• viernes, 17 de septiembre de 2021
  • Actualizado 17:40

 

 
 

Opinión / Sabatinas

Los símbolos y el escudo de Navarra

Por Fermín Mínguez 01 abril, 2017 - 12:05

En el Passeig Sant Joan de Barcelona está el bar 7 de julio, estuvo regentado por navarros y ahora lo está por chinos, pero curiosamente no han cambiado el escudo de Navarra que hay en la puerta, lo que me permite sonreír cada día cuando paso por delante. Quizás sepan que la tradición tiene valor.

Vista del bar 7 de julio de Barcelona
El bar 7 de julio en el passeig Sant Joan de Barcelona.

En mi primera colaboración con este diario hablaba de lo importante que es para mí como navarro sentirme vinculado a mi tierra, a la búsqueda de noticias, y la alegría que da encontrarte símbolos y nombres que te recuerden a tu tierra. Les puedo decir todos los bares que he ido visitando porque hacían referencia a Navarra, iglesias donde está San Fermín, incluso una visita al barrio con su nombre en Madrid, que poco tiene que ver con lo foral pero que llamándose así había que ir a verlo. 

Supongo que vivir fuera te da una perspectiva diferente de la pertenencia, ni mejor ni peor, distinta. Ahora que no entiendo ese interés desaforado (según la RAE: 1. adj. Que obra sin ley ni fuero, atropellando por todo. Curioso, sin fuero) por obviar la importancia de los símbolos propios de Navarra me gusta recordar esos primeros años en Madrid yendo al Hogar Navarro y fascinarme con la convivencia de perfiles que nada tenían en común, ni en lo funcional ni en lo político ,que son realidades diferentes, más que el hecho de ser navarro.

En eso tan bonito de renunciar a la individualidad por el bien común, de pueblo de alma libre y trabajando en cordial unión y leal tesón  que habla el himno. Porque quiero pensar que todo marca, y que la forma de ser de una comunidad define su himno, y no al revés.

No entiendo la institucionalización de la ikurriña como emblema de Navarra, y créanme que esto no es una reflexión política (quienes ya han decidido que esto es una soflama españolista siéntese a la derecha, los que piensen que seré blando y provasquista háganlo a la izquierda, y quienes piensen que he confundido lados y tendencias, por favor cojan sus prejuicios y siéntense donde prefieran, serán bien recibidos en ambos lados seguro).

Y digo que no es política porque conozco personas, algunos incluso amigos, de muy diferentes tendencias políticas identificados con lo navarro, nuestro símbolos, nuestra forma de reivindicarnos, nuestra cabezonería y no necesitamos de segundos niveles de pertenencia.

Es cerril, de necios, confundir lo euskaldun, lo propio de la cultura con lo político. Totalmente a favor de lo cultural, absolutamente asqueado por las imposiciones normativas, a las que les veo más intención de crispar, enfrentar y aprovechar la oportunidad que de consensuar y avanzar.

No les voy a aburrir con la historia del escudo, su presencia desde el siglo XIII (13 para algunos, aclaro) y su resistencia  durante 8 siglos. Su adaptación a los diferentes tiempos, como por ejemplo que se cambiara la corona real por un castillo durante el tiempo de república, pero se mantuvieran el rojo, las cadenas y la esmeralda.  A nadie se le ocurrió sustituir el escudo, porque es el símbolo de lo navarro.

Y lo navarro puede ser monárquico, republicano, o de Tatooine. No entiendo por qué ahora tiene que supeditarse a la bandera de otra comunidad autónoma. Porque esa es otra. Vamos a poner en nuestras instituciones la bandera de otra Comunidad Autónoma.

Fíjense, tendría sentido si se promoviera la presencia, en nombre de lo cultural, de lo euskaldun, la presencia de una bandera que represente a todos los territorios, o, es más, la inclusión de símbolos navarros en la ikurriña. Pero me temo que eso no se lo ha planteado nadie, ¿se ha solicitado la presencia del escudo de Sancho el Fuerte presidiendo el parlamento vasco?, bien bonito quedaría.

Porque si hablamos de integrar y compartir sería algo así, si no hablaríamos de imponer. Y uno no puede dejar de sonreír cuando piensa en quien se queja por la imposición de la bandera y el himno sin letra de España y trabaja por imponer la bandera y el himno sin letra de Euskadi. Perdónenme la osadía, pero esto suena  más a venganza que a otra cosa.

Navarra no necesita de una supra identidad que la contenga, ya tenemos identidad suficiente. Identidad que hemos definido según los tiempos lo marcaban, a mazazos en las Navas de Tolosa, levantando monumentos en la Gamazada, en las calles en la transición y donde haga falta. Conscientes siempre de que somos pocos pero con el orgullo del que resiste, no con la mezquindad del que se aprovecha.

Eso de ser primero navarro, luego vasco, como si la pertenencia fuera una matrioska y necesitase de una demostración física no lo entiendo. Cada uno que se sienta lo que quiera, faltaba más, pero lo cultural, lo afectivo, no es lo político. Porque esto también pasará, y vendrá otro gobierno que derogue esta ley, e imagínense que está integrado por integristas riojanos, esta gente con su vino es peligrosa, y deciden que sus símbolos nos representan.

Entonces seríamos navarros, luego vascos, luego riojanos, o nos ordenamos la pertenencia por orden alfabético, o por número de colores en la bandera, que como somos bastante sencillos en esto, palmamos y seremos los últimos.

Es una pena, y pena de las de llorar, que con lo que nos ha costado llegar a hasta aquí, entendernos, reconocernos en lo navarro más allá de pertenencias políticas no se reconozca el esfuerzo y se ninguneen los símbolos que nos representan. Y no lo digo desde el chovinismo, desde el navarrismo encendido (que me late, créanme), sino desde el convencimiento que esta insistencia en las formas y no en los fondos no traerá nada bueno. Y que además les da igual. Da pena ver esos comentarios de “ahora os jodéis”, ¿Quién se jode?, ¿lo Navarro?, ¿los navarros? Triste victoria.

Supongo que no sirve para nada, pero no me siento representado por una bandera de otra comunidad autónoma, sea la que sea. Y si me preguntan soy más partidario de ir quitando que de ir poniendo banderas, que quieren que les diga.

Lo que sí creo necesario es el respeto a la historia de un pueblo que ha sido capaz de mantenerse en la Historia sin estridencias, con trabajo y con bastante sufrimiento. Así que gracias a todos y cada uno de los navarros, estén donde estén y piensen lo que piensen, que se sienten orgullosos de serlo. Gracias por mantener la memoria. Bravos, nobles y siempre fieles, como nos define el himno, con letra. Sonrío.

Y ahora, con la lagrimica colgando, me iré a refugiar en el bar de los chinos que siguen cuidando mi escudo.

Nada mejor para cerrar que Respect, ¿no creen?. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Los símbolos y el escudo de Navarra