Opinión /

La sociedad y el estado de alarma

Por Gustavo Galarreta 22 marzo, 2020 - 10:19

Toda respuesta en estado de emergencia tiene que ser analizada y consensuada, de poco sirven en este tipo de situaciones las respuestas inmediatas sin reflexión, es por eso que se preparan los planes de emergencias. 

Un agente de la Policía Nacional en un control policial durante el sexto día de confinamiento por coronavirus en el país. EUROPA PRESS
Un agente de la Policía Nacional en un control policial durante el sexto día de confinamiento por coronavirus en el país. EUROPA PRESS

Esta introducción es una forma muy somera de resumir como es el trabajo previo a una situación de emergencia sea del tipo que sea.

El estudio previo y prevención de las situaciones de grave riesgo, catástrofes o calamidad pública están recogidas a nivel nacional en la Ley de Protección Civil de 1985. En Navarra contamos con la Ley de Protección Civil desde el año 2005, la cual se modificó en el año 2019, en nuestra comunidad contamos con un Plan de Protección Civil de Navarra realizado en 2011 y actualizado en varias ocasiones.

Navarra también cuanta con el Observatorio de Seguridad Publica de Navarra una herramienta que aun estando amparada de forma legal por Decreto Foral del 2011, nunca se ha puesto en marcha, el Observatorio de Seguridad Pública de Navarra es un órgano de análisis, coordinación, seguimiento y prospección de la seguridad pública de Navarra, pero sobre todo el Observatorio analizaría y actualizaría periódicamente los indicadores de seguimiento de los distintos Planes de Seguridad.

En mi opinión una excelente herramienta a la hora de trabajar el análisis de las distintas amenazas para nuestra seguridad, no tenemos que olvidar que la seguridad no es solo ver policías en la calle, cuando hablamos de seguridad global, hablamos de seguridad; alimentaria, sanitaria, informática, etc. en definitiva una herramienta que entiende la seguridad como un valor social, pero no se ha creído oportuno ponerla en marcha estos años atrás .

Con estas herramientas legales, se constata como las leyes se actualizan según se adaptan las distintas amenazas en función de su tipología. Esta crisis sanitaria a la que nos enfrentamos es una muestra palpable de como, aunque nuestros recursos de prevención intentan adaptarse a las distintas amenazas, estas son mucho más adaptativas y volátiles que lo que nuestra sociedad puede prever.

Es por eso que todas las herramientas en materia de prevención se suelen basar en unos mismos criterios independientemente del tipo de amenaza, en la actualidad nos enfrentamos a una crisis sanitaria, a la cual se combate con los mismos parámetros que otro tipo de crisis, estos son; adaptabilidad y flexibilidad a los distintos escenarios, coordinación de grupos y recursos para optimizar al máximo los mismos y sobre todo una única dirección, donde debe quedar claro y definido quien es la máxima autoridad.

El Real Decreto en el que se recoge el actual estado de alarma no es más que una herramienta donde se ampara lo indicado anteriormente. Ahora el lector tendrá que interpretar si todo lo mencionado anteriormente coincide con la forma de actuar de nuestro gobierno a nivel nacional.

El Real Decreto 463/2020, es un documento que después de unos años se estudiará por parte de los historiadores, estamos ante una situación excepcional que requiere medidas excepcionales y así han sido decretadas. El estado de alarma decretado ante esta emergencia sanitaria recoge una serie de medidas de obligado cumplimiento.

Pero lo que no recogen esta serie de medidas es como la sociedad española se enfrenta a ellas; es tiempo de templanza y responsabilidad, es tiempo de que nuestra sociedad demuestre su madurez. Estamos viendo como nuestra sanidad se enfrenta a esta pandemia con la mejor profesionalidad y dando un claro ejemplo de cómo actuar ante situaciones extremas.

El gobierno habla de medidas de estimulo a la economía tan necesarias en estos momentos, pero a mí me gustaría reflejar en estar letras otras medidas de estimulo también muy importantes; es el reconocimiento a todos esos profesionales que se están enfrentado en estos momentos al mayor desafío que nuestro país se ha enfrentado en los últimos años. Escuchar a las 8 de la tarde esos aplausos desde terrazas y balcones es una carga de adrenalina y reconocimiento para ellos.

Nuestra sociedad, como siempre que ha sido necesario, estará a la altura, a pesar de unos pocos insolidarios e incívicos que dan un claro ejemplo de lo minoritarios que son en nuestra sociedad y a los cuales se les debe aplicar todo el peso de la Ley, ya que el periodo de hacer pedagogía respecto a la gravedad de la situación ya se ha acabado.

Es tiempo de apoyarnos los unos a los otros y seguir los protocolos de seguridad, es tiempo  de entender que la verdadera libertad consiste en hacer lo que se debe y no lo que se quiere.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La sociedad y el estado de alarma