Opinión /

Otra vez New York

Por Gustavo Galarreta 03 Noviembre, 2017 - 8:53

La ciudad que nunca duerme, el icono de los EEUU ha sido atacada.

La camioneta que usó el atacante para atropellar a varias personas, que terminó chocando contra un micro escolar en Manhattan EFE
La camioneta que usó el atacante para atropellar a varias personas, que terminó chocando contra un micro escolar en Manhattan EFE

En septiembre del 2016, en Minnesota, Nueva Jersey y Nueva York fueron perpetrados tres atentados presuntamente perpetrados por yihadistas, con un balance de más de  40 heridos.

La acción terrorista de Sayfullo Saipov, un joven nacido en Uzbekistán  hace 29 años y que llegó a EEUU  en 2010 se ha saldado con un total de ocho víctimas mortales y 12 heridos. Saipov alquilo una furgoneta y se dirigió a un carril bici de Manhattan, fue atropellando a todas las personas que se encontraban en ese momento en el lugar, este tipo de acciones que en Europa por desgracia conocemos en escenarios como; Niza, Berlín, Londres, Barcelona, la viven ahora los ciudadanos de los EEUU.

Son horas difíciles para el país que más invierte en seguridad interna, la amenaza terrorista global es una sombra que se cierne sobre todos los países sin distinción. Son los EEUU con su proyección internacional en los distintos conflictos bélicos quien más de cerca sienten esta amenaza, pero puede parecer que no en su entorno más cercano si no todos los soldados desplegados en los distintos teatros de operaciones donde están desplegados.

Pero en su propio país también han sufrido atentados terroristas más allá del atentado de las torres gemelas del 2001. En diciembre 2015, en San Bernardino (California) un matrimonio vinculado con el  Estado Islámico realizó un acto terrorista con varias armas automáticas asesinando a 14 personas. En junio del 2016, Omar Seddique Mateen  asesinó en un bar de Orlando (Florida) a 50 personas, el propio Seddique se identificó como "soldado islámico".

Estos son los atentados más relevantes de los últimos años, pero la carga simbólica que tiene New York hace que este último atentado tenga una repercusión mundial que es lo que quieren y desean quien realizan este tipo de atentados.

Se vuelve a poner en práctica la máxima de los grupos que proclaman la yihad global, que con unos escasos recursos  con una gran determinación y adoctrinamiento se puede causar un gran impacto mundial, que refuerza la idea de quien pensamos que la perdida de terreno físico en Siria e Irak por parte del estado Islámico, puede derivar en un efímero y etéreo Estado Islámico que revierta su pérdida de terreno en acciones terroristas a nivel mundial, a través de atentados que con poca infraestructura pueden hacer que la difusión del mensaje del miedo consiga calar en la sociedad internacional.

Hace poco el Ministro francés de Interior Gerard Collmob indicaba que en el 2015 en Francia se habían frustrado 32 acciones terroristas en suelo galo, lo cual nos debe hace pensar la cantidad de atentados que se habrán logrado frustrar en los EEUU.

Este atentado pone sobre la mesa la seguridad interna de los países y si el control de las infinitas  posibles amenazas pueden ser detectadas por los servicios de seguridad e inteligencia, es por eso que después de cada acción terrorista se deben analizar y recabar toda la información necesaria para intentar frenar este tipo de amenazas.

España después de los atentados de Barcelona se ha visto como un país que por muy buen trabajo que realicen nuestras FFCCSE es tan vulnerable como lo puede ser; Francia, Alemania o Inglaterra y es por eso que acciones como la de New York tienen que ponernos en aviso para no bajar la guardia y sobre todo; trabajar en un campo que todavía tienen mucho margen de mejora, que no es otro que la coordinación entre quienes trabajan en nuestra seguridad tanto en el análisis de la amenaza como quien realmente trabaja en un atentado en curso, ya que en España y en Navarra en particular se da circunstancia de que son varias las fuerzas actuantes y se debe trabajar mucho en materia de coordinación con el único objetivo de que no se vuelvan a perpetrar actos como estos y si por desgracia se cometen puedan ser resueltos de la manera más efectiva.

Ahora mismo son otros problemas los que centran la atención de la sociedad española, pero no podemos bajar la guardia en materia de seguridad nacional así como ayudar en la misma a nuestros vecinos con los cuales también tenemos un compromiso en materia de seguridad.

Te puede interesar

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Otra vez New York