Opinión /

"Cyberbullying": un mal silente

Por Gustavo Galarreta 16 marzo, 2016 - 7:57

El acoso escolar ha existido desde siempre en el ámbito educativo, siempre se le ha buscado remedio desde el propio Centro Escolar donde se producía, 

con mejor o peor resultado dependiendo del buen hacer del Centro y la implicación del profesorado, que la verdad sea dicha, contaba con escasos recursos aportados desde la administración para su solución, que no fueran el castigo o sanción de toda la vida.

Pero, como siempre en la vida, todo es capaz de empeorar y de un tiempo a esta parte se ha dado en los Centros Escolares el llamado “cyberbullying” que no es otra cosa que la utilización de las nuevas tecnologías para realizar las practicas de acoso escolar.

¿En qué consiste la gravedad de este modo de acoso? Que lo que antes se producía durante el tiempo que estaba la víctima en el Centro Escolar ahora se puede producir  durante las 24 horas del día a través de internet, de las redes sociales, grupos de wassap, etc. Cuando se habla de acoso escolar o “bullying”, que por cierto es una acepción no reconocida todavía por la RAE, que en opinión del que firma no es más una forma dulcificar lo que no nos gusta oír pero está acorde con los nuevos tiempos, tenemos que saber desde el principio que es un gravísimo problema que atañe a todos los actores de la comunidad educativa sin excepción, englobando: alumnado, profesorado, madres y padres, políticos, autoridades, asociaciones de padres y madres, etc.

Este problema, como se ha visto en algunos casos de extrema gravedad, ha llevado a la víctima a no poder aguantar más con trágicos resultados. Es por eso que lo que algunos consideran un problema meramente escolar se equivocan; esta problemática atañe a todos los actores citados anteriormente.

En primer lugar algunas madres y padres creen que el Centro Escolar es solo un lugar donde se forma a sus hijos y que son los propios padres los encargados en exclusiva de educarlos, nada más lejos de la realidad; la comunidad educativa gira sobre el propio colegio donde no solo se forma al menor, si no que tiene que ser un proyecto en el cual todos los actores intervengan para formar y educar en valores a los alumnos siendo el Centro Educativo el lugar donde pivota todo este proyecto de vida.

Este problema del “cyberbullying” es muy peligroso. En primer lugar, provocado por la falsa impunidad de quien se esconde tras un alias para practicar este acoso desde su teléfono móvil u ordenador, sino también por el sigilo de quien está practicando este acoso; podemos estar sentados en una mesa junto a un acosador con un móvil en la mano y no darnos cuenta de que en ese mismo momento está haciéndole la vida imposible a un compañero de clase. Es ahí donde interviene el control parental y la comunicación entre los padres o tutores con el menor.

La utilización de las nuevas tecnologías ha sido sin lugar a dudas un avance en materia de comunicación, seguridad, educación, etc, pero no tenemos que olvidar que estos medios también han sido los causantes de muchas desgracias familiares y es en ese control del buen uso de estas herramientas donde empieza todo.

Navarra es una de la comunidades donde la tasa de acoso escolar es de las menores de España, según Save The Children. Un 5,2% de nuestros adolescentes ha sufrido acoso de forma ocasional, y un 0,7% de forma frecuente a través de las nuevas tecnologías. Esta situación la padecen ocasionalmente el 4,1% pero son el 0,5% quien lo sufre con más reiteración. El nivel medio del acoso ocasional de toda España es del 8,1%.

Estos datos pueden parecer alentadores, pero no lo son en la medida en que mientras se ejerza sobre un menor, cualquier tipo de acoso no se puede descansar en acabar con esta lacra y es ahí donde intervienen las direcciones de los Centros Educativos y las Fuerzas del Orden en detectar e intentar educar a los alumnos en el respeto a los demás, los Centros cuentan desde el año 2010 con un Decreto Foral que fue actualizado en 2014 con unos protocolos ante un caso de acoso escolar quedando de este modo las actuaciones en el centro educativo reguladas en: Protección, Intervención eficaz rápida y no precipitada, Discreción y confidencialidad, Intervención con todo el alumnado implicado, Prudencia y sensibilidad.

A todo esto se le debe añadir el trabajo de las Fuerzas del Orden, aunque algunos les “chirríe” la presencia de gente uniformada en los Centros Educativos, son el garante de que se respeten los derechos y deberes de todos, también en el ámbito escolar y son de vital importancia a la hora de formar e informar tanto a los alumnos como a los padres en esta materia tan compleja, no cabe duda que sin el trabajo de todos nosotros como parte implicada en la educación de nuestros hijos nunca se podrá acabar con este gravísimo problema, por eso es de vital importancia la implicación de todos en luchar contra el acoso.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
"Cyberbullying": un mal silente