• viernes, 15 de octubre de 2021
  • Actualizado 21:48

 

 
 

Opinión / El zurriago de Oteyzerena

26J: Conciencia de grupo (I)

Por Carlos Jordán 17 junio, 2016 - 9:30

¿Qué es lo que hace que pese a que no se tiene ni idea de política, de gestión e historia, la mitad de los datos y la fuente de información principal son los 140 caracteres de twitter o los titulares de prensa, los individuos se sectoricen en partidos políticos? Respuesta rápida: Son idiotas.

Partiendo de ahí todo es más claro, pero concederé un grado de inteligencia a este tipo de individuos ya que entiendo que de entre los siete millones de palmeros podemitas y abertzales habrá alguno que sepa hacer algo más que pedir trabajo a mamá y papá  o hablar euskera por joder.

Del mismo modo que Gaizka Fernandez lo explica maravillosamente bien en su libro "La voluntad del gudari", aludiendo al término religión por sustitución, Mario Beauregard y Vincent Paquette publicaron en 2006 en www.sciencedaily.com un estudio en el que habían pedido a quince monjas revivir su experiencia religiosa más profunda, el estudio reveló que su cerebro experimentó una ráfaga de actividad en el núcleo caudado a la que simultáneamente siguió la ínsula. Posteriormente les pidieron que reviviesen otra experiencia emocional profunda pero esta vez con una persona, la actividad registrada fue sustancialmente diferente.

El mismo estudio con los mismos resultados se ha ido repitiendo para los musulmanes, judíos, partidos políticos e incluso clientes de Apple, con los mismos resultados, lo que me lleva a la siguiente reflexión:

No es que sean idiotas, es que son algo peor, son fanáticos y de soñar con círculos morados a matar por el sentimiento abertzale, hay un paso (En Navarra se da el caso de un consejero de Educación del Gobierno abertzale de Uxue Barcos siendo sacerdote se fue a pegar tiros a Nicaragua, país que después se convirtió en paraíso etarra).

Y os preguntaréis, ¿Qué te define cómo fanático? algunos de hecho os preguntáis ¿Me está llamando fanático? a los segundos, si, sin lugar a dudas, a los primeros, déjenme explicárselo:

Sentido de pertenencia: Dentro de una sociedad, los individuos más débiles necesitan tener una identidad que les genere un valor añadido frente a los individuos intelectualmente superiores, es por ello que busca grupos sociales con los que identificarse y a los que sentirse unido. El "yo soy abertzale" o "Unidos Podemos" suple las carencias de autoestima del individuo.

Visión clara: No hay ambigüedad en su misión, tratan de alcanzar cierto estado u objetivo. Los abertzales Euskal Herria, los podemitas ser ricos trabajando 5 horas semanales en lo que les guste en ese momento ¿En que coinciden para haber formado gobierno? Sencillo "que lo pague otro", sin embargo UPN, PP y PSN agonizan en su ambigüedad. Esta parte está íntimamente ligada con la formación académica.

Poder sobre los enemigos: Los movimientos exitosos también han de ejercerlo, ha habido conflictos desde el principio de los tiempos, y basta con ver las noticias para ver demostrado que tomar partido contra el otro es una potente fuerza unificadora. Tener un enemigo identificable nos da la oportunidad no solo de articular y exhibir nuestra fe, si no también de unirnos con nuestros correligionarios.

El abertzalismo hasta hace escasos 8 años mataba a sus oponentes, al igual que Coca-Cola frente a Pepsi ocurre en Podemos frente a Partido Popular, y no es el único ejemplo, también pretenden utilizar el poder sobre los enemigos en el lenguaje y la cultura popular.

En la segunda parte del artículo concluiré los argumentos que evidencian las tendencias religiosas de los partidos laicistas españoles.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
26J: Conciencia de grupo (I)