Blog / La cometa de Miel

Los mosquitos mueren entre aplausos

Por Pablo Sabalza 01 julio, 2019 - 9:30

Escucho un mosquito macho en mi cama zumbando una melodía triste

Un mosquito, listo para picar sobre el brazo de una persona.
Un mosquito, listo para picar sobre el brazo de una persona.

La conversación que ha inundado a toda la sociedad durante esta semana ha sido, sin ninguna duda, el calor tan asfixiante que hemos y estamos padeciendo.

Abanicos, sombras, aires acondicionados, agua…todo es poco para remediar las altas temperaturas que están azotando la piel de toro y las Islas Canarias.

No existe un lugar al que acudas en el que no se hable de este tema.

Persianas bajadas, evitar comidas calientes, utilizar sombreros y gorras, no realizar actividades que requieran mucho esfuerzo…

Las medidas preventivas a este respecto son básicas para enfrentarse a las olas de calor.

El problema en mi caso no son las altas temperaturas. Mi problema son los mosquitos.

No sé qué tengo. No sé qué les doy. Están locos por mí.

Soy su estrella del Rock. Su manzana prohibida. Su tentación.

Recuerdo que estuve viviendo hace muchos años en un apartamento cuyo edificio se llamaba Dalí. Debo decir que algunos residentes eran puro surrealismo.

Había tal cantidad de mosquitos que tuve que comprar una mosquitera para dormir.

¿Han visto la película Mogambo?

Cada vez que me metía en la cama me sentía Isabel La Católica.

El problema no era que me picasen sino su sonido, su zumbido. Esa sensación de que tras la mosquitera me estaban diciendo con voz de Robert de Niro: ‘Estoy aquí, chico’.

He llegado muchas veces a mi trabajo sin pegar ojo en toda la noche por culpa de estos inquilinos okupas. Lo más gracioso es cuando te viene el clásico compañero de trabajo y te dice: ‘Qué, ayer juerga, eh’. Esbozas media sonrisa mona lisa y piensas: ‘Sí, con tu p…. m…’.

Porque sí, amigos, los mosquitos pueden sacar lo peor de uno.

Nuestro señor Miyagi más salvaje.

Algunos dicen que los mosquitos tienen preferencia a determinadas personas por su sudor, por tener más contenido de ácido láctico (aquellos que se fatigan muy rápido) en la sudoración.

También se rumorea que se dirigen con los ojos inyectados en sangre a aquellos que han bebido cerveza. Va en serio.

Un estudio realizado en África asegura que los hombres que beben cerveza atraen mucho más a los mosquitos que los que no beben.

Si fuese por este estudio, conozco muchísima gente que la película de Hitchcock, ‘Los pájaros’, sería una realización de Disney comparado con lo que les harían  si saliesen de casa.

También están los genes de cada uno, claro está. Hay personas que producen repelentes naturales para los mosquitos y otras que no. O si tienes sangre tipo 0 o tipo B.

Pertenezco a la población diana.

Soy la miga de pan de los Hansel y Grettel con alas y pico.

La tinta de su pluma.

Tienen muchos nombres: zancudo, jején, mosco, violero, cénzalo, cínife.

Están ahí. Nos observan.

Parece que está atardeciendo. Empieza a refrescar un poco.

¿Saben qué les digo? Que me voy a tomar una cerveza. Con su espuma y todo.

Total…

Pican, pican los mosquitos

Pican con gran disimulo.

Unos pican en la cara y otros pican en el…

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Los mosquitos mueren entre aplausos