Opinión /

San Fermín y la seguridad

Por Gustavo Galarreta 18 julio, 2017 - 20:39

Fruto del esfuerzo y trabajo de muchísima gente se ha conseguido que todos y cada uno de los actos programados puedan ser disfrutados por los pamploneses y visitantes.

Dos agentes de la Policía Foral en el patio de caballos de la plaza de toros de Pamplona durante los Sanfermines de 2017.
Dos agentes de la Policía Foral en el patio de caballos de la plaza de toros de Pamplona durante los Sanfermines de 2017.

Fruto del esfuerzo y trabajo de muchísima gente que durante meses preparan con mimo todo el dispositivo de seguridad para que las fiestas de San Fermín se desarrollen con la normalidad suficiente, se ha conseguido que todos y cada uno de los actos programados puedan ser disfrutados por los pamploneses y visitantes.

Nuestras fiestas han sido un referente en materia organizativa como lo vienen siendo durante años. Otra cosa es la manera que desde fuera, quienes no conocen desde dentro nuestra fiesta, trasladen una visión distorsionada e interesada del desarrollo de las fiestas en honor a San Fermín.

Dar seguridad a una fiesta que es capaz de generar que una ciudad de 200.000 habitantes albergue año tras año en algún momento de la fiesta a más de un millón de visitantes, es todo un reto para quien se dedica a velar para que todo lo planificado se desarrolle con cierta normalidad. Pero dentro de esa normalidad subjetiva se da también una realidad que es la visita de la población delincuencial que orbita sobre las fiestas de todo el mundo y busca en esas masificaciones hacer su agosto al igual que las personas que no saben respetar a los demás o entiende que la ingesta de alcohol lleva aparejada la violencia contra los demás.

Este año aunque el número de personas que han formado parte del dispositivo de seguridad es prácticamente el mismo que el año pasado, pero la ciudadanía ha visto más presencia de los hombres y mujeres que vestidos de uniforme han velado por el buen desarrollo de nuestras fiestas al igual que los que no visten uniforme pero de igual manera trabajan para prevenir y controlar los hechos delictivos que se producen en nuestras fiestas.

El dispositivo de seguridad para San Fermín es un trabajo coral que como anillos concéntricos aúna el trabajo de 3.500 personas que pertenecientes a la Policía Municipal, Policía Foral, Policía Nacional, Guardia Civil y los auxiliares de Protección Civil. Este gran dispositivo es un ejemplo de coordinación año tras año, ya que como por todos es sabido la importancia y magnitud de nuestras fiestas y de todos y cada uno de sus actos que movilizan a miles y miles de personas son un desafío en materia de seguridad.

CONTROLES PREVENTIVOS

Para que en el epicentro de la fiesta los actos puedan desarrollarse con total normalidad, lejos de él se realizan los controles preventivos en el extrarradio de nuestra ciudad.

Este año han sido noticia como agentes de la Policía Nacional Francesa patrullaban las calles de Pamplona en compañía de su homólogos españoles dando una imagen de coordinación entre las dos policías a la ciudadanía francesa que visita nuestra ciudad, pero aunque esta imagen pueda parecer novedosa y  venda mucho en los informativos, la verdad es que desde hace años miembros de la Gendarmería Francesa ya forman parte de este dispositivo de seguridad integrados con la Guardia Civil dando una idea de la importancia que tiene estas fiestas para todos los que trabajan para que se desarrollen lo mejor posible.

El estado de alerta terrorista que en la actualidad se encuentra en el nivel cuatro ha estado en boca de todos ya que se ha percibido más presencia policial en los eventos que más gente congregaban, lejos de percibirse esta presencia como algo negativo para la fiesta lo que ha conseguido esta presencia ha sido contribuir a generar una confianza total en el trabajo desarrollado por todos aquellos que trabajan para que las fiestas se celebren con total normalidad.

Tristemente las agresiones sexuales han vuelto a producirse en nuestras fiestas y otra vez desde fuera Pamplona han vuelto a dar una cobertura mediática en mi opinión; sesgada y oportunista. Que nuestras fiestas sean vistas desde fuera como unas fiestas que no se respeta a la mujer me duele como hombre, como marido y como padre, ya que conociendo como otras fiestas tan cercanas e importantes como la Aste Nagusia de Bilbao, la Blanca de Vitoria, la Semana Grande de San Sebastián o las del Pilar de Zaragoza tienen índices muy parecidos en esta materia.

No voy a entran a valorar cifras ya que todavía es pronto pero si quiero poner en valor el número de denuncias, el  número de detenidos y la celeridad de sentencias, que tenemos que trabajar mucho en materia de concienciación y de respeto a la mujer parece obvio  la vista de ciertas aptitudes pero también hay que destacar que los medios policiales y jurídicos funcionan dando respuesta inmediata a los delitos de agresiones sexuales.

Me gustaría terminar con la que para mí ha sido una vez más la imagen de nuestras fiestas, no es otra que la de los gaiteros en la plaza del ayuntamiento entonando la biribilketa del maestro Gainza, el día seis. Una vez que los que entienden el chupinazo como plataforma publicitaria para sus pancartas se enteran de que TVE ha hecho la desconexión y abandonan la plaza, se produce un momento mágico de comunión entre los gaiteros, mozos y mozas que esperan año tras año escuchar esas notas musicales vibrando de júbilo y emoción.

Testigos y parte de esa unión  entre los músicos y la gente que disfruta de la fiesta es nuestra Policía Municipal que arropando a los gaiteros y en total sintonía con la gente, hace que un acto tan sincero sea uno de los momentos más emocionantes para los pamploneses y para todos los navarros. Gracias a todos los hombres y mujeres que trabajan por dar seguridad a una fiestas sin igual como las nuestras.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
San Fermín y la seguridad