Opinión /

El fútbol como refugio y excusa de los grupos radicales

Por Editorial 04 febrero, 2016 - 7:00

Los ultras son los peores embajadores posibles no solo de los clubes, sino de las ciudades y provincias.
 

El juez que ha dirigido la operación policial contra los 18 integrantes de Indar Gorri detenidos, a los que atribuye un delito de pertenencia a grupo criminal, por su supuesta participación en peleas violentas con otras aficiones radicales hermanadas o enfrentadas, sostiene que los partidos de fútbol eran una excusa para la comisión de delitos.

Por desgracia, el fenómeno de la violencia ultra no es nuevo en el fútbol español ni muchísimo menos es exclusivo de los ultras rojillos. Tampoco resulta novedoso que hinchas radicales de diversas aficiones se citen a través de las redes sociales o de sistemas de mensajería instantánea para agredirse. Reciente está la muerte de Jimmy, el aficionado del Deportivo de la La Coruña, en una reyerta con ultras del Atlético de Madrid.

En este caso, el juez Fermín Otamendi se esfuerza por recalcar que la investigación no se dirige contra Indar Gorri, sino contra personas concretas que incluso se aprovecharon económicamente de este colectivo para sus acciones violentas. De lo investigado, según el juez, se desprenden “claros indicios” de que los detenidos, junto con otros individuos, formarían parte de un grupo de personas que, al amparo o bajo el paraguas del colectivo Indar Gorri e, incluso, aprovechándose económicamente de él, tendrían como finalidad, no el apoyo deportivo al Club Atlético Osasuna sino, pura y simplemente, la comisión de delitos de lesiones con ocasión de los partidos de fútbol.

Algunos clubes, como el Barcelona y el Real Madrid, se han enfrentado a los grupos ultras y han acabado con tolerancia y condescendencia existentes, una conducta que debería ser imitada por el resto de equipos de fútbol. Los grupos radicales, no lo perdamos de vista, son los peores embajadores posibles no sólo de los clubes a los que dicen apoyar, sino de una ciudad o una provincia.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El fútbol como refugio y excusa de los grupos radicales