Blog / La cometa de Miel

La hoja del poema

Por Pablo Sabalza 21 febrero, 2021 - 22:37

Ser poeta no es una ambición mía, es mi manera de estar solo.

Me gusta la cáscara de la manzana

y el medio de la pradera.

La palabra que camina sola

-y que por usarla en rebeldía 

tanto me ha hecho sufrir-.

Me gusta Facundo Cabral 

y la leche de la cabra

que gotea, nocturnamente, el cielo

y lo salpica de estrellas.

¡Ah! Y la hoja del poema

nacida del árbol del medio de la pradera

que contigo muy ayer besé.

(No soy de aquí. Ni soy de allá.

No tengo edad. Ni porvenir.

Y ser feliz es mi color -verde- de identidad)

Me gusta la rama en la hoguera

y el cachete azul de la luna.

El campo sin caminos,

las lágrimas cargadas de rosales

y soltar, de vez en cuando, ¡amor! en francés.

Me gusta las cosas olvidadas

y las campanas dobladas

y verte todos los martes subida a tu bicicleta.

Me gusta pensar que me lees

y que tu rima de sueño es para mí.

Me gusta vestirme bien desnudo

y sobre el papel que abraza mi pluma

que la poesía mía cubra

esa rima de sueño

que piensa en ti.

Me gusta contagiarme 

de Mercedes Sosa y de solidaridad

y andar todo el verano

para poder besar a mamá en invierno.

(No soy de aquí. Ni soy de allá.

No tengo edad. Ni porvenir.

Y ser feliz es mi color -azul- de identidad).

Me gusta iluminar tu nombre al llamarte

y helarte la sangre al nombrar tu luz.

Me gusta, muy de vez en cuando, escribir bonito

(pero no siempre).

Porque lo que más me gusta es vivirte 

y revivirte con una flecha inesperada

de una y mil letras enamoradas

cuya diana entera eres solamente tú.

…Y la cáscara de la manzana

y la leche de cabra

que gotea y gotea el cielo

y lo salpica de estrellas.

Pero recuerda, 

Recuerda siempre que…

(No soy de aquí. Ni soy de allá.

No tengo edad. Ni porvenir.

Y ser felices será nuestro color para la eternidad).

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La hoja del poema