• domingo, 11 de abril de 2021
  • Actualizado 08:22

 

 
 

Opinión / El zurriago de Oteyzerena

Napar Burros

Por Carlos Jordán 16 febrero, 2016 - 8:54

Mucho les está durando la fiesta a los nacionalistas, rebozándose en su propio engrudo tricolor, mientras reparten moral por la navarra que antes bañaban de sangre bien con el infame Juan de Labrit, el Eusko Gudarostea o con la ETA.

A estas alturas de la película pocos dudarán ya de cómo se está prostituyendo la administración del Gobierno de Navarra, en manos de la peneuvera Uxue Barcos y sus marionetas, que no han dudado en traerse el congreso del PNV a la capital del reino, una manera muy poco sutil de desenmascararse después de las Generales, donde lucían los fueros y las cadenas allá donde tocase hacer el paripé.

El sábado esas cadenas las partían con un puño hecho por una ikurriña, o clamaban enérgicamente "nuestra prioridad es Euskadi (término inventado por Sabino) aquí empieza y termina todo" ante la sonrisa tontorrona de la presidenta más infame de Navarra, colgada del brazo de Urkullu como una quinceañera. Una vergüenza que pasará a la historia como el agravio imperdonable que es, hacia lo que fuese reyno.

El nacionalismo, cómo el buen negocio que es, está ampliando su capital social ahora que ha establecido su delegación en Navarra, toca extender la corrupción de uno de los partidos más indecentes de todos los tiempos, un partido fundado por un paleto enfermo de tuberculosis alzado mesías de la nueva religión.

El sábado en el Baluarte se congregó la copia vasca de Bárcenas, con más boquetes que la gestión de UPN y Urralburu juntas, y Uxue Barcos en su salsa, porque como todos sabemos ella sólo ha declarado un mini.

Claro que atrévete a decir algo en contra, te llueven las querellas, por que son los niños feos de Navarra, esos a quienes sus madres y abuelas les han dicho desde que nacieron que son perfectos y guapísimos pero que cuando toca salir al mundo real y la chica guapa les rechaza, se enojan y la tildan de engreída embriagada por el ego, no porque el niño feísimo sea un inadaptado engañado por su entorno.

Inestimable ayuda de la sociedad y de los políticos -pasados y puede que actuales- que por no decirle al niño que es la cosa más fea que se ha podido engendrar en Navarra han dejado que se crea hermoso y con derecho de pernada,  dando lugar a nuevos muchachos con una fealdad evolucionada, educados para creer que ser feo es ser guapo y luchar por ser más feos aún: los "napar burros", enclenques mentales que ven la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio.

Luego nos llama la atención que Asiron rebuzne contra el Diario de Navarra o Desolvidar, PNV Bai favorezca a la ETB frente a Navarra Televisión, a este medio lo tilden de extrema derecha, vayan a la caza de los socialistas navarros y den por buenos los comics de Txalaparta.

Bueno miento, no nos llama la atención, la gran mayoría se acompleja ¿Por qué cómo vamos a llamar feo al pobre engendro, nacionalista y amorfo? ¡la el marco socialista en el que vivimos nos diría de todo!


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Napar Burros