Opinión / Es periodista, uno de los fundadores de Telemadrid y su primer director de informativos.

El gabinete en la sombra

Por Fermín Bocos 18 mayo, 2016 - 7:49

La idea del "gobierno en la sombra" es muy británica. También procede de las orillas del Támesis la figura de "jefe de la oposición".

En el Reino Unido está muy asentado el sistema de equilibrios y contrapoderes del que ya en la Grecia clásica puso las bases el precursor Clístenes. En el esquema parlamentario británico el "shadow cabinet" actúa como espejo del Gobierno británico. Cada responsable ministerial tiene, por decirlo así, su replicante sentado en los bancos de la oposición o de pie, en las sesiones parlamentarias de Westminster, contestando a los ministros. Respuesta en boca de expertos.

Si el juego es fluido, en el día a día, contribuye a que los ciudadanos se puedan hacer una idea de las diversidad de ideas y fórmulas para afrontar los problemas. El sistema funciona bien cuando son dos los partidos que se alternan en  el poder; pierde eficacia cuando son tres y si hay un cuarto en liza se torna irrelevante. En España Felipe González promovió la institucionalización de la figura del "jefe de la oposición". Manuel Fraga, que fue el primer beneficiario, estaba encantado.

Y entretenido -según el comentario mordaz de la época-. Aznar se curtió en las sesiones de control al Gobierno. Zapatero no despuntó en el libro de sesiones como líder de la oposición pero el error de Aznar al meter a España en la guerra de Iraq al rebufo de la invasión norteamericana, le sirvió en bandeja el discurso que acabó llevándole a La Moncloa.

Mariano Rajoy fue duro como "speaker" de la oposición frente al Gobierno socialista. Y también siguió ese camino un recién llegado Pedro Sánchez. Ahora Sánchez recupera al completo el diseño británico presentando a un grupo de personalidades -políticos en activo junto a profesionales independientes- a los que visto que el Gobierno está funciones, más que actuar de equipo de control en la sombra, los ha querido convertir en cartel electoral.

"Cuento con ellos para gobernar España" -ha dicho... si los españoles así lo quieren, cabría añadir. La iniciativa de Sánchez arrastra algunas críticas de dirigentes del PSOE descontentos por la forma dicen que "personalista" con la que Pedro Sánchez ha decido formar este equipo. ¿Tiene razón esa crítica o remite a la costumbre española de la envidia? Escrito está y nada menos que por don Francisco de Quevedo que en España la envidia tiene base porque la tajada que se lleva uno a la boca deja en ayunas a los demás. En fin, veremos qué pasa el 26 J porque al decir de las encuestas el "shadow cabinet" de Sánchez parece destinado a seguir en la sombra.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El gabinete en la sombra