• sábado, 04 de diciembre de 2021
  • Actualizado 04:53

 

 
 

Blog / La cometa de Miel

Carta a Correos por su cumpleaños

Por Pablo Sabalza 11 enero, 2016 - 1:04

Querido Correos:

Te escribo esta carta con el único deseo de felicitarte por tu 300 cumpleaños.

Fue en 1716 cuando viste la luz. Tengo entendido que tu alumbramiento llegó poco después de la firma del Tratado de Utrecht y recién pintada la Casa de Borbón.

Unas décadas después de tu constitución, concretamente en 1756, se conformó el cuerpo de carteros profesionales.

¡Ay, mis adorables carteros! Los libreros, los panaderos, los carteros… Son profesiones entrañables, ¿verdad?

Y, claro, si había carteros debíamos tener buzones… Y así florecieron en los pueblos y ciudades en 1762 aquellos objetos con bocas grandes con el fin de que los ciudadanos depositaran sus envíos.

¡Qué alegría debieron tener aquellos que recibieron las primeras cartas de la historia! ¡No se lo podrían creer! Seguro que olían el papel, releían las frases impresas una y otra vez y las conservaban en sus sobres como si fuese su bien más preciado. Su tesoro más valioso.

Las cartas… ¡Qué tiempos! ¡Qué nostalgia! Y no me refiero a las de los bancos (1911), a los recibos de luz y/o agua o similares. Yo deseo hablarte de aquellas cartas, ¿te acuerdas?

Aquella letra de caligrafía envidiable que remitían los abuelos desde los pueblos; aquellos amores de verano en el que las palabras volaban a tus pupilas con olor a mar y pintadas de salitre; aquellas que venían acompañadas de embutidos si vivías en el extranjero o en otra ciudad que no era la natal…esas sí que eran ‘buenas’ cartas.

Y todas, gracias a ti.

Quiero que sepas un secreto aunque tú en este sentido lo sabes todo sobre mí.

Sí, colecciono postales.

Como a mis familiares y amigos les da cierta pereza mandarme cartas les pido, hasta casi les suplico, que cuando viajen al lugar del mundo que sea, desde Sangüesa a Japón o de San Pedro del Romeral al Mar de Plata, me envíen una postal.

Y abro el buzón, tu buzón, y me encuentro el Empire State, el Museo de Louvre, el Perito Moreno; el Machu Pichu o La Catedral de León…

¡Ay, Correos, cómo me gustas tú y tus contornos..!

Con el tiempo te fuiste profesionalizando y, en 1850, estableciste el sello como forma de ‘prepago’. ¡Y que viva la filatelia!

Pero fue en 1962 cuando llegaste, de verdad, a todas nuestras casas. Se instalaron los primeros buzones en los domicilios para ‘agilizar la distribución y garantizar la privacidad’.

Y en 1981 los códigos postales y en 1998 la página web…

50000 empleados. 14000 vehículos. 28 millones de hogares, empresas e instituciones diariamente visitas.

A ti, que has brindado alegrías y también tristezas.

A ti, que has entregado las más bellas y sinceras letras de amor.

A ti, que has acercado fronteras, atraído caminos, arrimado campos y aproximado pueblos y gentes.

A ti, que en tantas soledades me acompañaste.

A ti, te deseo un Feliz 300 cumpleaños.

P.D. Ah! He cambiado de domicilio. Ahora vivo en la Calle del Recuerdo…pues no quería olvidarme de ti.

Atentamente,

Pablo Sabalza Ortíz-Roldán

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Carta a Correos por su cumpleaños