Opinión /

Bélgica; fisura en la seguridad europea

Por Gustavo Galarreta 04 abril, 2016 - 0:00

Tras conocer la última noticia informando de como la Policía del aeropuerto de Zaventem-Bruselas ha decidido activar de nuevo la convocatoria de huelga que había lanzado antes de los trágicos atentados del 22 de Marzo, puede parecer que el título de este artículo sea cortoplacista, pero es la cruda realidad, que desde ya hace tiempo los analistas en seguridad y defensa llevan haciendo; y para confirmarlo está la hemeroteca.

La complejidad del modelo policial belga lleva tiempo en la agenda de los distintos ministerios de interior de los países que componen la Unión Europea como muestra de cómo no se debe gestionar un modelo policial.

Podríamos pensar que la falta de coordinación entre las distintas policías del Bélgica puede derivarse de un sistema caduco u obsoleto pero nada más lejos de la realidad, el actual modelo policial belga se pone en marcha en el año 2001 donde después de ser promulgada la ley sobre el modelo policial belga de 1998 se borra de un plumazo la Gendarmería Belga y se crean dos líneas policiales distintas aunque coordinadas; una es la Policía Federal y la otra la Policía Local.

 El ámbito competencial de la Policía Federal es de misiones especializadas y supralocales como policía administrativa, judicial así como las misiones de apoyo a las unidades y servicios de las policías locales así como  las encomendadas a ella misma como policía integral, las 168 Policías locales cuentan con un jefe de policía que es quien dirige y organiza los objetivos policiales en su territorio, subordinándose al alcalde del municipio o al consejo de alcaldes si son varios los municipios con el mismo cuerpo policial.

La estructura común de los cuerpos de policía local está formada por un equipo operacional policial junto con los auxiliares de policía, además del personal civil encargado de la logística y la actividad administrativa, esta forma de trabajar no es distinta a la de otros países, pero este modelo en concreto desde el inicio ha dado muestras de unas terribles carencias a nivel competencial y de coordinación.

Hace dos años se emitieron informes sobre la policía belga donde se hablaba de las principales deficiencias policiales en Bélgica y se citaban los siguientes puntos como materias a estudiar para buscar mejoras en su policía; se hacía hincapié en la falta de medios materiales y humanos, se hablaba del escaso  trasvase de información entre las policía local y federal, los informes hablaban de una legislación desfasada, no hay control de los teléfonos prepago, imposibilidad de hacer entradas y registros entre las 21:00 h y las 05:00 h,  no existía una legislación exclusiva para temas de lucha anti terrorista al estilo de la legislación que emanó en España del pacto de estado contra el terrorismo, la cual ha hecho de España el país con más detenciones en materia anti terrorista de Europa.

Es por este conjunto de causas por lo que el ISIS decidió establecer su bastión europeo en Bélgica y no en otro país de nuestro entorno, quien piense que el ISIS no tiene controlado cada modelo policial europeo y su legislación antiterrorista se engaña así mismo, el ISIS cuenta con unos ingresos diarios aproximados de dos millones de euros , por lo cual tiene una gran infraestructura técnica y operativa, así como trabajando para él a personas muy preparadas en el análisis de esta materias por no contar la información de primera mano que le pueden dar los quinientos belgas que forman  parte del ISIS en tierras de Siria o Irak.

Desde la detención hace unos días de Salah Abdeslam uno de los autores de los últimos atentados de Paris, en el barrio de Molenbeek en Bruselas, este barrio parece que ha pasado a las portadas internacionales como el epicentro del mal en Europa pero no debemos de que ya antes del atentado contra las torres gemelas en el 2001,  Abdessatar Dahmane partió de este barrio para asesinar a un líder afgano contrario a los talibán su la yihad internacional haciéndose pasar por periodista y detonando una bomba que portaba en su cámara.

También residieron en Molenbeek Hassan El Haski y los hermanos Mimoun y Youssef Belhadj, cerebros de los atentados terroristas del 11 de marzo de 2004 en Madrid, en Molenbeek compró sus armas Amedy Coulibaly autor del ataque terrorista a un supermercado judío en París, un día después de los atentados de Charlie Hebdo. Ayoub El Khazzani que en  agosto del año pasado intentó una masacre en un tren Thalys en Francia frustrado por dos marines americanos residió en Molenbeek.

Está claro que se debe mejorar la prevención de atentados terroristas como los ocurridos en Bruselas, pero antes los dirigentes de la unión europea tienen que ser conscientes de la percepción  real de amenaza que existe ante la repetición de nuevos ataques terroristas yihadistas en el corazón de Europa, cuyo objetivo únicamente no es contabilizar víctimas mortales y heridos si no lanzar un mensaje para que el miedo y la inseguridad empape a toda la sociedad europea.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Bélgica; fisura en la seguridad europea