malta para tratar de impulsar el proyecto de Europa así como para analizar los temas que en la actualidad están sobre la mesa del continente.

Ucranianos armados permanecen junto a vehículos de combate. EFE
Ucranianos armados permanecen junto a vehículos de combate. EFE

No está en las primeras planas ni en los informativos pero en la actualidad es el único conflicto bélico que tiene lugar en suelo europeo: la guerra de Ucrania.

Que siempre han existido conflictos más mediáticos que otros es y será una realidad, pero la verdad es que en nuestra Europa se está librando un conflicto bélico y, por las circunstancias o los intereses determinados, no se le está dando la importancia real que tiene para todos los europeos. El conflicto bélico en Ucrania desde el año 2014 hasta la actualidad se ha podido cobrar la vida de una cantidad aproximada (según fuentes no oficiales) de 50.000 víctimas, entre militares y civiles.

En los últimos días se han recrudecido los combates entre  las fuerzas independentistas de las autoproclamadas Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk con el gobierno de Ucrania, con más de cien bombardeos contabilizados por ambos bandos y con un número de bajas superior al millar. En la actualidad predominan los denominados conflictos asimétricos donde no se exponen con claridad ni los frentes de batalla ni los medios con los que cuentan las fuerzas beligerantes.

En Ucrania nos encontramos que son ya varios los acuerdos de alto el fuego y la ruptura de los mismos, por no hablar de los constantes desafíos diplomáticos rusos respecto a Ucrania. El último: reconocer como legales los documentos de los residentes en los territorios controlados por los separatistas en las regiones ucranianas de Donetsk y Lugansk.

Para la OTAN y para Europa tener un conflicto latente en la frontera este de Europa supone un desafío por lo que ha diseñado una arquitectura de defensa que refuerce esa frontera con Rusia. En 2014 se celebró en Cardiff la cumbre de la OTAN que contó con la participación de 60 jefes de estado o gobierno para debatir y acordar nuevas acciones coordinadas en relación al conflicto armado de Ucrania y se tomaron medidas como la creación la misión de la «Policía Aérea del Báltico» y la creación de bases militares permanentes en ocho países próximos a Ucrania en las que, de modo rotatorio participarían los países aliados como España, que desde primeros meses de 2015 y de 2016 aportó cuatro aviones Eurofighter que participasen en las rotaciones de la OTAN para ejercer de Policía Aérea en Estonia, Letonia y Lituania.

España se ha comprometido a que, entre los años 2017 y 2018, aviones de combate nacionales volverán a patrullar aquella zona para defender el espacio de soberanía de la Alianza Atlántica. Pero no queda ahí el compromiso de España con la defensa de Europa. En estos días se ha confirmado que nuestro país desplegará en la zona carros de combate Leopard y blindados Pizarro que por primera vez participan en una misión exterior.

En mayo se producirá el despliegue de los 350 efectivos de la Brigada de Infantería Mecanizada «Extremadura» XI -con base en Bótoa (Badajoz)-, que partirán hacia Letonia para formar parte del batallón multinacional de la OTAN que lidera Canadá, cuya misión será reforzar la presencia militar terrestre de la Alianza Atlántica en su flanco oriental. Parte de ese contingente se desplegarán también en el cuartel general de la OTAN para esta misión, ubicado en la ciudad polaca de Elblag.

 A esa fuerza  multinacional desplegada en Letonia se sumarán otros tres países que acogerán las tropas desplegadas: Lituania (con Alemania como nación líder);  Estonia (con Reino Unido); y Polonia (con EE.UU.). Cada batallón cuenta con 1.000-1.200 soldados en cada país. Lo cual demuestra la importancia que tiene para la OTAN esa zona y el compromiso de España con la misión.

En total; hasta dieciséis países contribuirán a esta nueva misión aliada lanzada tras la Cumbre de Varsovia celebrada en el 2016 con el objetivo de reforzar la defensa de estos países del Este para los que la Rusia de Vladimir Putin constituye su principal amenaza, como se demuestra en la aportación por parte de Rusia en la guerra de Ucrania tanto de material de armas como de fuerzas irregulares.

Pero no acaba ahí la contribución Española a la zona, ya que la fragata «Almirante Juan de Borbón» se ha integrado en la Agrupación Naval Permanente de la OTAN Nº 2 con el Mediterráneo oriental y el Mar Negro como área de influencia, aunque puede desplazarse a otras zonas.

España cuenta con 16 misiones militares activas en territorio internacional, éstas se reparten por diferentes países de Europa, Oriente Medio y África, siendo Oriente Medio y Africa quien suma el mayor número de soldados. Pero este despliegue en la frontera Este de Europa tiene que ver y mucho con la realidad geo-política en la que se mueve Europa.

La Unión Europea está intentando dar una visión de unidad ante las distintas amenazas que sobre ella se ciernen y para ello se preparan los países que la forman. La aportación de España en el control y análisis de esas amenazas cada día va a ser mayor y ahí es donde se va a demostrar la valía de nuestras tropas desplegadas, que durante años han sido ejemplo de buen trabajo en equipo junto a sus países aliados.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Ucrania, la guerra olvidada