Opinión / La vida misma

Los herederos

Por César Martinicorena 07 marzo, 2016 - 7:53

Séneca dejó escrita en Medea una sentencia para la historia: "cui prodest scelus, is fecit", Más o menos, aquél a quien aprovecha el crimen es quien lo ha cometido.

En medio de la vorágine parlamentaria, en el fragor de la batalla dialéctica y estética de la Carrera de Los Jerónimos, vuelvo la mirada a la tierra chica con angustia, pesadumbre y una razonable dosis de asco. Mientras en la capital se dilucidan los términos que van a regir la presente y futura historia de España en mi hogar seguimos anclados en la bazofia de las banderas no invitadas y las fronteras movedizas.

Quien gobierna en Pamplona y Navarra se ocupa de ello con ilusión y éxito. Amigos extramuros me dicen, con acierto, que Bildu es un partido legal. Que ajo y agua. Que Otegi ha cumplido su pena así que a callar. Que han de respetarse todas las ideas si se defienden democráticamente. Yo contesto que por supuesto pero, cuando mi interlocutor cree que la conversación ha acabado, me veo en la obligación de explicarle quién es esta gente legal y democrática.

Son los herederos de la Eta. Son aquellos que vieron una guerra donde sólo hubo un bando. Son los que comprendieron al asesino, los del tute y el chacolí ensangrentado. ¿Por no matar o no haber matado debemos respetarles? No, nunca y jamás. Nunca a quien torció la cara cuando Hipercor , cuando Vallecas, cuando la T4. Nunca a quien siguió de juerga en San Fermín aquel 13 de Julio que partió el alma de España mediante la nuca de Miguel Ángel Blanco.

¿Qui prodest? ¿Quién se beneficia..... del  "trabajo sucio" que llevó a cabo la Eta? ¿De la muerte, del desamparo del indefenso, del odio? Los que me gobiernan. Y si el resto de España piensa que esto es un problema de mi comunidad que se vayan preparando porque la trascendencia de lo que aquí ocurre siempre tuvo, tiene y tendrá carácter nacional. Campo de pruebas, eso es lo que significa Navarra a día de hoy. Si no lo creen, lean cualquier libro básico de historia. Igual se les ponen de corbata.

Ya que he empezado con el inmortal cordobés acabo con él. En su inmensa vida y obra se encuentra un dato la mar de divertido. ¡Séneca fue tutor de Nerón! Podría haberle prevenido contra las cerillas ¿No? Hoy nuevos nerones portan los fósforos. Ay del que dude de lo dispuestos que están a volver a incendiar Roma.

Mientras ardía la capital del mundo hubo quien siguió soñando con la pax romana.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Los herederos